Conciertos

Aparecía el señor Ramsey en una fría noche Barcelonesa en la sala Sidecar a presentar el que tal vez sea mi disco favorito del año. Aquel que me ha enamorado y al que acudo una y otra vez para calmar mis ánimos y dar calidez a mi corazón. Sí, vale, «For the Morning» no es ese disco que cambie la historia de la música, que genere un movimiento ni que de la vuelta a todo lo conocido y a lo que está por conocer. Su sonido es heredero de Neil Young, y en lugar de esconderse se enorgullece de ello. El ex- Band of Horses conserva esa preciosa voz pero dota a todo de una personalidad y de una atmósfera sobrecogedora. Había ganas de verle en directo, de ver como funcionaban las canciones en vivo. Después de verle sobre el escenario solo decir que todavía me gusta más su disco, sus canciones….. Antes, la velada fue amenizada por una chiquilla de tan solo (creo) dieciséis años. Maren, una chica vasco-catalana que cantaba como los ángeles y que apunta alto, solo el tiempo y las vivencias de los años le darán una madurez necesaria para componer con más enjundia, la voz es brutal. Lo tiene todo para triunfar menos un país con tradición de la música que ella realiza. Salió algo tarde Tyler, salió solo al escenario que además de ser minúsculo le quedo muy pequeño. Ramsey estuvo a la altura. De la calidad y de la real. No cabía el hombre en el escenario!!! Como digo salió solo para deleitarnos con la guitarra y dejarnos la piel de gallina. Conforme las canciones avanzaban se fueron incorporando los miembros de la banda, y a la tercera ya estaba todos haciéndonos disfrutar. «For the morning» ocupó el groso del cancionero, creo recordar que sonaron: «Your whole life», la maravillosa «Cheap summer dress», «The bottom of the sea» que fue de mis favoritas, estupenda también sonó «Darkest Clouds» que es una de las mejores del lote con esa guitarra ensoñadora… mientras que «Breaking a heart», que es una de mis favoritas del disco, muy Tito Neil, le quedó algo atropellada… Sonó, «Firewood»…. de lujo, la guitarrita de «A dream of home», los bellos coros finales con «Evening country» y por supuesto la orfebrería de «White Coat». «Birdwings» que abrió y «No one goes out» ocuparon la cuota de su anterior disco «A long dream about swimming across the sea», una versión de The Chromatics (Shadows) y por supuesto de Band of Horses. No recuerdo muy bien el orden de las canciones pero la sensación fue placentera. Ver a un tipo tan normal, tan humilde, tan alto… cantar con tanta sencillez y belleza… no tiene precio… y a la guitarra es espectacular. Lujo.

Por


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Sheepdogs-No-Simple-Thing
The Sheepdogs – No Simple Thing (EP, 2021)

La banda canadiense The Sheepdogs entrega una colección de sobresalientes canciones post-pandémicas englobadas en el EP "No Simple Thing"

White Blood Cells
The White Stripes – White Blood Cells (2001)

Jack White firmó con "White Blood Cells" su disco más certero y auténtico. Hace veinte años de aquello pero sigue sonando fresco y excitante. Una ..

The Moving Pictures - Fake Books
The Moving Pictures – Fake Books (2021)

Crítica del disco de Hayes Waring, Fake Books, bajo el nombre de The Moving Pictures.

Every Picture Tells a Story
Rod Stewart – Every Picture Tells a Story (1971)

Crítica especial del clásico, Every Picture Tells a Story, de Rod Stewart que cumple 50 años consiguiendo una mezcla de folk, blues y hard-rock que ..