mad robot front cover

Críticas Discos

Reseña de Doomed, el cuarto disco de Mad Robot.

…un disco doble donde podemos ver todas las facetas del artista, apocalíptico, corrosivo, sarcástico, crítico, pero también se abre de manera más clara a sus vivencias más personales…

Suelo ir tarde a todo. Lo digo porque este disco fue entregado en enero de este año que ya vamos finalizando. A efectos de actualidad es la muerte, lo sé, esto es como una reseña zombie. Pero nunca estará de más reivindicar a Mike Grau, la que para mí es una de las figuras del panorama independiente nacional actual que pienso que no goza del reconocimiento que merece. Y además 17 canciones no son moco de pavo.

Además Mad Robot es el reflejo más nítido de que, aunque nos quieran vender la moto de que esto de las guitarras se acaba, después de todo, aún hay todo un submundo desconocido en el indie rock capaz de empuñar una guitarra y decir cosas nuevas, aunque jodan. No existe ninguna propuesta más punk en la actualidad más cercana.

Dicho lo cual, tengo que confesar que sentí cierta incertidumbre respecto al futuro de uno de mis grupos favoritos del indie-rock actual. Tanto las circunstancias generales pandémicas que todos ya sabemos junto con los acontecimientos alrededor de la banda, me hizo pensar en un punto y final antes de la salida de este disco. Quizás ese es el «sino» de toda banda que se mueve fuera de los márgenes de lo políticamente correcto sin saber si habrá un mañana en los escenarios y que además no pertenece a ninguna «escena» aceptada en este mundillo endogámico-musical en el que nos movemos.

Ya se ha hablado muy bien de este nuevo disco de Mad Robot en algunos espacios amigos a lo largo de la temporada. Imprescindible pasarse a leer la grandísima reseña en el blog Rock & More by Addison de Witt de nuestro amigo y redactor Jorge García, o por El Club de los Pilotos Suicidas de Carlos Ciurana siempre atento a las propuestas más minoritarias, y también es obligatoria la visita al Giradiscos donde Kepa Arbizu, uno de mis degustadores musicales favoritos le hace una muy interesante entrevista. Medios que representan muy bien esta otra realidad musical que se niega a desaparecer a pesar de los pesares, al igual que nuestro grupo protagonista.

Mike Grau de Mad Robot

Y aunque sé que estamos en una época en la que las novedades surgen a tremenda velocidad y las alabanzas son moneda de cambio barata, no tengo ningún pudor ni me tiembla el pulso al afirmar que este disco seguramente estará en mi top 10 de 2022. Y sí, soy un incondicional de Mad Robot desde que el redactor y amigo Juanjo Mestre me descubriera el invento. Desde entonces sigo sus pasos y su evolución, si es que tal darwiniana palabra no me queda ya muy circunspecta.

Mad Robot siempre fue el alter ego de Mike Grau y continúa siendo un proyecto muy personal solo que ahora reducido a dueto junto a Borja Boscà al bajo, músico que le ha brindado su apoyo incondicional a lo largo de los años. Otra de las cosas que llama la atención en el disco es la falta de la alternancia con una voz femenina, algo que le daba cierto punto diferencial. Carencia que por otra parte le ha dado a Grau mayor libertad para desarrollar las melodías de una manera mucho más libre y personal.

Ya he hablado de Mad Robot en el Exile, sin embargo veo necesario un repaso simplemente para situar dentro de su discografía este nuevo disco doble y ya de paso servir otro sincero homenaje a la banda.

Mad Robot daba continuidad a Furious Planet con su debut Blacklisted de manera más escorada a la actualidad musical y a la prensa. Desde siempre ha estado presente su gran capacidad para la crítica mordaz, pero es en los últimos años y con sus últimos discos cuando la ha desinhibido de una manera fulgurante a través de canciones que aún hoy en día me resultan memorables y resueltas con estribillos pegadizos marca de la casa.

I Declare War mostró una producción superior, el que quizás continúa siendo su disco más compacto y con alguno de sus hits más queridos en sus directos como es el coreable Kill the Mainstream.

…ha cerrado definitivamente algunas puertas, pero abre otras posibilidades (a su manera luminoso y si es que tal adjetivo tiene algún sentido en un disco de Mad Robot). Una huida hacia adelante si atendemos a la resolución de las melodías y si profundizamos en sus letras donde incluso puede colarse algo de luz, sin contar la generosidad en el número de canciones entregadas (elegidas de entre 30 tonadas).

Su anterior Punch Me, Kiss Me, Fuck You es para mí un gran disco muy poco valorado incluso para quienes siguen habitualmente a Mad Robot, quizá fue por la falta de recorrido en directo que quedará injustamente en el olvido, aunque tiene canciones que son realmente buenas tanto por su melodía como por su corrosiva concepción. Tuve la suerte de ver su presentación en directo en uno de sus últimos conciertos antes del apocalipsis vírico.

Y llegamos a este Doomed que fue precedido de un single (Never Smile Again) hace justamente un año. Evidentemente necesita de su recorrido y necesita de sus escuchas para ser apreciado en su más amplia magnitud. De entrada, me niego a soltar a la ligera que es su mejor disco porque no sería justo con el resto de sus canciones y de su discografía, además veo el recorrido de Mad Robot como un todo indisoluble plagado de auténticas joyas.

Doomed ha cerrado definitivamente algunas puertas, pero abre otras posibilidades (a su manera luminoso y si es que tal adjetivo tiene algún sentido en un disco de Mad Robot). Una huida hacia adelante si atendemos a la resolución de las melodías y si profundizamos en sus letras donde incluso puede colarse algo de luz, sin contar la generosidad en el número de canciones entregadas (elegidas de entre 30 tonadas).

En ese sentido veo una apertura muy sutil hacia una reflexión mucho más profunda y personal. Incluso diría que puede que sea su obra más completa en cuanto a que representa muy bien todas las temáticas habituales de la banda, además porque debería superar de una vez por todas todas las coletillas de banda con influencias de los Pixies, Pavement, Green Day, Sonic Youth, Weezer y Nirvana, clásicos alternativos que por supuesto aún están presentes.

Primer Single del disco. Untitled

Sobretodo porque considero que uno de los valores de Mike Grau es su gran avidez en la búsqueda de nuevos grupos consiguiendo filtrar nuevas influencias a su música. Así que hoy por hoy tirar del hilo de Mad Robot es además estar en contacto con una infinidad de nuevas propuestas musicales desconocidas por estos lares que se filtran en su música (seguirle en redes es sinónimo de descubrimiento musical). Aún tienen ganas de desafiar a un stablishment musical con su habitual ironía y sarcasmo, siempre poniendo en tela de juicio todo un entramado cultural local de «superestrellas» que ya no le importan a nadie y en continuo camino hacia el desastre.

Entre las canciones podemos encontrar tonadas más apegadas al pop con riffs poderosos (Watched Someone Die, Never Smile Again, Trash), reafirmaciones punk rock (A World Without Music, Wrecked, Time After Time). Disonancias que se alinean a estribillos pegadizos para dar cabida a su cara más introspectiva y personal (Been Let Down By Someone, How Long Will I Take To Disappear?, Pain).

No podía faltar su visión apocalíptica (No Future, Dead Europe) a la que cabe añadir una pequeña rendija luminosa donde de nuevo aparece el amor (Love Song). Apuntar que ya es una de mis favoritas de su repertorio la joya homenaje a David Berman y Stephen Malkmus (Stephen And David). Un disco excelso y poderoso que para nada hace intuir la naturaleza independiente de su producción por cómo está cuidado cada detalle.

El corrosivo y guitarrero coletazo de la canción final (Expert Level Head Warmer) no ha sido el final hasta la fecha. Tal y como hemos ido relatando, Mike Grau ha lanzado ya tres canciones más a lo largo del año (A Ghost in You, Cultural Supremacy, Death). Ojalá sea la antesala de una nueva vida para Mad Robot, son necesarios.

Doomed es el disco que muestra todas las grandes bazas de Mad Robot como proyecto musical desde el punk rock pegadizo al indie-rock de la vieja escuela, que además sabe mirar al presente del underground, un disco doble donde podemos ver todas las facetas del artista, apocalíptico, corrosivo, sarcástico, crítico, pero también se abre de manera más clara a sus vivencias más personales.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Antonio Vega – No me iré mañana (1991)

  Antonio Vega inicia su carrera en solitario en 1991, después de que en 1989 diera por finiquitado Nacha Pop, es por esto que sus ..

Bill Withers ‎- Just As I Am (1971)

Quien no lo conozca así de primeras habrá oído Ain't no sunshine, canción universal, desde diferentes fuentes y puede que como a mí me pasaba ..

Bud Custer - Needs Work
Bad Custer – Needs work (2020)

Reseña: Bad Custer - Needs Work (2020). Un disco donde la diversión y el espíritu del viejo rock and roll toman el mando y se ..

Joe Henry – The Gospel According To Water (2019)

El disco es largo pero no te preocupes, dale su tiempo y el tuyo, entrégate y olvida las pantallas, escucha susurrar sus lamentos en un fría ..