Brent Cobb - Keep'Em on They Toes (2020)

Críticas Discos

Cobb firma su mejor disco. El más bonito y coherente. Su voz deslumbra y está arropada a la perfección por sutiles guitarras, mandolinas y banjos, y pianos juguetones… Y Nikki Lane …

Puede que sean los años. Llámenle madurez si lo prefieren. Puede que todo se deba a una aceptación del propio gusto, pero sí, hace tiempo que me he vuelto un blandengue. Puede que siempre lo fuese, no diré que no. Me gustan las guitarras afiladas, el rock sudoroso y las bandas de alto voltaje pero he de aceptar que me pierden las raíces, sobre todo las de la americana.

En esas, llevo escuchando muchos discos de folk-country-rock-americana durante todo el año, independientemente de su país de procedencia y puedo decir, sin duda, que el nuevo trabajo del cantautor de Georgia Brent Cobb es de lo mejorcito que uno puede escuchar. Uno de los discos del año.

Su anterior trabajo ya me puso en alerta con él, aquel «Providence Canyon» de imponente portada con su country-rock clásico, su poquito de southern y muchos guiños a los grandes del género gustó mucho en el hogar nikochiano pero se tiene que admitir que le faltaba un poco de magia, de ese intangible que hace que algo notable sea excepcional pero al parecer ese mojo sí lo ha incorporado a su «Keep’Em on they toes» de este año que ya desde su humilde portada nos hace pensar a muchos que hay que estar muy atento a lo que se ha cocido en su interior.

Puede que el productor Brad Cook (Bon Iver, Waxahatchie) haya aportado algo extra, algo que provocara un click en Cobb. No lo sé. Pero sus nuevas canciones son sobresalientes así como sus vestiduras, como si MC Taylor de nuestros adorados Hiss Golden Messenger grabara un disco en solitario altamente countrificado con sus medio tiempos rurales y asilvestrados, con sabor a granja y olor a la hierba de la pradera.

Todo excelente para qué engañarnos. Y ya pueden ustedes llamarme blandegue pero por favor, dejen de hacerse los duros, acurrúquense en el sofá con una manta, bajen un poquito la luz, sírvanse un buen café y disfruten de la decena de estupendas canciones que ofrece Cobb. No se arrepentirán.

Cobb firma su mejor disco. El más bonito y coherente. Su voz deslumbra y está arropada a la perfección por sutiles guitarras, mandolinas y banjos, y pianos juguetones… Y Nikki Lane …
Brent Cobb

Sí. «Keep’Em on They Toes» es para mí uno de los discos del año. Pure & Easy. Joyaza. La canción que da nombre al disco también se encarga de abrirlo. Una maravillosa y delicada pieza de country americano que sabe a gloria, a media vida. Y qué decir de ese gigantesca canción que es «Shut up and sing» con una letra inteligente, reflexiva y una melodía para quitar el hipo. Pura América. Cuando llega «Good times and good love» un servidor ya anda entregado. Enamoradiza y vaquera. Preciosa y con dejes vocales a los de MC Taylor.

«Sometimes I’m a clown» es de morirse de bonita. Tocada a la perfección, con el tono perfecto, adecuado y con todos los instrumentos en su justa medida. Es estupenda, como todo el disco, y además es de esas de tararear hasta rendirse. «This side of the river» es puro MC Taylor, puro «Hiss Golden Messenger» con sombrero y espuelas en las botas…. Qué maravilla! qué belleza!

«Dust under my rug» es más alegre y movida, más de menear la cabeza y que se nos vayan los pies al ritmo y enlaza de maravilla con ese temazo que es «Soapbox» junto a una de mis «reinas» de la americana. Nikki Lane lo tiene todo, todísimo…. qué más podemos pedir… Sin duda es la cima del disco. Una de mis canciones favoritas del año.

La tripleta final no baja ni un ápice el interés ni la calidad. Nos sigue teniendo ojipláticos y con los oídos regalados porque este disco es oro puro. Primero el boniquismo y gran mensaje de «When you go» que es una canción descomunal, segundo con la tremebunda «The world is ending» que tiene un tono más oscuro y algo diferente al disco pero que encaja bien y gusta por igual. Y finalmente Brent Cobb cierra con delicadeza y mucha clase «Little Stuff», a lo trobador, firmando un disco descomunal donde canta a la perfección, donde hay guitarras maravillosas, pianos juguetones, mandolinas y banjos, y Nikki Lane…. Discazo.

Brent Cobb – Keep’Em on They Toes (2020)

Cobb firma su mejor disco. El más bonito y coherente. Su voz deslumbra y está arropada a la perfección por sutiles guitarras, mandolinas y banjos, y pianos juguetones… Y Nikki Lane …
Keep’Em on They Toes

01.- Keep ‘Em on They Toes/ 02.- Shut up and Sing/ 03.- Good Times And Good Love/ 04.- Sometimes I’m a Clown/ 05.- This Side of the River/ 06.- Dust Under My Rug/ 07.- Soapbox/ 08.- When You Go/ 09.- The World is Ending/ 10.- Little Stuff

Por


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Introducing The Fantastic Fellinis (2021): ultrasónico debut

Reseña sobre el álbum debut de The Fantastic Fellinis.

Quique González – Sur en el valle (2021)

Reseña: Quique González - Sur en el valle (2021)

The Forresters – Something to give (2021): bajo el influjo de la Gran Estrella

Crítica y reseña sobre ‘Something to give’, álbum de The Forresters.

The Bevis Frond - Little Eden (2021)
The Bevis Frond – Little Eden (2021)

Reseña: The Bevis Frond - Little Eden (2021)