The Steepwater Band - Re-Turn of the wheel

Críticas Discos

The Steepwater Band dan continuidad a su magnífico disco de hace dos años con este Re-Turn of the wheel.

…The Steepwater Band es uno de esos casos en los que un grupo honesto, sincero y de gran calidad se ve en las filas de abajo en los carteles de los festivales…

Hay formaciones que por unas cosas u otras no consiguen captar la atención de los medios, o al menos nunca se posicionan en medio del haz de luz que dispara el foco mediático. Bandas que concentran a su alrededor a un buen número de fieles pero que no acceden a las grandes listas ni tampoco a las portadas más lustrosas del mundillo.

En muchas ocasiones, estas bandas terminan reivindicándose con el paso de los años, siempre desde espacios independientes y alternativos – como este – y en base a una discografía que posiblemente, algún día podrían escupir a la cara de una industria que ha prestado cariños y atenciones a formaciones que acaparan portadas y minutos de gloria mediática, pero cuya obra artística palidece cuando de testarla con esas otras formaciones se trata.

La banda de Chicago The Steepwater Band es uno de esos casos en los que un grupo honesto, sincero y de gran calidad se ve en las filas de abajo en los carteles de los festivales, bajo las letras en grandes caracteres de otros que apenas pueden hacer sombra a sus soberbios discos y demoledoras actuaciones en directo.

The Steepwater Band
The Steepwater Band

Hace dos años consiguieron sacar adelante un disco en medio de la pandemia, su presentación en vivo se quedó a medias y el álbum sobrevivió gracias al amor que desde el primer momento le profesamos los fans, se trata de un magnífico trabajo titulado «Turn of the Wheel».

Dos años después, y con la banda en la carretera presentando por fin aquellas canciones, publican más material, un nuevo álbum que parece pretender dar continuidad a aquél de hace dos ejercicios y fundir ambos en sus actuaciones (ya anticipamos aquí que a finales de este mes estarán en España), y para que quede claro que es así, repiten portada, esta vez bajo un fondo azul en lugar de marrón y retuercen el título del mismo: «Re-Turn of the wheel».

Pero las similitudes no están solo en el título y la portada: el carácter sónico del trabajo es también continuista, vuelve a producir el hermano del baterista de siempre Joe Winters, Jim Winters; siguen más alejados del blues-rock y hard-blues que siempre caracterizó al grupo y se muestran más rockeros a secas, con sugerencias estilísticas cercanas al souther rock, los Black Crowes resuenan en el corazón de muchas de estas canciones (hablo de los dos discos) y con una ardiente querencia a la lirica árida y arcillosa de Neil Young cuando se hace acompañar de sus Crazy Horse, a este respecto no se pierdan el cover del célebre «Don’t Cry No Tears».

Pero hablando de los caballos locos y de su indeleble influencia sobre algunos instantes del disco, el amigo Jeff Massey y sus secuaces se sacan de la manga una joya absolutamente maravillosa, donde el influjo alcanza la categoría de homenaje y que a lo largo de seis minutos termina certificando una de esas canciones que marcan la diferencia, «Salvation in time».

Los instantes más sureños vienen reptando sobre las guitarras de Massey y Saylors que dejan un cetrino tono sónico a su paso, con esporádico y tímido pero determinante papel de las teclas de Chris Grove, temas como «Shift», «Trouble can’t last forever» o «Make it wright» son ejemplos claros de lo comentado.

Pero todo el clasicismo rockero que atesora el disco se solaza en una base rítmica pura, de las de antes, con el binomio Winters/Bishop haciendo trotar las canciones y dando soporte a los inflamados e inflamables punteos guitarreros, a los estribillos redondos y adherentes y a los riffs furibundos y roncos.

Queda espacio para el blues, posiblemente la razón de ser de la banda, con momentos que recuerdan al grupo que siempre fue y que no está dejando de ser, escúchese el tema de apertura titulado «Broken spirit blues». Incluso se certifica el cordón umbilical que une los últimos dos trabajos con la versión acústica con manjar de slides guitars del tema bandera del álbum de 2020 y cuyo título también se repite aquí, «Turn of the wheel».

Hay bandas que nunca fallan, The Steepwater Band es una de esas bandas, desde su rincón, observantes de la actualidad de las portadas donde otros se llevan la fama que ellos esquivan para conseguir la gloria que unos pocos (bueno, no tan pocos) les adjudican en cada concierto de rock and roll que celebran. Este año vuelven a firmar un disco de notable para arriba, como siempre.

Latest posts by Jorge García (see all)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Supersuckers - Play that rock n' roll (2020)
Supersuckers – Play that rock n’ roll (2020)

Reseña: Supersuckers - Play that rock n' roll (2020). una colección de temas de fuerte pegada eléctrica, con distorsiones a mansalva...

comebacks-under-the-banner-of-love
The Comebacks – Under the banner of love (2020)

Reseña: The Comebacks - 'Under the banner of love' (2020). Disco vitalista y efervescente en el que se arrejunta el beat con el power-pop y ..

Antonio Vega – 3000 noches con Marga (2005)

Pasa el otoño en Madrid pero la fantasía nos permite imaginar que podría haber sido en Barcelona, en Bilbao, en Cádiz, en Valencia, en Moscú, ..

Tift Merritt – Stitch of the World (2017)

A uno le cuesta entender como la cantautora estadounidense Catherine Tift Merrit no es ya una artista consagrada/admirada pues con su voz es capaz de llevarnos ..