Críticas Discos

Langhorne Slim vuelve a deleitarnos con una colección de canciones maravillosas, sensibles y bellas. Disco catártico, antidepresivo, cálido y confortable. Esencial

Hace más o menos un año que la pandemia nos golpeó, que el dichoso bicho, el covid-19, llegó a nuestras vidas para quedarse. Todo ha cambiado y muchos nos han dejado. El ser humano solo hace que quejarse por no poder ir de aquí a allá, por quedarse en casa encerrados con todo lujo de comodidades cuando otros o ya no están para contarlo o ni tienen calefacción ni agua caliente. Somos unos privilegiados, unos lloricas y unos acomodados. Algunos hemos acatado las normas, hemos sido prudentes, hemos dejado de ver a nuestros seres queridos y echamos enormemente de menos abrazar y besar. Aguantaremos y venceremos!!!.

Durante el confinamiento muchos optamos por dar rienda suelta a nuestros hobbies, a estar con la familia más directa y los músicos optaron por hacer lo que mejor saben hacer, canciones. Existen infinidad de discos que han nacido del periodo de confinamiento, enormemente influenciados por la pandemia, ya sea por su temática, por su composición ligera o autoedición. El nuevo disco de uno de nuestros cantautores favoritos no es ninguna excepción. «Strawberry Mansion» es un disco catártico, antidepresivo, cálido y confortable.

Langhorne Slim nos tiene habituados a una calidad suprema. Posee una discografía envidiable, y un estilo y una voz reconocibles de aquí a la Luna. Desde los tiempos de «Electric Love Letter» o «When the Sun’s Gone Down» (2005) nos tiene completamente maravillados. Aquel debut fue oro puro como todo lo que le siguió: «Langhorne Slim» (08) y «Be Set Free» (09) , los favoritísimos «The Way We Move» (12) y «The Spirit Moves» (15), y el magnífico «Lost at Last vol.I» (17) que fue su último disco hasta la fecha.

Mucho había pasado desde aquel maravilloso disco pero al fin podemos disfrutar de un nuevo trabajo, su «Strawberry Mansion», un lujo covidiano… Un placer eterno, una maravilla sonora que recupera a Sean Scolnick después de sufrir una fuerte depresión, problemas de voz, de autoestima y encima… el confinamiento!! Vuelve Langhorne Slim a creer en sí mismo, dando rienda suelta a su creatividad y a su particular voz. Diecinueve canciones, y alguna más como extras, todo un reto, un tesoro que nadie en su sano juicio debería perderse. Uno de mis discos del año, seguro, y eso que estamos en Febrero. Dicho queda.

Langhorne Slim - Strawberry Mansion (2021)
Langhorne Slim

Los primeros acordes seducen pero es con la primera estrofa que nos deja embrujados sin remisión, marcando claramente el sentir de todo el disco: «Someday the world might come and blow your house down. First a tornado then a plague. Let us use our hands to help and hold…» Es «Mighty Soul» un tema precioso. Pure & Easy. Su característica y mágica voz nasal, esos coros tímidos…. Maravillosa.

El tímido piano de «Dreams» es puro Scolnick… melodía marca de la casa, y todo va fluyendo…. «No right way», «Lonesome times» y «Alright to hide» son una tripleta ganadora. Tres canciones cálidas que dan ese poso de gran disco, de aparente sencillez pero que esconde sobresalientes piezas sonoras. Una tripleta que suena a clásico, a campiña americana… Es, tal vez, «Panic Attack», una de las canciones del álbum. Por su musicalidad, su letra, su todo vamos… ese grito de ayuda, esa terapia hecha canción.. ese country trotón fronterizo….. Una puta maravilla!!!

«Sing my son» es una balada de esas de pelos de punta, dominada por el piano… y qué decir de «Summer days»??? Otra marca de la casa que cabría en su «When the sun’s gone down» y eso es mucho caber… porque aquel disco es para un servidor un referente de vida. La primera cara, o la primera parte del disco termina con el maravilloso blues «House on fire», otra de las grandes canciones del disco. Canción top para escuchar una vez tras otra.

Langhorne Slim - Strawberry Mansion (2021)
Langhorne Slim – Strawberry Mansion

Esta primera parte del disco fue adelantada por Langhorne Slim en las plataformas habituales, anticipándose a la salida del disco y enseñando sus cartas. La segunda parte no se queda atrás y está sin duda al nivel. Habíamos escuchado ya la grandiosa «Colors» que fue realmente el single del disco. Pero esta segunda parte comienza con la delicada «Morning Prayer», sigue con «Colors» y enlaza con «High Class» que es juguetona y malintencionada.

Hay en esta parte algo más de riesgo, no mucho porque Slim tiene un estilo muy suyo, pero sí hay más variedad. Es un ejemplo esta «High Class» de lo que os quiero decir… y «Blood on yer Lips» que es para cantar su estribillo a pechopalomo con ese folk-rock desgarrador que sabe muy bien bordar, y añadimos a ese riesgo la canción que da nombre al disco que es un tema instrumental sensacional… y cabe decir que «Strawberry Mansion» es el nombre del vecindario de Filadelfia donde crecieron los abuelos de Scolnick, donde pasó muchas temporadas junto a ellos durante su niñez y juventud.. dedicando el disco también a su abuela con quién todavía pasa buenos momentos.

La recta final no tiene desperdicio… Primero con la exquisita balada sureña y algo neilyounguera «The Mansion» que con esos acordes nos da gloria bendita… Canción top. Luego con la íntima «Last on standing» y la trotona y simpática «Something higher» vamos ya de bajón pero todavía nos queda esa joya que es «Red Bird» y el final en forma de «demo» con la bonita «For the children».

Hay más, hay extras que no desentonan: «Nowhere to go», «Change of plans» y «Long Journey»… que hubiese preferido que estuviesen terminadas y poder disfrutarlas en condiciones y no como extras inacabados aunque dejen entrever que hubiesen sido fabulosas y dignas de un disco necesario para todos pero más aún para Langhorne Slim y su salud mental.

«Strawberry mansion» es ese disco a disfrutar en tiempos difíciles, ese antidepresivo esencial, ese ligero optimismo ante uno de los sucesos más duros de este milenio. Ese disco que como me comentaba el otro día el maestro Joserra Rodrigo tiene cierto toque a Basement Tapes, suena como si Nash hubiese grabado en la Big Pink. Un disco sobresaliente y esencial. Su particular «Blood on the Tracks»….

Langhorne Slim – Strawberry Mansion (2021)

Langhorne Slim - Strawberry Mansion (2021)

01.- Mighty Soul/ 02.- Dreams/ 03.- No Right Way/ 04.- Lonesome Times/ 05.- Alright to Hide/ 06.- Panic Attack/ 07.- Sing My Song/ 08.- Summer Days/ 09.- House On Fire/ 10.- Morning Prayer/ 11.- Colors/ 12.- High-Class/ 13.- Blood On Yer Lips/ 14.- Strawberry Mansion/ 15.- The Mansion/ 16.- Last One Standing/ 17.- Something Higher/ 18.- Red Bird/ 19.- For the Children (Demo)

Por


Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Maika Makovski - MKMK (2021)
Maika Makovski – MKMK (2021)

Reseña: Maika Makovski - MKMK (2021). El tránsito por este trabajo me produce un efecto que se traduce en tres palabras: vitalidad, optimismo y libertad.

Pilgrim - No Offense, Nevermind, Sorry
Pilgrim – No Offense, Nevermind, Sorry (2021)

No Offense, Nevermind, Sorry" el discazo de la banda de Tulsa, Pilgrim, comandada por un inspiradísimo Beau Roberson

Remi Carreres – The Visitor (2021): atípica ofrenda a Bowie, al hombre que vino de las estrellas

Crítica y reseña de 'The Visitor', el álbum de Remi Carreres que homenajea a David Bowie.

Ramírez Exposure. La atemporal luminosidad de ‘Exit Times’ (2021)

Crítica y reseña del álbum 'Exit times' de Ramírez Exposure.