Conciertos

un genio oculto, un crooner atípico para minorías privilegiadas, que desde su segunda división es cosa seria y que, sobre todo, dignifica esto que llaman rock ‘n’ roll.

El legendario Tav Falco, junto a sus Panther Burns, dio una lección de sinceridad y honestidad musical, de esas que en los últimos tiempos se ven de uvas a peras en un estilo tan personal como es el suyo. Alrededor de medio centenar de afortunados asistentes nos congregamos en el Loco Club de Valencia para ver a una leyenda viva, un músico de culto que sobrevive con dignidad a través de las décadas.

Con Tav Falco & Panther Burns (crónica concierto Loco Club, 27-9-2018) 3Como bien me apuntaba mi tocayo Frontera sobre su parecido físico actual con el diestro Ortega Cano, unido a algunos pasos o movimientos en su perfomance que en algún momento evocaron incluso al Chiquito de la Calzada, y una especie de psychobilly tan cercano a Link Wray como a los Cramps, dotaron al espectáculo de una autenticidad y originalidad inusual. A ello habría que sumar cierta arrogancia e ironía marca de la casa.

Fue precisamente esa especie de pose excéntrica cual si hubiese salido del celuloide clásico, muy estudiada para cada una de las canciones de un repertorio que recorrió buena parte de su trayectoria, la que se convertiría en razón de peso para seducir a los allí congregados hasta quedar embriagados con su amalgama de estilos entre rockabilly, garage, punk, e incluso blues, swing o hasta tango.

Me quedo con muchos momentos, empezando por un clásico ochentero como «Where the Rio de Rosa flows«, noventero como «Make me know you’re mine» o un tema más reciente como «Memphis ramble«, aunque esas versiones del «Funnel of love« de Wanda Jackson o el «Bangkok« de Alex Chilton, con el que mantuvo tanta admiración mutua, serán difíciles de olvidar.

Pues eso, estamos ante un genio oculto, un crooner atípico para minorías privilegiadas, que desde su segunda división es cosa seria y que, sobre todo, dignifica esto que llaman rock ‘n’ roll. Larga vida a Tav Falco, que vuelva pronto con sus panteras ardientes y a ver si a la próxima conseguimos ser unos cuantos más los que lo disfrutemos.

*Texto: Juanjo Mestre. Crónica para el Espacio Woody/Jagger y para el Exile Magazine. Todas las imágenes incluidas son del archivo personal del redactor JJ. El vídeo a cargo de Alfredo Beltran.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Daniel Romano’s Outfit – Cobra poems (2021): el antídoto, el revulsivo, la respuesta

Reseña y crítica de 'Cobra poems', álbum de Daniel Romano y su banda The Outfit

The Routes – The Twang Machine (2022): surfeando en el krautrock

Reseña y crítica de ‘The Twang Machine’, el álbum del trío anglo-japonés The Routes.

Crónica concierto Flamin’ Groovies (Loco Club Valencia, 12-4-16)

Era una noche histórica en el Loco Club de Valencia. Había que quitarse esa espina clavada del 2014 que por enfermedad del egregio Sr. Jordan ..

Los Enemigos – Bestieza (2020)

...y es que el dolor, los golpes de viento e incluso la sal se erigen en protagonistas de esta gran 'Bestieza', un disco que recupera la ..