Conciertos

…el grueso del repertorio fue pura nostalgia y sirvió para revalorizar aquellos himnos de sus años dorados, entre el 88 y el 90, y que formaron parte de discos históricos…

Ha llovido, nunca lo suficiente, desde que el ilustre Señor Tyla visitase en el 2013 la capital del Turia dentro del 25 aniversario de «In the dynamite jet saloon», quizás la más magna obra de los inolvidables Dogs D’Amour.

Sinceramente no las tenía todas conmigo en este nuevo revival de aquellas canciones pero lo cierto es que, conforme avanzó el concierto, el Sr. Tyla demostró oficio, tablas y, quizás lo más importante, que estaba muy bien flanqueado por Simon Hanson a la batería, Gary Pennick a la guitarra y Matty James al bajo.

El grueso del repertorio fue pura nostalgia y sirvió para revalorizar aquellos himnos de sus años dorados, entre el 88 y el 90, y que formaron parte de discos históricos como el mencionado “In the dynamite jet saloon”, “(Un) Authorised bootleg album”, “A graveyard of empty bottles” y “Errol Flynn”, tales como Billy Two Rivers”, “Firework girl”, “Last bandit”, “The bullte Proof poet”, “Heroine”, “Ballad of Jack”, “Gypsy blood”, “I don’t want you to go”, “Medicine man”, “Wait until i’m dead”, “Chains”, “Drunk like me”, “Errol Flynn y Satellite kid”. 

Entre todos ellos se colaron algunas perlas posteriores comoWhat you doy algo más modernas de este siglo XXI como Get by”, “All of them great, y 111”. Como anécdota, entre trago y trago de vino, una frase de Tyla para la leyenda en un posible intento de aprender el idioma español: “Me gusta tocar la guitarra con mi polla”. Lo cierto es que hubieron tocamientos con sus pantalones de campana, ajenos a modas, y demostrando personalidad y carisma.

Podríamos resumir más o menos todo como otra exhibición apasionada y cazallera de rock ‘n’ roll influenciado por los Faces, los Stones o Mink DeVille, y aliñado con abundantes detalles del glam. El Charles Bukowski del rock no alcanzó el nivel de anteriores visitas pero cumplió notablemente el trámite de sus habituales terapias de consuelos etílicos para amores rotos.

* Imágenes pertenecientes al archivo personal del redactor JJ.Texto: Juanjo MestreCrónica para el Espacio Woody/Jagger y para el Exile Magazine.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Antonio Vega – «Tu voz entre otras mil» (documental, 2014)

Había que darse prisa. Ya sabemos cómo se las gastan en este país, los documentales duran en cartelera casi un abrir y cerrar de ojos. ..

25 aniversario de ‘Show world’ de Redd Kross + novedades. Podcast

Podcast sobre Redd Kross y su álbum ‘Show world’ con rarezas más novedades discográficas de Waxahatchee y Mad Robot.

The Blendours – Wrong generation (2019)

...inspiradas en las melodías del doo-wop y del rock and roll fiftie, con influencias que van desde Jonathan Richman a Buddy Holly, pasando por Violent ..

The Black Lips – Sing in a world that’s a falling apart (2020)

...el giro de los de Atalanta hacia sus raíces, hacia el country más desinhibido, no decepciona, suena moderno, espontáneo y sincero, alejado de cualquier refrito aburrido, cual ..