Discos Críticas

…el giro de los de Atalanta hacia sus raíces, hacia el country más desinhibido, no decepciona, suena moderno, espontáneo y sincero, alejado de cualquier refrito aburrido, cual si Dylan se hubiese confabulado con los Violent Femmes…

Cuando leí casi a principios del año en curso que los Black Lips habían sacado un nuevo disco donde cambiaban sustancialmente la orientación de su estilo me entraron ciertas dudas, prejuicios que me llevaron incluso a negarles esa primera oportunidad. Por fortuna el que suscribe tiene un ángel musical. La insistencia de mi gran amigo Jesús me abrió ojos y oídos. Visto, agenciado el formato físico incluso (porque se lo merece), y escuchado suficientemente es de mucho, de muchísimo agradecer a mi kamarada de allí donde sopla el Cierzo.
El giro de los de Atalanta hacia sus raíces, hacia el country más desinhibido, no decepciona, suena moderno, espontáneo y sincero, alejado de cualquier refrito aburrido, cual si Dylan se hubiese confabulado con los Violent Femmes. Me atrevería a decir incluso que con su noveno álbum Sing in word that’s a falling aparthan grabado su mejor disco, su masterpiece, muy apropiado hasta en el título para un mundo que parece desmoronarse día tras día.


Tan marihuanera como tabernera es Rumble, la historia de Bobby Earl  que sirvió de anticipo al disco. En esa tendencia también destaca Holding me, holding you y Odelia. Con mayor énfasis de la melodía se inicia el álbum con Hooker Jon, ideal para conducir día y noche intentando hallar la Route 66 aunque según nos cuentan “solamente encontraron una pareja de adolescentes tratando de vender sus pollas”. O también la delicatessen Chainsawcon el recuerdo de una despedida.
A modo de himno ese estribillo de estar cansado de ser grosero, molesto y borracho enGentleman, con un crescendo final turbador, la convierte en una de las mejores piezas del álbum antes de la extraordinaria versión de la rareza velvetiana Get it on time, otra de las escogidas para promocionar este trabajo.
Vuelven las raíces emulando al cowboy Cadillac Jack enAngola rodeo o en ese anhelo de encontrarla porque cada camino conduce a Georgia. A gusto personal las tres piezas de la recta final Dishonest men, Locust y Live  fast die slow son las menos relevantes aunque, por supuesto, no desmerecen en uno de los más brillantes y cohesionados artefactos discográficos de lo que llevamos de año, ideal para oir y escuchar en un mundo decadente.



Una respuesta

  1. Lo estoy escuchando estos días y ciertamente el disco funciona muy bien, de lo mejor de este año. Buscaré formato físico en cuanto todo esto termine y haremos reseña en un futuro, como dices lo merece.
    Abrazos-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Damon Albarn - The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows (2021)
Damon Albarn – The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows (2021)

El segundo disco del genio de Whitechapel, Damon Albarn, es crudo y bello a partes iguales, es rocoso y gris pero cuando un haz de ..

Tk & The Holy Know-Nothings – The Incredible Heat Machine
TK & The Holy Know-Nothings – The Incredible Heat Machine (2021)

TK entrega sonidos americanos repletos de clase, letras de carretera y manta, y un poso musical de verdadero lujo.

Daniel Donato - Cosmic Country and Western Songs
Daniel Donato – Cosmic Country and Western Songs (2021)

Daniel Donato, guitarrista de postín y voz singular, confirma con su nuevo disco las buenas sensaciones escuchadas en "A Young Man's Country"

Courtney Barnett - Things take time, take time
Courtney Barnett – ‘Things take time, take time’ (2021)

Reseña del nuevo disco de Courtney Barnett: 'Things take time, take time'