Crítica del quinto disco de John Paul Keith.

…se acerca más que nunca al soul, con mucha compañía de instrumentos de viento y fusionando detalles tradicionales del rhythm&blues y del rock and roll fiftie hasta alcanzar apariencia renovadora en cada una de sus cálidas, dulces y enamoradas composiciones…

Desde el 2008, cuando John Paul Keith comenzó su carrera discográfica en solitario, no han cesado las alegrías con cada publicación. Ahora nos llega el quinto álbum «The Rhythm of the City«, un trabajo producido por él mismo donde se acerca más que nunca al soul, con mucha compañía de instrumentos de viento y fusionando detalles tradicionales del rhythm&blues y del rock and roll fiftie hasta alcanzar apariencia renovadora en cada una de sus cálidas, dulces y enamoradas composiciones.  

Y es que a través de sus diez cortes el amor es, en diferentes vertientes, el gran protagonista. Por ejemplo, «How can you walk away«, la que sirviera de primer single promocional a finales del 2020, versa sobre la pesadilla de una despedida, de una separación. En ella —y en la mayoría de los cortes— cuenta en los coros con las hermanas Tierinii y Tikyra Jackson, integrantes de una joven banda de Memphis llamada Southern Avenue por la que John Paul ya me contó hace cinco años en una entrevista que sentía mucha admiración. Es palpable, o mejor dicho audible, que ambas chicas aportan mucho espíritu, vivacidad, dinamismo y energía con sus voces.

Imagen de John Paul Keith
John Paul Keith

Después, a principios del año en curso, llegó «I don’t wanna know«, balada sobre la falta de sinceridad en una relación. En esa línea melódica más suave y sentimental destacaría la enorme «If i ever get the chance again«, una auténtica declaración de amor para la eternidad, una oportunidad de reemprender una relación cuando llegue el momento, aunque sea siendo viejos. Del mismo modo la que incluye como colofón «How do i say no«, otra balada sobre un reencuentro aunque suponga acabar nuevamente con el corazón roto.

En cuanto al resto, cual si fuera un reconstituyente de rock and roll de los 50’s es la cortejadora «Love love love«. Todo esperanza y optimismo es la crespuscular «The sun’s gonna shine again«, y todo perseverancia y tenacidad en el amor es «Keep on keep on keep on«.

Nos queda el rhythm&blues tejano de vieja escuela, en la onda de los Fabulous Thunderbirds, de «If i had money«, o esa música que vibra en el aire para recibir al amor que es la canción que da título al disco, inspirada y compuesta al escuchar un automóvil en marcha donde sonaba a todo volumen «Love and Happiness» de Al Green.

Portada. ‘The rhythm of city’. John Paul Keith

Mención aparte conscientemente para mi favorita del disco «Ain’t done loving you yet«. Y es que cuando John Paul Keith explota su faceta más cercana a Roy Orbison me atrapa inevitablemente. 

Sí, el de Knoxville continúa sumando en su universo, ese que revitaliza la cultura de Memphis, la de Sun y la de Stax Records, esta vez con un disco que gana muchísimo a través de consecutivas audiciones.

Por

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *