Reseña y crítica de ‘What kind of world’, el disco de Joe Benoit en el 2021.

…el neoyorkino da un paso firme con sus introspectivas y elaboradas letras, además de confirmarse como alumno aventajado de Matthew Sweet, Big Star, Raspberries, Dwight Twilley…

Pues ya tenemos otra vez a Joe Benoit con nuevo trabajo discográfico, el tercero en solitario tras el debut «Rock and roll revolution» (2010) y el relativamente reciente «Too old be a rock star» (2019). Eso sin contar el paréntesis de dos EP’s con la banda The Regulars («No more waiting» del 2011 y «Songs from the basement» del 2013).

«What kind of world« fue grabado en su casa durante el 2020, en los días de confinamiento por la pandemia, e incluye los dos singles previos «The longest weekend« sobre la pérdida de noción de los días sin un lugar dónde ir, con New York convertida en una ciudad fantasma, y «There must be a reason«, bellísima melodía sobre los nervios de no hallar palabras adecuadas que decir.

El álbum se inicia con un vitamínico temazo powerpopero para la automotivación, como es «Hanging by a thread«. En esa línea de búsqueda de la dirección adecuada también circula «Wrong turn«. Después, más reivindicativa, se erige «Our divided house» como una gran crítica al sistema y que incluye un enorme verso final acerca de la economía, a la que realmente no le importa un carajo si te mueres.

Joe Benoit.
Joe Benoit

La parte más optimista debido a una buena compañía se muestra en la pegadiza «Lucky man«. Si cambias tu forma de ver el mundo, examinando prioridades, podrá cambiar ese mundo; algo así nos cuenta Benoit en las refinadas melodías «Going nowhere» y «Caught in a storm«.

Mención aparte para las dos exquisitas baladas acústicas. Por una parte, con todo el influjo de la Gran Estrella, la emotiva despedida «Never be again«, y por otra la reflexiva y fabulosa canción que da título al disco y que sirve de colofón.

Sí, con este trabajo el neoyorkino da un paso firme con sus introspectivas y elaboradas letras, además de confirmarse como alumno aventajado de Matthew Sweet, Big Star, Raspberries, Dwight Twilley… Y por supuesto, no debería pasar desapercibido entre tanta morralla que domina el mundillo musical.  

Por

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *