Discos Críticas

Uno de esos discos que estoy disfrutando mucho este principio de década está siendo el del cantautor de Southen (Essex) David Woodcock al que con las primeras escuchas es fácil que emparentemos con Blur (tanto Albarn como Coxon) y los Pulp de Jarvis Cocker, con ciertos ramalazos a Ian Dury y al maestro Ray Davies. Sí, así es. Esto es más inglés que el té de las cinco. Así que si no os va el pop con denominación de origen británica mejor no os acerquéis pero si habéis disfrutado alguna vez de los artistas antes nombrados o del humor y despelote de por ejemplo Madness (salvando las diferencias) este «Normal Life» puede que os haga, como a mi, disfrutar a lo grande. Estamos realmente ante una rara avis, algo demodé pero con cierto regusto a clásico, a calidad absoluta. Es un placer descubrir todavía discos y personajes como el que nos ocupa, pero para seros sincero el descubrimiento no fue mío sino del gran Juanjo Frontera (Alquimia Sonora), al César lo que es del César, y así hay que darle las gracias por indicar qué disco ha sido el perfecto para abrir este 2020.
Trece estupendos temas conforman un disco desacomplejado, adulto, con toques de humor y cinismo por igual. Desde la inicial «Normal life» que da nombre al disco somos conscientes de que lo pasaremos bien. Una mezcla extraña entre unos Madness comandados por Damon Albarn… Un despiporre. «Fixture and fittings», que es de mis favoritas, introduce en la ecuación a Ian Dury y le da a la batidora. Excelente de principio a fin. Muy brittish toda ella con esos estribillos y obsesiones que presenta siempre Albarn, tal vez el mejor alumno de Ray Davies. Ese aroma tan británico, tan isleño vuelve a aparecer con más calma en la preciosa «My escapism» donde la sombra de Smiths y Pulp aparece sin complejos. Para hacernos disfrutar con «Little hope» que es una puta delicia, puro pop. Y así podría seguir alabando un disco que a cada escucha nos enseña algo nuevo y que nos hace disfrutar como antaño. Cabe destacar las guitarras smithianas de «Lover  and a friend», la clase hawleyana de «No need for violence» y la delicadeza del cierre con «Old town» pero por el medio no se piensen que son temas de relleno, son todas las canciones estupendas como esa «Broken» que tiene esas guitarras noventeras desancomplejadas o la muy Blur «If you ever get out of your bedroom». Ya digo, un disco excelente y muy disfrutable para comenzar el año.


David Woodcock – Normal Life (2019)
 
01.- Normal Life/ 02.- Fixtures and Fittings/ 03.- My Escapism/ 04.- Little Hope/ 05.- Lover and a Friend/ 06.- Don’t Hold My Hand/ 07.- No Need for Violence/ 08.- Broken/ 09.- If You Ever Get out of Your Bedroom/ 10.- Peep Show/ 11.- Someone Else’s Problem/ 12.- Sad/ 13.- Old Town
*post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

Latest posts by David H. Molina 'Nikochan' (see all)


Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Daniel Romano – Visions of the higher dream (2020)

...no hay mal que por bien no venga, puesto que este sorprendente y extraordinario álbum autoeditado, que parece haber sido concebido artesanalmente en un obligado ..

My Dad Is Dead – «The taller you are, the shorter you get» (1989)

Aunque esta banda -My Dad is Dead- no resulte, es evidente, la vencedora de ningún concurso de popularidad  (y menos en nuestras latitudes), lo cierto ..

Dayna Kurtz – Rise & Fall (2015)

Confieso algo avergonzado que mis gustos musicales presentan una deficiencia acojonante en cuanto a discos de mujeres se refiere, me cuesta muy mucho rocanrolear cuando ..

Jonathan Wilson – Dixie Blur (2020)

Aunque no me arriesgo a decir si es el mejor disco de su carrera si que es su New Morning y por lo tanto, el ..