Rose-City-Band-Garden-Party

Críticas Discos

Rose City Band, la banda de Ripley Johnson, se saca de la chistera un disco de reposado country-psicodélico repleto de magia y emotividad

Lo que parecía un divertimento, una vía de escapatoria, se ha convertido con el tiempo y a base de sobresalientes canciones en el leitmotiv de la obra del avispado guitarrista de Wooden Shjips y Moon Duo, Ripley Johnson, quién con la mente puesta en el sonido de Grateful Dead y el corazón repleto de libertad y de lisérgia montó en 2020 una banda, Rose City Band, que con los años se ha ido puliendo hasta llegar a la excelencia este 2023.

El barbas, originario de Portland (Oregón), debutó tímidamente bajo el nombre de la banda con un disco que, si bien es interesantísimo, no llegó al personal cosa que sí consiguió ese mismo año, ese 2020, con «Summerlong» que nuestro compadre Chals Roig nos descubrió (aunque un servidor, de aquel año prefirió la fanfarria sureña de Pacific Range y su «High Upon The Mountain«). El flechazo vino con «Earth Trip» del 2021 en el que evolucionaban su sonido directo en un «enlatado» muy «grateful» y muy «dead». Un despiporre.

«Garden Party» es una joya atemporal, un artefacto sonoro adulto, maduro y bello, lleno de recovecos mágicos y en ocasiones triposos que nos llevan a otra dimensión

Rose City Band, la banda de Ripley Johnson, se saca de la chistera un disco de reposado country-psicodélico repleto de magia y emotividad
Ripley Johnson

Siendo «Earth Trip» un artefacto magnífico se intuía margen de mejora pero no que Ripley junto a sus compinches entregaran este 2023 su mejor colección de canciones y seguramente también uno de los mejores discos del año. «Garden Party» es una joya atemporal, un artefacto sonoro adulto, maduro y bello, lleno de recovecos mágicos y en ocasiones triposos que nos llevan a otra dimensión. Serán las compañías, la madurez? serán las drogas o será el bigote? Chi lo sa, lo que sí sabemos es que esta fiesta en el jardín no hay que perdérsela.

En la Garden Party no encontraremos barbacoas, cervezas ni al cuñado sabelotodo pero puede que sí nos encontremos té, cigarrillos risueños, setas ultra-dimensionales, portales a otros mundos, al sombrerero loco y al fantasma de Jerry Garcia persiguiendo al arco iris. Sí, es sonido «dead», es gratificante, pero hay algo también de country cósmico, incluso folk-rock pastoral. Hay buena mezcla de «Dead», «Byrds», Flying Burritos», «Beachwood Sparks» e incluso de los británicos «Hanging Stars».. Como dice el maestro Joserra han encontrado un equilibrio perfecto de psico-country entre los «Dead» y los «Church».

Rose City Band, la banda de Ripley Johnson, se saca de la chistera un disco de reposado country-psicodélico repleto de magia y emotividad

La inicial «Chasing Rainbows» pone rápidamente los puntos sobre las íes con ese calmado y apacible «psych-rock» comentado. Un duelo a muerte entre la guitarra de Ripley y la pedal-steel de Barry Walker que nos teletransporta a otra dimensión. Una especie de boogie campestre que embruja y engancha a partes iguales. Cuando llega «Slow Burn» ya nos atraparon por completo pero montados en unicornio cabalgamos de su mano ardiendo lentamente hacia el final del arco iris.

La capacidad por iluminar almas oscuras no tiene fin, una muestra más es ese bellezón que responde por «Garden Song» para enlazar suavemente con uno de los temazos del disco, hablo de «Porch Booggie» donde la guitarra serpentea con esencia «dead» por doquier obligándonos a mecer la cabeza y a sonreír al escuchar ese tímido pero indispensable organillo doorsiano. «Saturday’s gone» supone una alto en el camino, una pausa, un paréntesis ante la excitación anterior. Pausada y bonica.

La tripleta final es un despiporre. «Mariposa» es una delicada y perfecta suite de otros tiempos, flauta incluida, mientras que «Moonlight Higway» nos conecta con «Summerlong» a modo «jam» y con uno de los mejores momentos guitarreros del disco, que no es poco. Cierran de manera magistral con «El Río» en una muestra de estilo propio: ritmo pausado y circular, con percusiones claras y concisas, y algún que otro sintetizador ligando todo a la perfección. Orfebrería pura.

Rose City Band – Garden Party (2023)

Rose City Band, la banda de Ripley Johnson, se saca de la chistera un disco de reposado country-psicodélico repleto de magia y emotividad
Rose City Band – Garden Party

01.- Chasing Rainbows/ 02.- Slow Burn/ 03.- Garden Song/ 04.- Porch Boogie/ 05.- Saturday’s Gone/ 06.- Mariposa/ 07.- Moonlight Highway/ 08.- El Rio


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Thee Michelle Gun Elephant – «Casanova Snake» (2000)

La mejor banda de punk rock garagero del último cuarto de siglo no es (ha sido, en propiedad) anglosajona, ni escandinava, ni es blanca, ni ..

Bob Marley and The Wailers – Catch a Fire (1973)

Al hijo de la afro-jamaicana Cedella Booker y el capitán inglés de los Marine Reales Norval Marley le esperaba una vida inimaginable, desde luego nadie ..

Absolución, el libro póstumo de Rafael Berrio

Reseña sobre 'Absolución', el libro póstumo de Rafael Berrio.

Nacha Pop – «Buena Disposición» (1982)

Nada más escuchar los acordes nos percatamos de que estamos ante el mejor disco de Nacha Pop, su sinfonía de un Madrid real. Revolver, The Beat, Kontiki, ..