Críticas Discos

Desde las entrañas de la díscola Stiff Records (algún día tengo que poner algo sobre como las gastaban promocionando a sus artistas) salieron en algún momento del segundo lustro setentero una serie de músicos con dispar suerte pero indiscutible calidad (los Lowe, Parker, Dury, Wreckless y demás). Pero este miope flacucho, vestido de oficinista (que lo era) y padre ya a los veintipocos, era sin duda “la niña bonita”. Todos sabían que lo iba a petar, que estaba varios escalones por encima (me encanta Lowe y ahora saldrá alguno “pues Lowe es mejor porque…”, vale si, y unos cojones, sigamos). Y la razón principal era lo asumido que tenía los tics en su manera de componer y interpretar/cantar ya a tan tierna edad (da miedo escucharle ya aquí -en el disco de cabecera de post- cuando emula al Rey en “mystey dance” o “(…) Red shoes”). Tenía las canciones, tenía la manera de cantarlas, faltaba la banda… No problem, se arrenda a los countrescos Clover (futuros, no se lo pierdan, Huey Lewis & The News) como músicos de estudio y a triunfar como la pepsi (la coca-cola le llegaría con el siguiente disco y con los Attractions de regalo).  “My aim is true” es, más que posiblemente, uno de los discos que más veces jamás haya escuchado (y mi favorito por defecto del palomo junto a “Trust” del 81), así que esto irá rápido. En él encontramos pop acelerado, rocanrol de manual, rockabilly, dejes souleros a mansalva y un espíritu que, por si lo que precede parece poco, casa sin problemas con los arribistas punkies británicos de la época. Mis debilidades más sentías son “miracle man”, “waiting for the end of the world” o ese “hit de barberia” (como me gusta llamarlo) titulado “sneaky feelings”. Pero, claro, queda todo pelín eclipsado por contener esa “Alison” que le inmortaliza para los restos (esa guitarra acompañando a la despedida ha nacido para no olvidarse). Destacan igualmente (y si se quiere jugar a “destacar” cosas, que esto te lo ventilas de cabo a rabo tan ricamente y las veces que hagan falta sin levantar la aguja) “no dancing”, “(the angels wanna wear my) red shoes” o “less than zero” (que inspira el título de la novela de Ellis, si), a cual más enfermizamente adictiva. Antes le dio tiempo de darte la bienvenida a la semana laboral a toda mecha y con el menos de minuto y medio del tema inicial y por el camino, además, te soulea de lo lindo con “blame it on cain” o “pay it back”, o te marca un rocanrol old scholl con “mystery dance” o, también, te adelanta algo de lo que nos deparará en el futuro inmediato con las invasiones entre (sub)géneros de “I’m not angry”. Y tan sobrado va el condenado que hasta se marca un hit a lo dub-jamaicano con la conocida “watching the detectives” que entraría en revisiones ulteriores de la edición original del álbum. En resumen, tras “my aim” llegarán los dos pelotazos más conocidos en cuanto a álbumes (solo uno de ellos en mi top-5 particular por cierto -y en la quinta posición-, y obviando faltaría que su condición de “básicos” no meramente “recomendables” ahí queda), pero aquí tenemos a un Costello más hambriento que nunca, con unas canciones más “desnudas” en cuanto a producción que nunca igualmente (todavía sin los teclados de Nieve ni el marchamo trotón de los Thomas) y una vitalidad en su manera de interpretar los temas para la que no hay dinero. Cualquiera de los seis primeros costellos con material original (que “almost blue” también es la reoca) me parece brutal pero, por alguna razón, a éste es fácil cogerle especial cariño. Este Elvis no es el Rey pero sí el “miracle man”, amén de mi músico predilecto -por su producción en el último trio de décadas y algo más-, y si a alguien le parece poca cosa allá el/ella con su rollo pero a mi, y a estas alturas de la comedia, ya no me bajan del burro ni a tiros. In Elvis Costello we trust.

Elvis Costello – “My aim is true” (1977)
10/10
01. “Welcome to the Working Week”/ 02. “Miracle Man”/ 03. “No Dancing”/ 04.”Blame It on Cain”/ 05. “Alison”/ 06. “Sneaky Feelings”/ 07. “(The Angels Wanna Wear My) Red Shoes”/ 08. “Less Than Zero”/ 09. “Mystery Dance”/ 10. “Pay It Back”/ 11. “I’m Not Angry”/ 12. “Waiting for the End of the World”.

Por Guzz

*post aparecido originalmente en Citizen Guzz
Últimos artículos de Exile SH Magazine (ver todos)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Tk & The Holy Know-Nothings – The Incredible Heat Machine
TK & The Holy Know-Nothings – The Incredible Heat Machine (2021)

TK entrega sonidos americanos repletos de clase, letras de carretera y manta, y un poso musical de verdadero lujo.

Courtney Barnett - Things take time, take time
Courtney Barnett – ‘Things take time, take time’ (2021)

Reseña del nuevo disco de Courtney Barnett: 'Things take time, take time'

Nathaniel Rateliff The Future
Nathaniel Rateliff & The Night Sweats – The Future (2021)

"The Future", el nuevo y flamante disco de Nathaniel Rateliff y sus Night Sweats. Cuarta joya consecutiva repleta de alma, garra y verdad.

Damon Albarn - The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows (2021)
Damon Albarn – The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows (2021)

El segundo disco del genio de Whitechapel, Damon Albarn, es crudo y bello a partes iguales, es rocoso y gris pero cuando un haz de ..