Vuelve Carolina Otero con su banda, deja atrás el inglés y abraza el pop sin complejos

Discos Críticas

Carolina Otero abraza el pop y deja atrás el inglés en su quinto disco de estudio.

Una verdadera joya para los amantes del género llámalo indie-pop, jangle pop, power pop… o llámalo simplemente Popalina.

Como aficionado a la poesía y seguidor de Carolina Otero en cualquiera de las formas en las que se presenta, uno de los pensamientos recurrentes que me venían a menudo a la mente al hojear tanto su último poemario, Curso avanzado de perra, como la muy recomendable antología Piscina fuera de temporada, era la imagen de las dos «carolinas» fusionándose en una sola como si de una super guerrera se tratara, con una guitarra en una mano y una máquina de escribir en la otra (peliculero que es uno).

Ahora que con Popalina deja atrás el inglés y se adapta a la nueva métrica cervantina, en cierta manera logra lo que comentaba y acerca a la poetisa con la rockera para finalmente mostrarse más auténtica que nunca. En lo musical, Carolina Otero se mantiene fiel a su espíritu indie, aunque se inclina un poco más hacia el pop, por supuesto, sin dejar de lado las guitarras que ahora respiran un poco más y aparecen más cristalinas. El resultado es un sonido menos grunge y más cercano al indie-pop, que se adapta perfectamente a las letras y a la «nueva» voz de la artista.

Con Popalina. vuelve Carolina Otero con su banda The Someone Elses, deja atrás el inglés y abraza el pop sin complejos
Carolina Otero y sus The Someone Elses

Con esta fusión de «única carolina«, se puede saborear mucho mejor su esencia subversiva para con las letras y con el mundo. Me encanta cómo manipula el lenguaje para crear figuras ingeniosas y originales, demuestra de nuevo, pero ahora más claramente, su habilidad para jugar con las palabras atravesando la frontera de sus significados.

Y no quiero decir con ello que sus anteriores discos son inferiores, me gusta todo lo que ha editado Carolina Otero desde que le escuchara cantar la aún fantástica Alt Country Girls de su primer disco. Claro que hay una evolución en cuanto a la composición, pero musicalmente considero que con As I Fade Out ya alcanzaba la madurez artística en ese aspecto, o más que la madurez, un territorio sonoro propio en el que parece más cómoda.

Pero si bien, tal y como cuenta el texto promocional de su bandcamp, su música se nutre, o mejor diría yo, forma parte de esta otra actualidad que tanto nos gusta en el exile formada por artistas como Waxahatchee, Alvvays, Big Thief, o Angel Olsen, y añadiría a Courtney Barnett e incluso a Camera Obscura, bajo mi punto de vista Popalina podría ser un eslabón perdido con cierta música pop hecha en este país no hace demasiado tiempo y que prácticamente ya no existe.

Y quizás no sean referencias buscadas de manera consciente, nombres como Pauline en la Playa, Le Mans, La Buena Vida… referencias que recuerdo al escuchar Una foto de Man Ray, la trotona Polaroid, como el luminoso y cándido pop de guitarras cristalinas del Juego interprovincial o la más personal Isla de Esconde, porque Carolina Otero siempre ha sido ante todo una arponera. Eso sí, logra romper con la excesiva languidez que a veces presentaban las coordenadas comentadas a pesar de que las influencias de Veruca Salt y PJ Harvey son cada vez menos evidentes, lo justo para que no pierda su identidad de siempre.

Una de mis debilidades hablando de las letras, apunta hacia la corrosiva utilización en su beneficio de conceptos posiblemente ya preestablecidos en el oyente al tiempo que los pisotea, claros ejemplos podrían ser la ingeniosa Íbex en flor o la emocional balada al desencanto que es Harley Benton (una marca económica de guitarras). Hablamos de pop, vale, pero no falta el nervio guitarrero en el pegadizo punk-pop El nuevo Titanic, la más disonante y ruidista Sé donde vives y la favorita y sugerente Examigo, un temazo con elementos dream-pop que no debería pasar desapercibido.

…con Popalina da un gran salto estrenando una «nueva» voz que la consolida como una de las artistas más interesantes y talentosas del panorama musical actual…

Aunque la canción que cierra el disco en una de mis favoritas, la maravillosa Casémonos, Archie, versión de Alvvays que equilibra a la perfección la melodía con guitarras potentes y una sección rítmica contundente en la que debería considerarse una de las mejores tonadas del power pop y el jangle pop que se pueden escuchar últimamente, Carolina la hace suya.

Vuelve Carolina Otero con su banda, deja atrás el inglés y abraza el pop sin complejos
Portada de Popalina (2023) diseñada por Marc Volpini

De nuevo, Carolina Otero destaca no solo por su estilo inconfundible de pop de guitarras, sino también por ser una letrista ingeniosa capaz de explorar terrenos poco comunes y plasmar sus sentimientos más profundos creando auténticas postales sonoras sin caer en afectaciones o dramatismos innecesarios, a la vez que es inherente a su música la mirada crítica hacia el mundo que la rodea.

Con Popalina da un gran salto estrenando una «nueva» voz que la consolida como una de las artistas más interesantes y talentosas del panorama musical actual. Por supuesto, es uno de los discos destacados del presente año, es equilibrado, variado e impecable, y se pasa en un suspiro. Una verdadera joya para los amantes del género llámalo indie-pop, jangle pop, power pop… o llámalo simplemente Popalina.

Puedes escuchar el disco en su bandcamp. No te quedes mirando a Ultima Thule! y consigue una copia de la edición limitada en vinilo:

Repite con Paco Loco, quien ya produjo Diastema Girls. La edición corre a cargo de los siempre maravillosos y favoritos No Aloha Records y el arte a cargo de Marc Volpini. Roberto Timón que ya formaba parte de la formación en los directos, con Popalina debuta en el estudio a la batería integrado completamente en los Someone Elses, los habituales Dani Gurrea a la guitarra y Nick Simpson que aunque aporta el bajo en la grabación, es sustituido por Francis Palacios (Los Básicos), colaboración especial de Paco Loco, quien además se encarga de añadir algunos sintes.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

The Bear Walter Martin
Walter Martin – The Bear (2022)

Walter Martin entrega una decena de delicadas y hermosas canciones repletas de cálida melancolía en un disco para quedarse a vivir y parar el tiempo.

Nato Cole & The Blue Diamond Band - Flyover (2019)
Nato Coles and The Blue Diamond Band – Flyover (2019)

Reseña: Nato Cole & The Blue Diamond Band - Flyover (2019). Nato Coles vuelve con un disco repleto de intensidad rockera, broncos riffs de los ..

Kaia Kater – Nine Pin (2016)

La primera pista que tuve de esta afrocaribeña criada en el Quebec fue su EP "Old Soul" que si os digo la verdad no recuerdo ..

Candi Staton – Honest Jon’s Records (2003)

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de dejar constancia de mi estima por esta joya, un disco que tengo en lo más alto y que ..