Conciertos

Crónica del concierto de Mendizabal en Botànic de Cullera el 19 de mayo de 2024.

… a través de una creciente profundidad lírica y una luminosidad más que nunca mediterránea…

Volvió a vivirse otra jornada para el recuerdo de naturaleza, arte pictórico y cultura musical en ese marco incomparable de la Ribera Baja valenciana que es el Botànic de Cullera, dentro del ciclo Musiques al Botànic de Cullera 2024’.

Junto al espectáculo de la perellonà en los arrozales cercanos a la desembocadura del río Jucar y pertenecientes al parque natural de la Albufera, inundados en estas fechas para el cultivo y la inminente siembra de arroz en junio, pudimos disfrutar con antelación al concierto que nos ocupa de la exposición “Inquietud” a cargo de Vicent Balaguer y Elena Gromaz, enfocada principalmente a enfrentarse con situaciones de la vida que no se plantean como problemas iniciales.

mendizabal botanic cullera

Superada la hora del mediodía, para la privilegiada asistencia llegó el turno del orfebre eusko-valenciano, como siempre me gusta llamar a Txema Mendizabal, muy bien escoltado por Jose Luis Navarro con las baquetas (que por cierto, lucía muchísima elegancia con su camiseta blanca del Exile SH Magazine), Virginia Iranzo al violín y coros, Luis Borras a la guitarra y banjo y Alex Casal al bajo, utilizando como muy apropiado pistoletazo de salida “Luces de verano”. Digo apropiado por lo pertinente en cuanto a luminosidad de esa melodía y a una lírica bucólica, con la ciudad en lontananza, como cuando en una pintura aparece el punto más distante del plano principal y antes de continuar con la amenaza de “Tormentas” (de verano), una de tantas composiciones de Txema entre el amor y la soledad, de esas que versan sobre el desajuste emocional de todo lo preconcebido.

“Tú” fue presentada después como una de tantas canciones con ese título. Me hizo gracia la anécdota y me vino a la cabeza la tórrida y erótica canción de Umberto Tozzi, tan lejana a esta escalofriante cantinela.

mendizabal botanic cullera

De aquel “Golpe de estado” de 2016 se sumaría también ese cántico a la supervivencia del día a día que es “Todos los días”, la inspirada y primaveral “Terceros tiempos” y dos temas que, a buen seguro estarían bendecidos por Don Antonio Vega si los hubiera podido escuchar, como el que daba título a ese álbum o, en la recta final, la gran delicatessen que es “A corcheas”.

A través de una creciente profundidad lírica y una luminosidad más que nunca mediterránea, no faltaron los “Herederos”, esos trepadores de la baja autoestima en las remotas noches de gloria que era como un empezar de cero, el destello cegador del “Disparo revelador” con ese conmovedor estribillo de “aunque no lo sepas, dormí contigo”, la “Pequeña Irene” que superó una gran batalla, o la eterna huella de “Partida”.

Asimismo, gozamos de las introspecciones de “la madriguera del valiente” con esos reproches a uno mismo en “Cicatrices” o en “Está mal”, y en esa increíble, fabulosa y sanadora melodía que es “Remedios”, a las que se añadió en la recta final “Podría estar mejor”, una nueva canción de Txema que apunta seriamente a estar en una deseada y próxima grabación.

Después, tras tan buen sabor de boca musical, el momento de «germanor» con una sabrosísima paella valenciana colectiva que, como manda la tradición dominical de los antepasados agricultores de la majestuosa terreta valenciana, también es parte fundamental de los originales eventos que se realizan en este jardín botánico.


3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar