Discos Críticas

Nada más y nada menos que ochenta primaveras, y miles de interpretaciones magistrales desde su participación en la formación original, The Staple Singers, hasta su más de media docena de maravillosos discos en solitario, nos hacen ver con claridad que Mavis Staples es una grande de la música y que lo sigue siendo visto lo visto, y oído lo oído. Vale, sus últimos trabajos no acabaron de despegar, probó Mavis unas veces con M Ward y otras con Jeff Tweedy pero en ningún caso logró el resultado buscado, sin ser malos discos creo que tanto Ward como Tweedy no acabaron de cogerle el punto a Mavis, o tal vez fue al revés, por eso el que cuente esta señorona esta vez con Ben Harper como compositor, músico y productor era ya sin duda un factor ganador muy a tener en cuenta. Luego está esa portada que roba corazones, esa marvillosa portada que podría hacer por sí misma que comprásemos el disco y que con una simple foto consigue explicar con claridad lo que nos vamos a encontrar en su interior. Clasicismo, belleza, R&B repleto de clase, soul por doquier y siempre algo de gospelito…. muy en la tradición de la formación original que la vio nacer como artista, muy en la linea de la tradición afroamericana, muy en la tradición de yanquilandia… pura magia y regocijo, pura belleza sonora. Lo de “We get by” es simplemente para aplaudir con las orejas y no parar, y sí, la arruga es bella, y me alegro que este año esa arruga pertenezca a una dama, a una señorona del soul. Gracias Mavis por este artefacto descomunal.
La demoledora “Change” ya nos pone en tesitura. Un tema demoledor que si lo firmase alguien con cincuenta años menos sería la comidilla del mundo musiquero. Magistral tema, magistral fuerza y calidad, magistrales coros gospelianos. Increíble y delicioso. “Anytime” nos permite disfrutar de una maravillosa y bella voz que continua igual de joven que hace décadas, tema bonito de verdad que nos conduce a una tripleta inmensa que bien vale un disco. “We get by” es en sí misma POM. Ese aroma al soul de antaño, al The Weight de The Band, a clásico instantáneo… Lo mejor del disco, sin duda. Le sigue la fabulosa “Brothers and Sisters” que es todo un regalo y deja a las mujeres souleras de la actualidad en cueros. Esa guitarra funki, esos coros, esa inmensidad vocal, esa clase…. No hay nada que decir más… y cierra la tripleta mágica con “Heavy on  my mind” con una interpretación que está al alcance de muy pocos artistas. El disco no se acaba aquí, claro está, ya os digo que es de mis favoritos este año, y encontramos joyas como “Never needed anyone”, “Chance on me” y la preciosa “Hard to leave”. El cierre con “One more change” es también de traca, sin duda otra de las canciones del disco, dejándonos un sabor de boca inmenso e incomparable. Mavis Staples ha firmado un señor discazo a sus ochenta años. La arruga es bella.

Mavis Staples – We Get By (2019)

01- Change/ 02.- Anytime/ 03.- We Get By (feat. Ben Harper)/ 04.- Brothers And Sisters/ 05.- Heavy On My Mind/ 06.- Sometime/ 07.- Never Needed Anyone/ 08.- Stronger/ 09.- Chance On Me/ 10.- Hard To Leave/ 11.- One More Change.

*post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan



Últimos artículos de David H. Molina 'Nikochan' (ver todos)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Phil Cook All These Years
Phil Cook – All These Years (2021)

Phil Cook nos enamora con una colección de canciones al piano que son puro sentido y sensibilidad, pura belleza

Sam Fender Seventeen Going Under
Sam Fender – Seventeen Going Under (2021)

Sam Fender enamora con su segundo disco que suda, respira y vive en la épica energía y romanticismo del mejor Springsteen.

Darren Joseph Anderson – ‘Songs for mystic lovers’ (2021). Amor y espiritualidad

Crítica y reseña de 'Songs for mystic lovers', álbum de Darren Joseph Anderson.

Sierra Ferrell-Long Time Coming
Sierra Ferrell – Long Time Coming (2021)

Sierra Ferrell enamora partiendo del country, el folk tradicional y ese toque gypsy-retro tan mágico