Críticas Discos

«Aquí estoy yo, no
exactamente muriendo. Mi cuerpo dejó de pudrirse en un árbol hueco. Ramas
formando sombras en la horca para mí. Y al día siguiente, y al siguiente, y al
otro”
Esto es más o menos (perdonen los lingüistas) lo que grita a pleno
pulmón Bowie con algo de ira, dando un puñetazo sobre la mesa en la canción que
abre su nuevo disco, ese que rompe con su silencio después de muchísimos años y
con un problema cardíaco que casi se lo lleva por delante. Bowie remata así, de
manera inesperada a la par que magistral aquel año de la bella arruga que fue
el 2012, un año fantástico donde los grandes como Young, Rowland, Hiatt, Dr
John, Fay, Cohen, Cooder y Dylan entre otros ofrecieron discazos
impresionantes. Bowie también? Pues eso parece, tarde pero a tiempo, por él
esperamos lo que haga falta. Nadie esperaba un disco suyo, la verdad es que ya
nadie le esperaba ni a él. Con saber que seguía vivo muchos fans seguíamos
contentos y esperanzados por escucharle tocar cosas nuevas aunque con algunas
de las antiguas ya estábamos contentos. El cabronazo llevaba en secreto la
grabación de este disco, hizo firmar incluso contratos de confidencialidad,
mientras tanto se debía descojonar escuchando rumores sobre su inminente muerte
y su deteriorado estado de salud pero todo estaba planeado en su cabeza, como
tantas otras veces, siempre va por delante del resto y esa estrategia comercial
que ha montado es prácticamente insuperable. Pienso que lo tiene tan atado, que
todo el proceso de grabación y secretismo habrá sido registrado para un
documental que nos dejará con la boca abierta, al tiempo!.

El tipo, el día de su
cumpleaños cuelga una nueva canción, un nuevo videoclip, y nos deja con la
lagrimilla cayendo por nuestras mejillas, el corazón revuelto y el alma
totalmente descuajaringada. La mayor noticia musical en siglos! Bowie
vuelve!!!. Poco se sabe del asunto, él lleva las riendas y nos va dosificando
la información. Ahora un single con su videoclip, ahora el tracklist, mañana
las colaboraciones, pasado otro clip musical, y al siguiente día y al
siguiente, y al otro la portada que es el “Heroes” con un parche. Olé sus
huevos!. Declaración de intenciones? Puede. Ya tenemos el disco en las tiendas,
muchos de nosotros ya lo tenemos en nuestros hogares. Nos frotamos las manos
con semejante artefacto y el rumor de que ya está preparando más cositas nos
dibuja una sonrisilla de felicidad. Verdad? Mentira? Quién lo sabe, ni su amigo
Visconti lo sabe. Estamos ante uno de los más grandes, un artista de esos que
están por encima del bien y del mal, de esos que tienen al menos diez obras
maestras que han sacudido la industria, que se dice pronto pero cuesta encontrar. “The Next Day” es un gran disco, no sé
si llega a los niveles de las grandes obras pasadas. Bowie pone toda la carne en el asador para no decepcionarnos,
para sorprendernos, para hacernos felices y de paso, reivindicarse y reclamar
su trono, aquel que se le pretendió negar hace años pero que sigue vacante.

Abren el disco unas
poderosas guitarras muy a lo “Fashion”, un ritmillo y una voz muy a lo “cabeza
parlante” si me permiten ustedes decirlo así a la brava y un estribillo
demoledor. “The Next Day” es claramente un éxito, una canción acojonante, un
singlelazo. Qué mejor manera para abrir el nuevo disco después de años sin
decir ni pío. Me encanta el tema. Llega “Dirty Boys” y la mente se te va al
señor Waits. Inevitable. Endiabladamente cabaretesca con aires a lo Waits como
dije y una voz a lo Jim Morrison de ultratumba para luego abrirse al Bowie
berlinés en el estribillo y finalmente deleitarnos con ese saxo final juguetón
y sexi. Poco a poco se está convirtiendo en una de mis favoritas del disco. El
segundo single del disco es una tremendidad, “The Stars” desde sus “oh oh ouh”
se hace con tu alma, estribillo demoledor, guitarras alucinantes y todo la
salsa y producción típica de Bowie para hacernos saltar la boina. Temazo. “Love
is lost” tiene unas guitarras abrasadoras, una atmósfera asfixiante y un final
apoteósico. Es otra de mis favoritas, sin duda gana a cada escucha. Qué decir
de “Where are we now”? es bonica del to. La voz de Bowie llorando, lamentando
sus cosicas, rememorando historias de abuelo cebolleta. El mejor regalo para
los fans, el día de su cumpleaños. Cada vez que la escucho se me ponen los
pelos de punta y puede que esté a punto de llegar a la centena. Qué final más
épico! Qué estupenda canción. Desde luego “The next day” me tiene robado el
corazón, ya luego, con “Valentine’s day” puede hacer conmigo lo que le venga en
gana. Es uno de los temazos del disco, y demuestra que sobradamente puede hacer
maravillas que firmarían alumnos suyos aventajados como “Arcade Fire”. Sí,
“Valentine’s day” podría estar en “The Suburbs”, es una canción acojonante.
Después de este fulgurante inicio y de cómo te deja el cuerpo el “Valentine’s”
se me hace raro escuchar “If you can see me”, con esa percusión tecno que no me
acaba de gustar, podría ser un relleno aunque claro, al final le cojo el
gustillo y la canción me acaba pareciendo correcta pero no me cuadra en el
global del disco. Es, creo, mi única pega.

La segunda parte del
disco empieza con una intro muy ochentera. “I’d rather be high” tiene una percusión
perfecta, un estribillo acojonante con las voces dobladas de Bowie marca de la
casa. Muy Bowie toda ella. Sube el nivel del disco. Seguimos vía “ochenta” con
“Boss of me”, que me gusta pero creo que es de las más flojas del disco, eso
sí, esos coros finales me encantan y  me
recuerdan y mucho, otra vez, a los Talking Heads. Coño, y la voz de Bowie está
en plena forma!. Otra cosa es “Dancing out in space”, que es canelita. Otra que
remite a los “Arcade”, de esta Bowie pude hacer tropecientas pero no te cansas
de escucharlas. Radiable y bailable a tope. Particularmente me parece
cojonuda  aunque he leído más de una mala
crítica (con sobradez y saña) sobre ella. “How does the grass grow” enfila el
final del disco y lo hace de manera sobresaliente, con un glam de etiqueta, muy
Suede, con un estribillo acojonante, con ese “na na na, nana….” sencillo y
superefectivo. A este as ganador le sigue “(you will) Set the world on
fire” con esa guitarraca de inicio… estamos en el Aladdin Sane? Me alucina este
tema, de verdad lo ha hecho un tipo de 66 años???? Yo de mayor quiero ser
Bowie. Me cago en to. “You feel so lonely you coul die” es un mediotiempo de
esos del mítico slogan “te gusta conducir?, la voz suena estupenda y las
reminiscencias a “Five years” resultan evidentes, pero y qué? Preciosa de cabo
a rabo. Y para cerrar? Pues “Heat”, tema que no me acaba de engatusar y que no
me deja esa sensación de obra maestra al finalizar el disco aunque su calidad
este próximo a ello. De todas maneras es un disco más que notable, digno de
Bowie y de lo que supone su vuelta después de tantos años de silencio. Dios
salve al Duque, larga vida al Duque.

David Bowie – «The Next Day» (2013) 
9/10
01.- The Next Day/ 02.- Dirty Boys/ 03.- The Stars (Are out Tonight)/ 04.- Love Is Lost/ 05.- Where Are We Now?/ 06.- Valentine’s Day/ 07.- If You Can See Me/ 08.- I’d Rather Be High/ 09.- Boss of Me/ 10.- Dancing Out in Space/ 11.- How Does the Grass Grow?/ 12.- (You Will) Set the World On Fire/ 13.- You Feel So Lonely You Could Die/ 14.- Heat.

Por Nikochan

*post aparecido originalmente en nikochan island

Por


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Sheepdogs-No-Simple-Thing
The Sheepdogs – No Simple Thing (EP, 2021)

La banda canadiense The Sheepdogs entrega una colección de sobresalientes canciones post-pandémicas englobadas en el EP "No Simple Thing"

Earth Trip - Rose City Band
Rose City Band – Earth Trip (2021)

Crítica del nuevo disco de Rose City Band, Earh Trip, proyecto del barbudo californiano Ripley Johnson

Vincent Neil Emerson
Vincent Neil Emerson – Vincent Neil Emerson (2021)

Vincent Neil Emerson firma diez canciones sobresalientes de pura americana, sinceras, autobiográficas y emocionantes

Sarah Jarosz - Blue Heron Suite (2021)
Sarah Jarosz – Blue Heron Suite (2021)

Crítica del nuevo disco de la maravillosa y dulce cantautora tejana Sarah Jarosz que nos regala belleza y paz en sus 11 canciones