Fernando Rubio - Stay Cool

Críticas Discos

Fernando Rubio hace un ejercicio de inspiración, virtuosismo y eclecticismo en su nuevo disco.

Las musas se quedaron a vivir con Fernando durante las semanas y meses de fabricación de las canciones y también en las sesiones de grabación...

La palabra Eclecticismo conserva intacta la virtud intrínseca de su naturaleza – en lo que a la música y los discos se refiere – gracias a otra palabra sin la cual quedaría coja y muchas veces deslavazada, perdiendo por tanto gran parte de sus cualidades, me refiero al término Equilibrio.

La variedad de texturas y estilos, sonidos e influencias, es siempre bienaventurada, pero si la argamasa que aúna estos ingredientes en un mismo conjunto musical, que se sirve como un todo formado de varias partes, mantiene coherencia y conexión entre las mismas, el resultado suele ser soberbio por cromatismo y pluralidad.

También es cierto que otras necesidades, más relacionadas con el virtuosismo, el carácter y las musas, que son la materia prima de la música – y de cualquier disciplina artística o cultural – deben actuar para que la plasmación de estos conceptos, en realidad inmateriales y ambiguos, resulte artística, orfebre y, valga la redundancia, musical.

Fernando Rubio
Fernando Rubio

Todo lo apuntado en los tres párrafos anteriores se resumen milimétricamente en «Stay Cool», el nuevo trabajo del músico cartagenero Fernando Rubio y de The Inner Demons, la cuadrilla que acompaña a Fernando y que da patente de corso a lo que apunto en el tercer bloque de esta reseña.

El eclecticismo se impone por tanto, como una realidad ineludible desde la primera escucha, en la que ya se saborean los diversos géneros que planean sobre las partituras, los instrumentos y las voces, desde el rock suave y acariciador de acento sureño de «Stay Cool»; el fok Dylaniano o Youngniano de «Love me, Love me»; las caricias Reggae de «Give What U Don’t Have» o la deriva psicodélica y progresiva de «12 Streets Poems».

La perfección y virtuosismo a la que hacía referencia y que certifica la maravilla de sonido que escuchamos en «Stay Cool» corre a cargo de Fernando Rubio que canta y toca guitarras, bajo, teclados y armónica, de Carlos Campoy en las teclas, Paco del Cerro en la batería y las aportaciones parciales de Joaquín Talismán (guitarra, coros), Román García (bajo, coros), Paloma del Cerro (coros), Rubén Ros (percusión) y Lola Aguilar (coros).

Da la sensación de que las musas se quedaron a vivir con Fernando durante las semanas y meses de fabricación de las canciones y también en las sesiones de grabación, solo así se explica que el disco disparé temas tan soberbios como «It Ain’t Over» o «You Know, I Know», delicias folk como «Lazy Sunday» o una mirada de soslayo hacia el sonido del «Ragged Glory» en la magnífica «Reborn Again».

Empezamos esta reseña hablando de eclecticismo y terminamos hablando de inspiración, ejecución y alma, influencias y respeto a los ancestros de la música contemporánea de tradición oral. Y me permito añadir algo que considero necesario llegados a este punto del texto: Solo los grandes artistas son capaces de (en compañía de otros) conjugar con éxito artístico y deflagrando emoción y belleza todos estos conceptos usados por un servidor para confeccionar esta recapitulación, Fernando Rubio es uno de esos grandes artistas, no les quepa ninguna duda, la prueba del delito se llama «Stay Cool».

Latest posts by Jorge García (see all)


2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar