Especiales

A estas horas todo amante de la buena música ya ha recibido la sacudida por la muerte de Neal Casal con tan solo 50 años. Un artista al que admiro desde ya hace mucho tiempo y que ha sido pilar fundamental  a las séis cuerdas en proyectos musicales de gran enjundia americana y rockera. Se que a pocos puede importar pero me apetecía contar que lo conocí gracias a un recopilatorio de Fargo que regalaba Rockdelux (cuando aún tenían cierta coherencia). Me encontré después con su disco Anytime Tomorrow que los allmierder dicen que no era un gran disco pero que aprecio mucho, es más, ni siquiera está en el despotrify, disco que cierra con Too Much To Ask, una de sus joyas escondidas que amo. En aquel lejano 2001 todavía no era un cardinal, los Black Crowes aún estaban juntos y GospelBeach era una quimera en la cabeza de alguien, pero él ya tenía una clase desbordante,

Ni mucho menos pretendo enumerar en un texto infumable toda su trayectoria en solitario como uno de los cantautores de americana delicada y de etiqueta menos reconocidos, ni más allá de nombrar las formaciones que encabezó o en las que participó: Hazy Malaze, los Cardinals de Ryan Adams, Circle of the Sun, Hard Working Americans, The Skiffle Players, GospelBeach y la Chris Robinson Brotherhood, grupo este último donde alcanzó cuotas de maestría realmente apabullantes.

Dejó no pocos discos a su nombre, aunque bien es cierto que mucha de su grandeza la entregó para otros artistas en infinidad de ocasiones, su estado natural era encima de un escenario y a cualquier video pongo por testigo, un artista al que se le adivinaba un carácter humilde y ninguna pretensión de ocupar la primera línea más allá de la música que alumbraba con su guitarra. Un artista que desde un segundo plano consiguió que toda aquella grabación o concierto en el que participara adquiriera un valor añadido, currante y amante por igual de la música que amamos.

Siempre me quedará la espina clavada de ver salir un nuevo disco suyo en solitario que estuviera a la altura de su experiencia y de su maestría. Que lástima amigos. En su honor os dejo aquí siete canciones entre directos y grabadas, podrían ser otras, en todo caso si te gustan pueden ser un buen hilo del que tirar porque que al menos nos queda su música y muchos discos recientes como para continuar creyendo que esto del rock no ha muerto ni de casualidad por mucho que digan. Gracias Neal Casal, descansa en paz.

Extra

Por


4 respuestas

  1. Me he enterado también justo antes de comer. Le estoy haciendo ahora un pequeño homenaje pinchando alguna de sus grabaciones, en solitario y con Gospelbeach. Y lo de David Berman también, se han ido dos buenos compañeros.
    Saludos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Cass McCombs y Neal Casal juntos en The Skiffle Players

Podríamos denominarlo supergrupo o no, podríamos decir que un buen puñado de grandes músicos se reúnen entorno a un proyecto y acaban formado una nueva ..

Ryan Adams – Cold Roses (2005)

Después de más de casi veinte discos publicados entre trabajos en solitario, directos y junto a su banda "Whiskeytown" he de admitir ya sin disimulo ..

Ryan Adams – Ryan Adams (2014)

Mucha espera son 3 años para un artista del calibre de Ryan Adams, que en la primera década de este siglo ha facturado discos de ..

Ryan Adams – Prisoner (2017)

Siempre hay ganas de realizar la primera reseña del año y comenzar a probar los nuevos discos que se nos vienen encima, más aún si ..