Entrevistas

Hablamos con Fernando Jiménez sobre los trece años de vida de The Smoggers.

Hoy tenemos en el Exile SH Magazine a Fernando Jiménez, voz, rostro y alma de The Smoggers, agrupación andaluza que lidera la escena patria en lo que al género del garaje rock se refiere.

Recientemente han puesto en circulación el recopilatorio «13 years of fuzz insanity 2007-2020», catálogo con el que tratan de resumir los trece años de vida del grupo. Y de eso precisamente queremos hablar, entre otras cosas, con Fernando, de esos trece años de garaje, fuzz y rock.

J.G.: Está claro que no sois supersticiosos, precisamente 13 años de The Smoggers. ¿Cómo fueron esos inicios hace ya tantos años?, ¿Cómo nace el grupo?, ¿Cuáles son los antecedentes?

F.J.: Supersticiosos? Bueno la cabalística siempre ha tenido un lugar importante en el Rock’n’Roll. El 13 es un gran número! Ya The Doors editaron un álbum recopilatorio con ese número por título  y con 13 temas en su tracklist. Tocamos varios temas con el 13 en su título y nos gusta flirtear con cuestiones esotéricas. Qué mejor número para lanzar un recopilatorio.

Respecto a esos inicios, fueron muy emocionantes. La banda se formó en 2007 después de estar meses bebiendo birras en bares y charlando de Rock’n’Roll hasta la saciedad Jesús, Ana y yo.  Decidimos dejar de hablar y empezar a tocar. Si te digo la verdad, nada mejor había que hacer en un pueblo a 1340mts de altitud en la Sierra de Jaén donde los tres estábamos desterrados desde un año antes. Dicho y hecho, compartíamos garaje y garage, he,he,he y muy pronto aquello empezó a sonar. Ya desde el principio sentimos que aquello tenía que sonar a garage clásico y el punto de referencia fue un cruce de caminos entre el garage 60’s punk y el Revival 80’s con un doble sabor británico-norteamericano. Básicamente lo que habíamos mamado durante nuestro paso por los institutos en los 80’s. Pronto sonaron, Sonics, Sorrows, Troggs, Fuzztones…

J.G.: Desde entonces hasta ahora han pasado diversos miembros por la banda, pero hay una base fundacional que continúa hasta nuestros tiempos, ¿es la clave de vuestra solidez y trayectoria?

F.J.: Sin duda alguna, el que Gusti y Ana hayan estado ahí conmigo desde el principio, hace que el proyecto sea muy sólido y estable. Gusti, ha tenido un sentido del compromiso total desde el principio durante estos 13 años. Lo peor que le puede pasar a una banda es que no haya un núcleo que resista los golpes del paso del tiempo y sus circunstancias y sufra inestabilidad e irregularidad por los cambios que suele haber cuando se van sumando los años.

En estos años, ha habido componentes que han aportado mucho y de los que guardo buenos recuerdos, otros que han pasado por la banda sin pena ni gloria y no han terminado de cuajar y otros que no se han comprometido lo suficiente. Incluso algunos, han abandonado el barco en los momentos más delicados e inciertos. Es difícil mantener ese compromiso. De todas formas, estos cambios son ya gajes del oficio y Ana y yo seguiremos dando guerra rodeándonos en cada momento de los músicos que mejor puedan contribuir a la banda.

Fernando Jiménez
Fernando Jiménez

J.G.: Conforme han pasado los años, vuestra música va evolucionando. ¿Cómo ha sido el proceso, desde los primeros discos más viscerales hasta un trabajo tan completo y equilibrado como «Get stoned on fuzz»?

F.J.: He,he,he! Completo y equilibrado, me gusta! Sí, tienes toda la razón, Smoggers siempre ha sido un proyecto con una personalidad propia que no se quiere enquistar en los lugares comunes del garage-punk, sonando siempre igual. Tampoco se formó la banda con el ánimo de seguir a ninguna formación con éxito. Siempre hemos hecho a nivel artístico, lo que hemos querido. «Smoggin’ your Mind» fue el debut y tiene ese encanto de buscar un sonido único con un puñado de canciones propias y con muy poca experiencia.

A partir de ahí, la producción de Mike Mariconda en nuestros discos, hasta 2015, marcó una etapa muy punk y divertida donde tocábamos un garage muy 60’s, cercano y crudo, con muy poca producción, a lo Low fi y en la onda de lo que significó el sello Crypt Records en sus buenos tiempos. Con la marcha de Jesús en 2014 y el paso de Ana de los timbales a tocar su instrumento natural, el teclado, giramos más hacia el Garage clásico Revival y en cada nuevo trabajo hemos pulido nuestros discos, proponiendo una evolución en cada momento que rompiese los esquemas más talibanes del llamado garage. Así llegamos a «Get Stoned on Fuzz» disco en el que ya se ven otras maneras en los temas, la producción…sin dejar de sonar a Smoggers.

J.G.: También el directo es algo ciertamente importante para vosotros, y desde luego también ha habido evolución a este respecto.

F.J.: Sí! Los directos son importantes, quizá el lugar donde la banda muestra sus tripas durante un buen rato. Por ello, intentamos cuidar el show y su sonido cada vez más! No siempre fue así! Los bolos de los primeros años eran emocionantes y la diversión y la actitud tenían un valor muy importante en ellos. Eso provocó que hiciéramos bolazos y también bolos desastrosos por igual. Desde hace unos años cuidamos mucho más nuestro paso por los escenarios, el show y el sonido de la banda porque el público que va a vernos y paga su entrada, no solo se merece divertirse sin más, también se merece ver un show que suene cojonudo! Por eso es importante cada vez más nuestra propuesta en las tablas.

J.G.: Capítulo de influencias., ¿Qué formaciones y escenas han influido de manera más contundente en vuestro estilo?

F.J.: En los primeros años la influencia del garage 60’s con bandas como Sonics, Shadows of Knights, Troggs, The Sorrows fue muy importante. Otras bandas como The Doors han influido en nuestra forma de entender la música. También el Midway sound the Billy Childish and cía ha sido importante. De todas formas, creo que nuestro sonido ha girado en casi toda nuestra trayectoria muy influenciado por el Garage Revival de los 80’s, en torno a bandas como Morlocks, Crimson Shadows, Miracle Workers o Chesterfield Kings. Sin embargo, los culpables de nuestra visión sobre el Rock’n’Roll y el Garage fueron los Cramps y los Fuzztones. Estamos en el garage gracias a ellos, ya era fan en los 80’s de ambas bandas y sigo pensando que sin ellos esta parte del Rock’n’Roll no existiría.

J.G.: Y tirando del hilo ¿Cómo os definiríais?… quiero decir, si os tuvierais que etiquetar, ¿qué nomenclatura utilizaríais?

F.J.: Ufff, no somos una banda de garage al uso. De hecho, me rechinan los patrones sonoros más usados en ellas últimamente. Nunca hemos encajado bien en la llamada «escena», quizá porque somos una banda de Rock’n’Roll muy oscura con un sonido diferente. Nuestros patrones estéticos Sí nos introducen en el garage revival, y me siento cómodo en ellos, pero NO sonamos a ninguna otra banda de garage y creo que Smoggers ha trascendido con los años a esa etiqueta, lo cual mola!

J.G.: Me llama la atención la actividad que habéis desarrollado en Alemania. Y no es el único grupo español de garaje rock que viaja a Alemania y desarrolla su carrera de una manera u otra allí, ¿qué tiene el país germano?, lo digo porque habéis girado por allí y grabado con un sello alemán.

F.J.: A los alemanes les molan las bandas españolas. Se sienten cómodos escuchando canciones en español y Soundflat Records seguramente tenga algo de culpa en ello. Nos acogen bien allí, el público es serio pero agradecido y compra discos!

The Smoggers
The Smoggers

J.G.: Esto quiere decir que no hay muchas oportunidades en España para un género como el que practicáis?

F.J.: Michael Kastellic de los Cynics, escribió en una reseña de uno de nuestros discos que éramos una banda procedente de la casa del Garage, refiriéndose a España. Esto supone muchas oportunidades para las bandas de USA y Europa y menos opciones para las bandas de por aquí. No obstante, las oportunidades no solo dependen de eso, de los trabajos discográficos de la banda o de la trayectoria. También tienen que ver con otros factores, pero ese es ya otro tema.

J.G.: Vamos con los discos, después de trece años y varios singles y elepés, ¿cuál o cuáles son los que más y mejor os definen?, o por decirlo de otra manera, ¿vuestros discos favoritos?

F.J.: Son ya 16 referencias editadas en vinilo. Preferidas? No sé qué decirte. A muchas le tenemos mucho cariño. El debut es siempre algo único. El ep «Shame on You»  con KOTJ Records también lo fue. El doble single compartido con Satelliters editado por los portugueses de Chaputa Records fue algo especial.

De los álbumes, la etapa con Clifford fue muy guay, sobre todo con los 2 primeros mini lp’s con los que Laureano nos sacó a la palestra. Chinese Food, fue grabado en un ocho pistas, a pelo, casi sin producción. El primer álbum con Soundflat, escrito y preparado en 3 meses fue motivador! En Get Stoned…, moló mucho el sonido que conseguimos. De todos tenemos muchas anécdotas y vivencias y por supuesto de todos estamos orgullosos y sentimos agradecimiento a todos los capos de los sellos que los editaron.

J.G.: ¿Y vuestros discos favoritos en general, esos discos que os cambiaron la vida y os convirtieron en los artistas que sois?

F.J.: Hay tantos que me marcaron en su día y hasta hoy, incluso hay los que se pueden entrever en nuestros trabajos como el «Lysergic Emanation» de Fuzztones, el «Pshycodelic Jungle» de los Cramps,  … Los discos de los Doors me dejaban alucinado y me cambiaron mi forma de ver la música… Fuera de nuestro rollo, el Sticky Fingers de los Stones, los discos de Ramones, el «Paranoid» de los Black Sabbath, el «In Rock» de los Deep Purple o el «Fun House» de los Stooges. Los álbumes de Dead Moon tambiénme marcaron. En fin, hay tantas bandas y discos que me entusiasman!

Ana González
Ana González

J.G.: Dentro del género en España, ¿qué bandas y discos destacarías, de hoy y de ayer?

F.J.: Si te digo la verdad, desde mediados de Los 80’s siempre quedé impactado por bandas anglosajonas. Poca música nacional me entusiasmaba salvo un puñado de bandas. No sé explicarte la razón. De todas formas y en nuestro género ,el LP compartido entre Los Macana y Sex Museum me parece bestial. Me parece alucinante cómo grababan las bandas sin pasta, medios y apenas apoyo.

De hoy, hay bandas que me molan mucho y otras tantas que me gustan muy poco o nada, aunque alguna de estas esté encumbradas por algunos medios. No me gustan las bandas por el simple hecho de que les gusten a los demás o porque me digan desde una emisora de radio o un medio escrito que son la leche. Desconfío mucho de algunas opiniones.

J.G.: Y hablando de este recopilatorio. Todas las canciones son vuestras. ¿Cómo ha sido la selección de temas y por qué estos precisamente?

F.J.: La selección ha sido un trabajo difícil. Ana y yo hemos estado mucho tiempo re-escuchando nuestra discografía para valorar qué debería estar dentro y qué dejar fuera. Teníamos que escoger 13 temas que simbolizaran nuestra carrera. De ellos, dos iban a ser inéditos. Nos vimos, además, con el hándicap de que los temas en singles agotados y referencias en 7″ tenían que estar presentes para poner al alcance del público que solo compra álbumes LP’s. Por último, el tiempo de duración de cada cara ha condicionado la selección.

La pregunta era, qué hacer? ¿Un disco con todo lo que nos encanta de Smoggers? O ¿un disco equilibrado teniendo en cuenta todos los factores que he comentado? Optamos por la segunda opción ya que la primera hubiera generado una idea errónea de lo que han significado a nivel artístico estos 13 años y hubiera generado más de un suicidio ya que la selección de temas oscuros, siniestros y melancólicos hubiera monopolizado el álbum, he,he,he! De todas formas, todo este trabajo, además, tuvo como colofón la remasterización de los 13 temas de forma magistral por Máximo Ruiz en su estudio dando más coherencia al proyecto.

J.G.: Estos meses de pandemia han sido duros para todos, los artistas habéis pasado un auténtico vía-crucis. Parece que se empieza a ver algo de luz. ¿Ya tenéis fechas para empezar a girar y presentar el nuevo disco?

F.J.: Este año y medio, mejor que quede en el olvido! 

Hemos grabado un nuevo álbum para Soundflat que verá la luz en otoño y ya estamos trabajando en fechas para presentarlo. intentaremos recuperar aquellos festis y bolos que estaban cerrados y se suspendieron por la pandemia, pasando por ciudades como Madrid, Bilbao, Valencia, Barcelona…

J.G.: Vivir de la música es difícil, vivir en España de la música que practicáis vosotros es casi un milagro, ¿hace falta ser de una pasta especial para seguir en esto?

F.J.: Por suerte o por desgracia y aunque para nosotros esto se ha convertido en algo muy serio, tenemos nuestras profesiones que nos ponen los pies en el suelo y la realidad. No obstante, es duro y sacrificado compartir dos formas de vida. Simultanear un curro diario de lunes a viernes mientras compones, ensayas, sales de gira, grabas… es algo estresante y cansado aunque ya sabes: sarna con gusto no pica. Lamento la situación por la que están pasando las salas, promotores y músicos que comen de esto debido a la pandemia y a la nefasta gestión que de ella han hecho las administraciones públicas y los políticos.

J.G.: Es mucho trabajo, vosotros también os dedicáis a la promoción, a buscar bolos, incluso a distribuir discos… ¿o me equivoco?

F.J.: Durante la primera década, Ana y yo nos hemos dedicado a la promoción de la banda y búsqueda de bolos. Un trabajo agotador para una banda. Desde hace algo más de 3 años contamos primero con el trabajo de una pequeña agencia de Madrid «No Mondays», para más tarde formar parte del roster de una de las agencias más importantes del país: El Beasto, que además lleva a bandas que nos molan mucho como Fuzztones, Lords of Altamont o Satelliters, entre lo que nos sentimos muy a gusto!

Gusti Jiménez
Gusti Jiménez

J.G.: También me gustaría que nos contases algo de un interesante proyecto paralelo que protagonizáis Ana y tú, me refiero a Charm Bag.

F.J.: Charm Bag, nació hace unos 7 años como un proyecto que dentro del garage Rock’n’Roll daba cabida a sonidos que en Smoggers eran difíciles de mostrar. Sonidos muy cercanos a Cramps, Dead Moon, Gories, Screaming Jay Hawkins, Billy Childish… en un formato dúo que funcionó desde el principio con un sonido muy bien construido tanto en estudio (gracias al gran trabajo de Máximo Ruiz en las grabaciones) como en los directos y que nos llevó en 5 años a tener 2 mini LP’s («Voodoo Rock’n’Roll» con el sello francés Kizmiaz Records, » An Andalusian Dog» con el sello de Cleveland, USA Dead Beat Records) un par de splits, uno con el sello catalán H-Records compartido con el dúo The Gravemen, y otro en el sello británico Trash Wax Records, compartido con The Smoggers y finalizando con un LP «From Hell» editado por Kizmiaz Records.

En directo pisamos festivales en Noruega, Holanda, Alemania, Francia, Portugal, Grecia y España y tocamos en un par de giras pequeñas, truncadas por una lesión de espalda que hizo que Ana tuviese que dejar a un lado la batería y por ende,  este proyecto, que desde entonces está parado. Moló lo que hicimos y cómo lo hicimos y la repercusión que conseguimos en tan pocos años pasándolo en grande.

J.G.: Se os ve con la energía e ilusión intacta. ¿Qué planes tenéis de cara al futuro?

F.J.: Nosotros no estamos aquí para echar el rato! Seguimos con toda la ilusión del mundo para darlo todo. Si no, ya lo hubiéramos dejado hace años.

Planes, seguir haciendo lo que nos apasiona. Grabando, tocando en directo y disfrutando cada momento de todo esto.

J.G.: Háblanos un poco del nuevo disco, ¿qué tal las sesiones de grabación?, la producción y todo eso…

F.J.: Después de dos años hemos vuelto al estudio con la formación renovada para darle a los nuevos temas un nuevo aire. Han sido un par de semanas entre grabación y mezclas muy intensas con un punto de locura importante. No obstante, grabar en los estudios Analógicos Hollers de Málaga, una vez más, con Máximo Ruiz a los mandos coproduciendo el nuevo material, ha sido muy fructífero y apasionante. Ya son 11 años grabando con él y uno se siente al volver a su estudio como en casa, con mucha confianza en el trabajo bien hecho.

La grabación de los temas ha sido muy gratificante y aunque a veces uno tiende a pensar que el Garage Rock’n’Roll es muy simple y sistemático, nosotros intentamos en cada nuevo trabajo sorprender en la factura de los temas, la interpretación de estos y su producción. En esta ocasión, y desde la composición de las canciones en casa, nos apetecía introducir elementos ajenos al garage. Así, en la producción se pueden escuchar castañuelas, guitarra flamenca o bongos. También hemos querido dar un pequeño giro a las melodías vocales, saliéndonos de las sonoridades más primitivas del garage standard y rozando otros estilos dentro del Rock’n’Roll, sonando muy fresco. Este disco no va a defraudar a nadie.

J.G.: Para finalizar, ¿Cómo véis la situación de la música en España desde el punto de vista del artista?

F.J.: En estos momentos está todo patas arriba. Demasiada incertidumbre. Veremos qué queda en pie tras la pandemia. Soy pesimista. Por otro lado, creo que la trayectoria y situación de las bandas depende de que al gurú de turno le caigas en gracia o no. 

Amén!

Por


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

‘Dead flowers at Hollywood Bowl’, el nuevo vídeo de The Smoggers

Noticia sobre The Smoggers y su canción Dead flowers at Hollywood Bowl

The Smoggers - 13 Years of Fuzz Insanity
The Smoggers – 13 Years of Fuzz Insanity!

Reseña: The Smoggers - 13 Years of Fuzz Insanity! (2021)

Brad Marino - Looking for Trouble (2021)
Brad Marino – Looking for Trouble (2021)

Reseña: Brad Marino - Looking for Trouble (2021)

Son Volt - Electro Melodier
Son Volt – Electro Melodier (2021)

Reseña: Son Volt - Electro Melodier (2021).