Conciertos

que el Señor Barrencio es un pura sangre, un cañón encima del escenario
La primera vez que vi a BARRENCE WHITFIELD fue hace cinco años y pico. Éramos cuatro gatos (más bien alrededor de dos docenas). En aquella gira estaba acompañado por la banda vasca de Petti & The Bloodyhotsak. Antes de aquella primera toma de contacto conocía algo de su trayectoria pero quedé estupefacto, prendado con su directo.
Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15) 1
Imagen cortesía de Perrín Muchacho Bass

Lo sorprendente, o quizás no tanto, de este fenómeno rocanrolero y rhythm&blusero, es el crecimiento a nivel popular que ha tenido en el último lustro. Con cada actuación he advertido un aumento gradual de gente dispuesta a disfrutarlo, tanta que en esta última del Loco Club de Valencia (mi cuarto encuentro con la Bestia) se podría decir que, sin estar el recinto totalmente abarrotado, había un aforo muy considerable de espectadores (por cierto, se vieron rostros que no alcanzaban los treinta, un dato esperanzador a tener muy en cuenta).

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15) 3
Imagen cortesía de Perrín Muchacho Bass
Todo ello me induce a divagar en unas causas. Por ejemplo, y para empezar con algo obvio, que el Señor Barrencio es un pura sangre, un cañón encima del escenario, y una nueva prueba más de ello fue la mencionada velada del pasado 11 de noviembre. Sobre la tarima este monstruo se crece, se transforma, no me vienen ahora a la cabeza muchos frontman actuales con tanto carisma ahí arriba. A ello se le ha de sumar obligatoriamente su enorme vozarrón, de la escuela de Little Richard, Otis Redding, Screamin Jay Hawkins, Bo Diddley, James Brown o de cualquier portento del blues o del soul, incluidos nombres como el León de Belfast o Gerry Roslie.

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15)
Imagen cortesía de El Joven
Pero no acaba ahí la cosa. Barrence Whitfield está acompañado de una banda enorme, The Savages. Esa podría decirse que es, en mi humilde opinión, la gran clave de su progresión en los últimos tiempos. Sus tres últimos discos, Savage kings del 2011, Dig thy savage soul del 2013 y el último del año en curso que ha presentado en esta gira, Under the savage sky, son tres claras demostraciones de poderío y, sobre todo, de una combinación explosiva. Peter Greenberg (histórico del punk garagero con DMZ o The Lyres) a la guitarra, Phil Lenker al bajo, Tom Quartulli al saxo y Andy Jodi a la batería extraen en estudio y en directo lo mejor de Barrence. Y éste, a su vez, arranca lo mejor de The Savages. Además juntos se están pateando muchísimos lugares no solo de la geografía española sino de la europea.

En El Loco estuvo presente el espíritu garagero de los Sonics, el cachondeo rocanrolero de los Fleshtones, la esencia de Chuck Berry y la actitud punk de MC5 o Stooges, entre otras muchas influencias destacables. Su gorro con el distintivo de Zulú, sus gafas de sol, sus bailes de San Vito, sus simulaciones de púgil, su ritmo, sus arritmias, sus bromas, sus caretos,… Y todo milimétricamente calculado, en su justa medida, sin excesos cutres ni notorios defectos, hasta incluso tener la deferencia de acordarse de Allen Toussaint, recientemente fallecido.

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15) 7
Imagen cortesía de Perrín Muchacho Bass
Si no falla la memoria, entre tanto misil BGM-109 Tomahawk y entre tanto frenesí, sonaron todos los temas del arriba mencionado último disco, mientras que de los anteriores trabajos no faltaron delicias como “The corner man”, “Hangsman’s token”, “Black Jack”, “I’m sad about it”, “Bloody Mary”, “Bip bop bip”, “You told a lie”, “Willie Meenah”,…

Pues eso, lo de Barrence Whitfield & The Savages fue una barbaridad bárbara. Casi todos, excepto el Sr.Barrencio, acabamos extenuados y casi afónicos pero, por encima de todo, muy satisfechos y con el sistema neuronal plenamente regenerado para las próximas fechas. Ni el más soso le dio tiempo a aburrirse. Afortunados fuimos y a la Bestia nos encomendamos los suficientes privilegiados para que continúe protegiéndonos.

   * Texto: Juanjo Mestre. Publicada crónica también en el siguiente enlace del ESPACIO WOODY/JAGGER.

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15) 9
Imagen cortesía de Perrín Muchacho Bass

Por


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Surrounded (2021). El prometedor debut de los canadienses Motorists

Reseña y crítica del álbum ‘Surrounded’ del trío canadiense Motorists.

Jonathan Richman y los 20 años del ‘Her mystery not of high heels and eye shadow’ + Novedades

Podcast sobre Jonathan Richman, Cisco Fran, Edu Erra, Toni Monserrat, Oscar Avendaño y The Felice Brothers.

The Forresters – Something to give (2021): bajo el influjo de la Gran Estrella

Crítica y reseña sobre ‘Something to give’, álbum de The Forresters.

‘Goons west’ (2021). El cuarto álbum de los californianos The Popravinas

Reseña y crítica del álbum ‘Goons west’ de The Popravinas.