Críticas Discos

Dos años después vuelve Quique González con una nueva colección de canciones.

Para la confección de este disco, Quique González vuelve a los estudios de La Casa Murada (Tarragona) y se rodea de alguno de sus músicos habituales…

En realidad el único motivo por el cual he dedicado varios días y más de una treintena de escuchas a “Sur en el valle”, título del nuevo conjunto de canciones de Quique González, es precisamente: Quique González.

Me explico: el cariño que siento por Quique, al que sigo desde hace varios lustros, desde los tiempos en que publicaba ante la indiferencia general “Salitre 48”, es lo que me ha animado a seguir dando ‘oportunidades’ a un disco del que creo que extraje tras la primera escucha, la misma conclusión que ahora, insisto, más de treinta pases después, pretendo poner en negro sobre blanco aquí.

En principio diré que supera su anterior trabajo firmado junto al inefable poeta Luis García Montero, que llevaba por título “Las palabras vividas” y del que ya hablé en su día AQUÍ.

Esto no quiere decir que “Sur en el valle” funcione, o al menos a mi no me funciona. Cierto que de las once canciones que incluye, hay alguna, más exáctamente tres, que tienen pegada y suenan al Quique González que añoro en el resto del tracklist.

Quique González
Quique González

Por despejar dudas cuanto antes: “Sur en el valle”, “Te tiras a matar” y “Puede que me mueva” son las únicas coplas que siento plenamente vivas y con gancho, tal vez “Jade” y “Alguién debería pararlo” puedan ser incluidas en el lote, aunque me parecen sensiblemente inferiores.

Para la confección de este disco, Quique González vuelve a los estudios de La Casa Murada (Tarragona) y se rodea de alguno de sus músicos habituales: Jacob Reguillón y Eduardo Olmedo (bajo y batería), Alejandro Climent (piano) y una vez más Toni Brunet a la producción y las guitarras.

En las tareas de composición también es acompañado por amigos que siempre han tenido presencia en los discos de Quique, en especial Cesar Pop con quién compone “Amor en ruta”, “Jade”, “Luna de trueno” y “Los amigos se van”; el tema “No es verdad” tiene letra del escritor vasco Kirmen Uribe.

Pero el motivo por el cual “Sur en el valle” no me termina de convencer es la falta total de emoción que percibo, la ausencia de inspiración en muchas de las composiciones y una producción que se centra en la voz de Quique, hasta el punto de que la parte instrumental casi adolece de protagonismo (y volumen), salvo un leve acompañamiento de acústica y piano con esporádicas incursiones de electricidad, wurlitzers, algún hammond y en una ocasión una armónica salvadora para “Alguien debería pararlo”.

Siento que muchos momentos ya los he escuchado con anterioridad, el disco a veces parece un sofrito sónico que recopila momentos de “Salitre 48”, “Avería y redención” y “Delantera mítica”, posiblemente mis discos favoritos de Quique, pero sin el lirismo del primero, la ambientación eléctrica y claustrofóbica del segundo y la redondez general del tercero.

Textos más complicados o introvertidos que en pretéritas ocasiones, que se vuelven ciertamente indescifrables y una sensación general de planicie y monocolor que no ayuda a la digestión de un disco que se me hace aburrido, salvo los temas que ya he mencionado.

Sigo sintiendo admiración y cariño por Quique González, son muchos años disfrutando de sus canciones, tal vez este disco no esa el más apropiado para mi idiosincrasia como escuchante de canciones, y en realidad sea el gran disco que muchos están diciendo que es, pero yo no voy a mentirles y mi opinión, por desgracia, es la que he expuesto aquí.


6 respuestas

  1. Tengo una hija de la edad de Quique. Me siento identificadisimo con todo el disco. Habla de cómo se matiza el tiempo con el paso del tiempo. A mi me ha volado la mente.

  2. Estoy totalmente de acuerdo con este comentario, es un disco sin alma, que va juntando trozos de discos anteriores que evidentemente, la gente que admira a Quique González rápidamente reconocemos. Lo siento, para mi lo mejor la portada. Si ya no puedes volver a ser kamikaze enamorado, al menos sé uno de los dos.

  3. Otros discos suyos es cierto q ganan con varias escuchas, pero este se me hace muyyy cuesta arriba, salvo un par de temas el resto es muy deprimente. Los arreglos si me gustan, como disco le doy un 5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Capsula - Phantasmaville
Capsula – ‘Phantasmaville’ (2021)

Crítica del disco de Capsula, 'Phantasmaville'

Pokey LaFarge - In The Blossom Of Their Shade
Pokey LaFarge – In The Blossom Of Their Shade (2021)

Pokey LaFarge entrega un disco ligero y despreocupado, simpático, carismático y soleado que va calando con las escuchas.

Tk & The Holy Know-Nothings – The Incredible Heat Machine
TK & The Holy Know-Nothings – The Incredible Heat Machine (2021)

TK entrega sonidos americanos repletos de clase, letras de carretera y manta, y un poso musical de verdadero lujo.

Spaghetti & Frank - Motherfuckin' Rock 'n' Roll (2021)
Spaghetti & Frank – ‘Motherfuckin’ Rock ‘n’ Roll’ (2021)

Reseña del disco de Spaghetti & Frank: Motherfuckin' Rock 'n' Roll (2021)