Discos Críticas

nos hallamos ante un tesoro británico atípico, de valor incalculable y sumamente cautivador, claro candidato a mejor disco del año aunque seguramente pase insuficientemente desapercibido en el injusto mundillo musical

Con zancadas firmes y decididas se va abriendo paso esta interesante propuesta musical, incubada en el extrarradio de Londres y que, tras su debut homónimo del pasado 2018, tiene ahora un sonido más cuidado y pulido que su antecesor.
Junto a James Wing como líder de la banda está su hermano Tom Wing, Luke Evans y Brendan Monaham. El cuarteto practica una especie de jangle-pop bastante diferente a lo más común que habita en esa línea. Por intentar hacernos una idea cruza un melancólico y sofisticado sonido cercano al sunshine pop sixtie de The Turtles, The Monkeys, Beach Boys con detalles que se aproximan a  The Kinks, a Jonathan Richman & Modern Lovers o a propuestas inglesas ochenteras de la talla de Pale Fountains, Orange Juice, The Jazz Butcher…


Seguramente temas como «Speaking for Jerry«, «King of comedy«, «Hey little man«, la super-maravilla «I’m so happy«, «Once a perfect« o «There goes your baby» serían bendecidos por Tito Jojo si llegasen a sus pabellones auditivos.

Por otra parte, el espíritu beat sixtie se manifiesta de manera más descarada en «Everybody’s high» y, por supuesto, no podemos, o mejor no debemos, esquivar la grandeza melódica de «Not that you’re not around« o de dos inmensas baladas como «I can’t see your face anymore« o «Boy from underdog«.

The Roves - All those freaks (2019) 2

Con los dos adelantos («Who’s sleeping on the throne« y «Jimmy ashcloud«) tras su fichaje por el recomendable sello madrileño Meritorio Records nos percatamos de que la cosa prometía. Ahora, con la publicación oficial de «All those freaks«, un servidor ha verificado que nos hallamos ante un tesoro británico atípico, de valor incalculable y sumamente cautivador, claro candidato a mejor disco del año aunque seguramente pase insuficientemente desapercibido en el injusto mundillo musical. Será entonces cuando se convierta en otro de los numerosos casos que quedan relegados para minorías selectas que saben apreciar estas fórmulas musicales de calidad.



Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Cisco Fran - Indies (2021)
Cisco Fran – Indies (2021)

Reseña: Cisco Fran - Indies (2021). el trabajo más variado y arriesgado que ha acometido Fran hasta ahora, con nuevas texturas sónicas y haciendo encajar ..

Joan Baez – «Joan Baez» (1960)

Desde el día que decidimos en el Exile dedicar una semana a la mujer le he dado muchas vueltas al asunto, he buscado una artista ..

Flipping Colors – Penis Sashimi (2020)

Guitarras potentes, bajos gruesos en primer plano, riffs contagiosos, letras descerebradas, base rítmica contundente y gancho pop, coordenadas donde el power-pop melódico se encuentra con ..

The Police – Outlandos d’Amour (1978)

"La banda que le gusta a casi todo cristo pero que, según como, no queda cool de admitir"... Así és como suelo definir a los ..