Discos Críticas

Crítica y reseña del álbum ‘Staring down the sun’ de Jim Trainor.

…donde el desperdicio brilla por su ausencia, donde la perfección melódica powerpopera alcanza niveles sobresalientes, y donde nos pueden venir a la memoria nombres dispares como Elvis Costello, Paul Westerberg, Butch Walker, Matthew Sweet…

Algunos —más bien una minoría selecta—, quedamos prendados el pasado año con el delicioso pop de efluvios beatlemanos y powerpoperos que desprendieron las seis melodías de Jim Trainor, incluidas en el EP “Glass half full”

Durante el año en curso, concretamente a finales del pasado mes de marzo, el de Idaho lanzó el single Truth y aquello fue como un gran flechazo de Cupido, gracias a su potente riff guitarrero y a una sólida melodía de tintes cósmicos donde se alineaban las estrellas al cantar por el derecho a saber y a aceptar la verdad en el amor. 

Ahora se hace oficial el esperado Staring down the sun” vía Futureman Records, un álbum donde el desperdicio brilla por su ausencia, donde la perfección melódica powerpopera alcanza niveles sobresalientes, y donde nos pueden venir a la memoria nombres dispares como Elvis Costello, Paul Westerberg, Butch Walker, Matthew Sweet…

Heaven descending es también energética. Su poderío instrumental resulta un gran contraste con el apartado lírico y esa mirada interior entre sentimientos a flor de piel, los de estar atrapado en el pensamiento por ella. Otro guitarrero examen introspectivo es Somewhere before, a la búsqueda del niño que solía soñar con coger una estrella, mientras que en After all también hay un regreso al antiguo yo,  tratando de ser divertido para esconder la confusión de asumir un error y de imaginar una vida sin ella.

Imagen Jim Trainor.
Jim Trainor

Por supuesto, la intensa canción que da título al disco Staring down the sun es estratosférica, demostrando el rico caudal melódico y el ingenio creativo de su compositor. Con ella casi seríamos capaces de mirar el sol sin parpadear hasta que llegase la noche.

Más. All i’m thinking about es la genial declaración de un loco encantado y enamorado, diciendo adiós al dolor y a la soledad, el polo opuesto al aislamiento que esconde Searching. Cuando todo se desmorona, cuando el mundo se derrumba, se vuelve a alzar el amor con “Maybe I

Durante este paseo por la memoria de Trainor,  No longer blurred se postula como un viaje al 96, reflexionando en la parte donde todo salió mal, recordando a ella susurrando su nombre como si nada hubiera cambiado. Algo similar sucede en “No self respect”.

Con la desesperada necesidad de ayuda de “Never stand never fall” o con ese corazón roto de “Rewind” se completa un recorrido por diversas etapas de los sentimientos en un excelente y luminoso trabajo de un orfebre eléctrico cuyo tipo de melodías difícilmente van a hallar mejores alternativas durante el presente 2021. La lástima será si, probablemente, pase demasiado desapercibido. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos que te pueden interesar

Coke Belda – 4 (2020): simplemente amor

Reseña y crítica del cuarto disco de Coke Belda.

The Sonics – Boom (1966)

Los Sonics de Tacoma, Washington, tuvieron en 1965 una portentosa aparición con Here are the Sonics!, un disco de garage-rock que sería pionero para todos ..

‘Radio Free Europe’. El 40 aniversario de los R.E.M

Especial 40 aniversario de los R.E.M con el single Radio Free Europe

The Rolling Stones – Goats Head Soup (1973)

Una vez finalizado el Exilio en la calle principal, concretamente en la maravillosa villa Nellcote, en Villafranche-sur-mer, donde Keith Richards comandó prácticamente en comuna el ..