Julien Baker - Little Oblivions

Julien Baker, con tan solo 25 años, entrega una excitante colección de canciones de sonido crudo y tormentoso. Puro indie.

Dolorosas y bellas canciones que desnudan el corazón de una artista maravillosa e insultantemente joven que enamora entregando un disco devastador para paladares exquisitos que gira en torno a la compasión, el dolor y la autodestrucción

Los inicios fueron rápidos. Con tan solo 19 años apareció en la escena musical con una excelente propuesta personal. «Sprained Ankle» es notable. Nos presentaba a una joven talentosa cargada de problemas y adicciones. La de Memphis, Tennessee, nos hacía recordar sonidos y sensaciones cercanas a Bon Iver, Natalie Prass y animales de similar pelaje… pero, cosa difícil, tenía un algo único y personal.

No podemos hablar de una decepción pero su segundo disco, su «Turn out the lights», no funcionó e hizo irremediablemente, en este mundo de usar y tirar, que nos olvidásemos de ella por un tiempo. Hasta que en 2018 apareció acompañada por Phoebe Bridges y Lucy Dacus, entregando el primer y único disco de una interesantísima banda, Boygenius, a la que le vendría bien una segunda tentativa.

Aquello sonó sensacional y recomendamos su escucha inmediata para aquellos a los que les pasó por alto. La gira de aquel disco provocó que Baker se rompiese en mil pedazos. Que volviese a sus adicciones varias, se retirase del mundillo musical y volviese a la universidad para realizar una vida «normal».

Desde 2018 no teníamos noticias suyas pero ella seguía componiendo canciones para su nuevo disco. Disco que llevaba grabado más de un año pero que por unas cosas u otras no hemos podido disfrutar hasta estos días. Y digo disfrutar por decir algo, porque el disco es duro, es difícil, y claro, es estupendo. Hay un cambio de sonido. Cierto. Hay un cambio a formato banda, cierto también, aunque ella sea la banda… y hay una desnudez en las canciones que asusta.

Baker se amarra a su nuevo sonido. Se gusta en los sintetizadores (sin abuso), y retoma su sorprendente habilidad a las seis cuerdas. Modula su voz de manera excepcional, controlándola a la perfección y rodeándola de una sección rítmica muy particular, donde bajo y batería asoman la cabeza para reclamar su protagonismo.

Dolorosas y bellas canciones que desnudan el corazón de una artista maravillosa e insultantemente joven que enamora entregando un disco devastador para paladares exquisitos que gira en torno a la compasión, el dolor y la autodestrucción
Julien Baker 2021

Es escuchar «Hardline», la canción encargada de abrir este disco, y tener que ir a buscar recogedor y escoba para intentar recopilar nuestro corazón hecho trizas. Canción desgarradora donde Baker nos toca la fibra. Qué voz! Canción que pone el listón altísimo pero que a la vez marca el devenir de la escucha. Definiendo un disco en una canción, poderosa desde las primeras notas al órgano hasta su final in crescendo. Brutal.

Si bien es cierto que la canción inicial marca todo el disco, éste no acaba ahí. Sin ir muy lejos, «Heatwave», que es la calma antes de la tormenta, suena deliciosa, bella y resplandeciente. En «Fain Healer» nos deleita con esa voz top del indie americano, con esa clase y ese buen hacer que pone la piel de gallina, mientras que en «Relative Fiction» nos recuerda al Bon Iver más suave y melancólico…

La siguiente tripleta es para enmarcar. «Crying Wolf» que es salvajemente cruda con el piano como protagonista es de una fuerza descomunal, «Bloodshot» aunque abusa de los sintetizadores y de entrada parece que repite fórmula acaba por hacernos suya, y «Ringside» es sencillamente top, con esa guitarra tan brutal, tan sucia, tan indie…

«Favor» con sus compinches de «Boygenius», y que fue single, es tal vez la última joya del disco. Lo que está por llegar ya viene de bajada. Temas más tranquilos y menos sorprendentes, para nada de relleno pero sí algo menores en comparación a lo escuchado. Destaco la delicadeza de «Song in E» y el piano tembloroso de «Highlight Reel».

«Little Oblivions» no es un disco fácil. Carece de estribillos, de pegada inminente. Puede incluso que nos resulte difícil elegir el momento de su escucha, puede que debamos dedicarle más tiempo de lo esperado pero en un momento concreto notaremos un «click» y nos hará suyo. Julien Baker entrega una colección de canciones devastadoras para paladares exquisitos.

Julien Baker – LITTLE OBLIVIONS (2021)

Dolorosas y bellas canciones que desnudan el corazón de una artista maravillosa e insultantemente joven que enamora entregando un disco devastador para paladares exquisitos que gira en torno a la compasión, el dolor y la autodestrucción
Little Oblivions

01.- Hardline/ 02.- Heatwave/ 03.- Faith Healer/ 04.- Relative Fiction/ 05.- Crying Wolf/ 06.- Bloodshot/ 07.- Ringside/ 08.- Favor/ 09.- Song in E/ 10.- Repeat/ 11.- Highlight Reel/ 12.- Ziptie/ 13.- Guthrie

Por

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *