Discos Críticas

llevadas al terreno personal del pibe Juan Pablo Mazzola, es decir, a un entorno con amplitud de miras, de riqueza powerpopera y donde las guitarras conforman un armazón coherente, sólido y musculoso… 

Un servidor comenzó el finiquitado 2019 disfrutando de las flamantes y nuevas melodías del Sr.Mazzola al frente de Baby Scream con «Things u can say to a stranger». Y ahora, recién estrenado el 2020 se vuelve a repetir esa pauta con unas «Just covers« que, por cierto, son una gozada de cabo a rabo. No estaría nada mal que este patrón de publicaciones anuales se convirtiera en una prolongada costumbre por parte del argentino.

Aunque instalado actualmente en el Levante español, las grabaciones del trabajo que nos ocupa fueron realizadas en los estudios Jaime Lew de Buenos Aires, todas pertenecientes a las sesiones del arriba mencionado  EP y del «Life’s a trap» del 2016, repitiendo el egregio Nick Schinder como productor y con la compañía instrumental de Santio a la batería y de Alejandro Bellini al bajo.

Baby Scream - Just covers (2020) 2

Lo mejor es que no son versiones al uso. Todas y cada una de las que forman parte del disco son llevadas al terreno personal del pibe Juan Pablo Mazzola, es decir, a un entorno con amplitud de miras, de riqueza powerpopera y donde las guitarras conforman un armazón coherente, sólido y musculoso.

Abre fuego entre el glam-rock y el pop-punk que contiene «I wanna be famous«, el tema estrella de C.C. DeVille al frente de los efímeros Samantha 7 tras su paso por la popular banda de hard-rock Poison, una especie de himno mordaz sobre la fama de la élite hollywoodiense, y que en Estados Unidos obtuvo mayor repercusión al servir de sintonía en un reality show televisivo.

Llama especialmente la atención una casi irreconocible lectura del «Roots bloody roots«, exitoso tema en los noventa de Sepultura, el grupo brasileño de heavy metal, donde reivindicaban un mundo que proteja las raíces culturales e históricas de los pueblos. El otro escogido de esos años es «Warm fuzzy feeling« de los tejanos Fastball.
Además incluye todo un éxito británico de 10cc como «I’m not in love« que nos transporta al Manchester de mediados de los setenta. De esa década también se podría catalogar una joyita, auténtica rareza «Stay forever, my love«, adaptación del tema de Orville Stoeber para la película clásica de terror «Let’s scare Jessica to death».
De los sesenta el «Secret agent man« de P.F.Sloan que popularizó Johnny Rivers y el rescate del «Tell it like it is« de Aaron Neville. Y finalmente, no están nada mal las tres selecciones ochenteras: mi adorada «Love my way« de Psychedelic Furs, mi aborrecida «Karma chameleon« de Culture Club y como suculento colofón «Time after time« de Cyndi Lauper, con las que se culmina el recorrido a través de las décadas de un disco de versiones peculiar, donde Juan Pablo Mazzola continúa sumando puntos positivos en su trayectoria.


Por


Una respuesta

  1. Desde luego que la carta de temas es sorprendente y digamos ecléctica, aunque la palabra es rara, pero desde luego me pongo a buscar el disco, que no sabía que existía.
    Abrazos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Ramírez Exposure. La atemporal luminosidad de ‘Exit Times’ (2021)

Crítica y reseña del álbum 'Exit times' de Ramírez Exposure.

The Routes - Shake Five
The Routes – Shake Five (2021)

Reseña: The Routes - Shake Five (2021). The Routes vuelven con un nuevo lote de canciones instrumentales, el tercer trabajo del grupo en este año.

The Goon Sax. Ampliando la paleta de colores juveniles con ‘Mirror II’ (2021)

Reseña y crítica del álbum ‘Mirror II’ de los australianos The Goon Sax.

Lee Perk - Tumbleweed
Lee Perk – Tumbleweed (2021)

Reseña: Lee Perk - Tumbleweed (2021). texturas cincuenteras que pueden sonar vintage pero nunca vetustas y menos aún añejas