JIm White - Misfit's Jubilee

Jim White desempolva xilófonos, y saca a pasear sus trompeteos y juguetería musical para, megáfono en mano, sonar a pura América. Sorpresón. Disco top, raro y maravilloso

El periodo de confinamiento junto a las elecciones americanas bajo la sombra amenazante y palurda de Mr Trump han dejado trabajos muy interesantes, reflexivos y algo más arriesgados. Al menos, algunos artistas han salido un poquito de su zona de confort. El californiano Michael Davis Pratt es uno de esos músicos que han decidido salirse un poco de su habitual estilo y dar un pasito más (o menos) pero sin salirse de sus señas de identidad.

Sí, Jim White, nos trae una maravillosa y sobresaliente nueva colección de canciones bajo el brazo, y lo hace sin posiblemente un nexo común entre ellas, con un poco más de variedad en estilos y, aunque parezca extraño, incluso podemos decir que se proyecta cierta alegría en sus textos y no tanta rareza y profundidad.

Las canciones que conforman el disco fueron escritas en diferentes lugares y momentos en la vida de White, por unas cosas u otras no acababan de encajar en sus discos y ahora han sido rescatadas y grabadas en Amberes (Bélgica) junto a unos músicos excelentes: Marlon Patton (batería), Geert Hellings (banjo, guitarra), Nicolas Rombouts (bajos y teclados).

«Wrong-eyed Jesus!» (97) y sobretodo «Drill a hole in that substrate and tell me what you see» (04) son obras magnas. Francamente difíciles de superar. Esos son sus discos insaltables pero sin duda que el señor White nunca ha entregado disco malo. Escuchen si no me creen «Transnormal Skiperoo» (07), «Where it hits you» (12) o «Wafles, Triangles & Jesus» (17) que viven en el mundo paralelo de un artista especial y, como no, el disco-joya junto a Packway Handle Band: «Take it like a man» (15) que nos golpeó como un brutal tornado.

Así pues, Jim White, como uno de los favoritos de la casa, debe tener su rinconcito durante este extraño y porculero año puesto que está repleto de notables canciones, raras y maravillosas, más noventeras que otras veces, misma socarronería y algo más de alegría. Resultado? Inmejorable.

Jim White desempolva xilófonos, y saca a pasear sus trompeteos y juguetería musical para, megáfono en mano, sonar a pura América. Sorpresón. Disco top, raro y maravilloso
Jim White

Pistoletazo de salida megáfono en mano, xilófonos, trompeteos, juguetería musical y un mono loco…. «Monkey in a Silo» es excelente (Mr E mataría por ella!), musicalmente atrapa y la letra, como es habitual, no tiene desperdicio. «Wonder never cease» tiene algo de cincuenteo, de pub de gansgters, muy «pokey» ella… Otro as en la manga… otro triunfo… y ese «puente» que es pura felicidad tontorrona.

«Sum of what I’ve been» es deliciosa. De lo mejor del disco. La tripleta inicial es devastadora, es lujo total a la altura de los mejores discos del año. Y concretamente, estas dos canciones son pura americana bebiendo de un Dylan desatado. No, no pongan esa cara, ya sé que aquí en el Exilio somos mucho de Jim White, de América y de BOB, obviamente, pero es que este disco…., es una maravilla!. Sigue la fiesta (y el megáfono) en «Where I would be?», con guitarras excelentes y algún que otro aullido espeluznante.

No sé porqué pero me vienen los Pixies a la cabeza… tonterías de uno!. Y más aún, la sombra de los de Black Francis y otros pájaros similares a caballo de ochentas y noventas aparece en «Smart ass reply» que es tremebunda. Pasado el ecuador tomamos algo de aire con «The mistery of you» que empieza modosita para arrancarse maravillosamente y hacernos mover los pies, la quijotera y susurrar ese «you, you, you, you…». «Highway of lost hats» tiene esas musicalidad que me embruja, sigue megafoneando, dando un hilo sonoro a todo, con muchísima clase y con sentido del humor.

La ochentera guitarra e hipnótica voz en «Fighting my ghost again» gusta brutalmente demostrando que sí se ha salido de su zona de confort aunque luego vuelva al banjo y a sus dejes y guiños a David Byrne en «My life’s a stolen picture» que situa al disco en un sobresaliente destacado. Cierra White con otra maravilla. Cierra el disco con «The divided states of America», marca de la casa y obra maestra en sí misma. Jim White firma un disco soberbio e imprescindible, sin duda una de las cimas de su carrera.

Jim White – Misfit’s Jubilee (2020)

Jim White desempolva xilófonos, y saca a pasear sus trompeteos y juguetería musical para, megáfono en mano, sonar a pura América. Sorpresón. Disco top, raro y maravilloso
Misfits Jubilee

01.- Monkey in a Silo/ 02.- Wonders Never Cease/ 03.- Sum of What We’ve Been/ 04.- Where Would I Be/ 05.- Smart Ass Reply/ 06.- The Mystery of You/ 07.- Highway of Lost Hats/ 08.- Fighting My Ghosts Again/ 09.- My Life’s a Stolen Picture/ 10.- The Divided States of America

Por

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *