Kim Deal

Especiales Críticas Discos

Repaso en cinco discos a la obra de Kim Deal. De Pixies a The Breeders y pasando por The Amps.

Kim Deal es una de las artistas más honestas y brillantes que nos ha dado la música alternativa en los últimos más de 30 años. Da igual como se presente, si con los Pixies con los que nunca volverá aunque le pagara una millonada el Primavera Sound (#principios), con The Breeders en esta nueva junventud o con los anecdóticos The Amps.

No sé si tiene algún sentido dedicarle un especial en cinco discos a Kim Deal para celebrar su cumpleaños. ¡Pues claro que sí!. Incluso hablar por hablar sin más pretensión periodística que adorarla y alabarla. El caso es que para mí Kim Deal es una de las artistas más honestas y brillantes que nos ha dado la música alternativa en los últimos más de 30 años. Ok, de acuerdo, no pretendo sugerir que ahora mismo es esencial para la música moderna, además la música moderna se fue a la mierda hace unos cuantos años.

Solo que con la cantidad de años que cumple además de muy mayor me siento orgulloso de que haya editado un disco como All Nerve, su último disco con The Breeders, y agradecido y afortunado de haber vivido una época que en lo musical por mucho que digan es maravillosa y ella fue parte esencial. Y me parecería de recibo no darle un trato de «grande» de la música alternativa, independiente, rockera… lo que os dé la gana. Si es que lo hemos hecho con auténticos pufos musicales en las últimas décadas ¿No lo íbamos a hacer con ella que es grande de verdad?

La gran Kim Deal

Empezaría su andadura apareciendo en los créditos de los dos primeros discos de los Pixies como Mrs John Murphy, nombre de quien entonces era su marido y del que poco después se divorciaría. Una broma de la propia Kim Deal que pensaba en lo extraño que le resultaba ser una mujer casada en una banda de rock. También leí en su día que pretendió ridiculizar hasta el absurdo el tan aceptado hecho de que para ser tomado en serio tenías que ser un hombre.

Ese sentido guasón y de no tomarse en serio la define muy bien, a mi modo de ver con su finísima ironía superaba con creces el planteamiento beligerante adoptado por las bandas del movimiento noventero de las riot grrrls (Oigan! También necesario). Tal vez el misterio de Kim Deal resida en esa actitud de no importarle nada una mierda, en su sonrisa entre burlona y de satisfacción, siempre a su bola como que nada va con ella. Me encanta esa actitud, no puedo evitarlo. Y digamos que la atracción que siento hacia ella no se limita solo al ámbito musical, es por todo lo que representa su figura como artista independiente.

Independiente no en un aspecto logístico, que a ver, 4AD tampoco podemos decir que es hoy por hoy un pequeño sello, aunque dadas las circunstancias también es verdad que su historia es una historia de persistencia contra los grandes sellos discográficos. Ni en cuanto a ventas ya que lo petó con su segundo disco con las Breeders.

Me refiero a independiente en cuanto a dueña del camino que se ha construido paso a paso con una carrera discográfica digna de elogio, y eso teniendo en cuenta que de la industria musical la parte que toca a industria no ha ido nunca con ella para nada. Solo tenéis que ver el video de alguna de las entrevistas que pueblan internet o verla con The Breeders en directo. Sí, lo disfruta y se nota.

Pixies en 1987, que verde era mi valle.

Inevitable que su nombre no vaya ligado a los Pixies, ¿Cómo no? Por derecho propio ella siempre será gran parte de la personalidad de la banda incluso ahora que ya no está. De todas maneras no veo la necesidad de centrar este repaso en la obra del grupo aún liderado por Frank Black, y quizás esa sea otra de las grandezas de esta mujer, o sea que ni falta que le hace.

Y no es desdén por los Pixies, ni muchos menos. Los adoro y en esta casa se les quiere mucho. Es más, uno de los honores más grandes que atesoro es el haber visto en directo a los Pixies originales, para mí fue lo que para otros puede suponer haber visto a los Rolling Stones.

Portada de Come On Pilgrim, primer disco de Pixies con Kim Deal
Portada de Come On Pilgrim, primer disco de Pixies con Kim Deal

De todas maneras sin ella ya no han hecho nada relevante incluso dentro de su propia discografía, y en cambio The Breeders editaron hace poco un disco notable y a la altura de su legado. Que a ver, Frank Black era el puto amo, vale, pero Kim Deal hoy por hoy le da unas cuantas vueltas.

Así que centrarme no, pero estar tienen que estar. Y aunque sean Doolittle y Bossanova los discos que más me marcaron a nivel personal, el EP Come on Pilgrim y su debut larga duración Surfer Rosa son los discos a destacar en cuanto a que abrieron la brecha sobre la que se edificaría gran parte del sonido de los 90. Unos llevan la fama y otros cardan la lana, y ojo que ellos fueron de los que cardaron la lana y además algo de fama también se llevaron, pero más adelante.

En todas partes podréis leer la historia detrás de Gigantic ¿para qué repetirlo?. Una de las mejores canciones de Pixies y mirad que le pica al sr.Black. Pero ojo que Levitate Me de su primer EP es perfecta, una canción en la que Deal también participó en su composición y que no suele entrar en los tops de canciones. Tendrás que hacértelo mirar.

Independientemente del poco peso de Kim Deal en las composiciones de los Pixies a lo largo de la primera etapa de vida de la banda, la que importa, es esencial el contrapunto femenino que aportó para que hoy tengamos la percepción que tenemos de su legado. Y claro, todo lo que vino después se lo podrían haber ahorrado, ¿no?.

Pod es el debut del grupo de Kim Deal y Tanya Donelly, The Breeders.
Pod es el debut del grupo de Kim Deal y Tanya Donelly, The Breeders.

Vamos con Pod que tiene su mérito. Coincido con Kurt Cobain en aquello de – Ojalá hubiera hecho más canciones en los Pixies – además de nombrar este disco como una de sus influencias esenciales, obvio a la escucha y no solo para Nirvana, además para toda una generación. Normal, es una obra maestra de su tiempo desde la portada hasta la producción de un Steve Albini que empezaba a tener un nombre y que quedaría ligado al ideario de la banda. Y ojo! Con Tanya Donelly de las también infravaloradas Throwing Muses en sus filas.

Por aquel entonces aún no estaba claro del todo si Kim Deal aún estaba en las filas de los Pixies o no, al menos a pie de calle digeran lo que digeran en los tabloides de turno, lo que si queda claro desde que empieza a sonar Glorious es que se había llevado consigo algunas de las virtudes que los hicieron grandes, principalmente la frescura y el desparpajo guitarrero.

¡Desparpajo como el de la versión de Happiness Is A Warm Gun de los Beatles, eso es una versión! Fortunately Gone es una de mis debilidades, un caramelo pop de menos de dos minutos, y oh! When I Was A Painter, quintaesencia de unos noventa que empezaban a desatar las guitarras, una maravilla de disco que harás bien en reivindicarlo siempre que puedas.

The Breeders, primera formación con Tanya Donelly (Thwoing Muses)
The Breeders, primera formación con Tanya Donelly (Throwing Muses)

El siguiente disco no hace falta reivindicarlo hoy en día, pero ya metido en faena la portada me luce bastante. Pod es maravilloso, sin embargo nadie esperaba un disco con la repercusión que tuvo Last Splash de una ex-Pixies, y nadie que viviera su juventud en los 90 habrá quedado inmune a la magia de Cannonball. Si estabas en este planeta y saliste por las noches seguramente bailarías y saltarías aquella canción en alguna ocasión.

Potada del disco que les dió mayor popularidad.

Recuerdo aquellos años y la satisfacción porque un grupo como The Breeders alcanzara la popularidad. Increible, aquello fue como el triunfo del débil frente al fuerte. De la bajista ninguneada frente al líder de una de las grandes bandas alternativas de todos los tiempos. Y la verdad es que visto en la distancia incluso me parece de recibo que muchos que la debieron defender la tacharan de haberse vendido. ¡Vamos! Ni de coña.

Siempre me quedaré con No Aloha, una joya, que maravilla, nunca me cansa esa tonada. Kim Deal y sus Breeders tenían el mojo y eran capaces de con poco conseguir momentos realmente sublimes.

Ni ellas pensaron que podían llegar tan lejos. Tan grande fue la bola que después de su correspondiente gira de presentación la banda entró en uno de sus más largos periodos de inactividad. Tanta popularidad les dejó tocados como banda.

Portada de Pacer, único disco del grupo The Amps
Portada de Pacer, único disco del grupo The Amps

Kim Deal no paró y se sacó de la manga The Amps con su único disco publicado titulado Pacer, el gran ninguneado en esta historia por la calidad que tiene y lo poco que se lo considera. ¿Podría haber firmado como The Breeders? Pues seguramente se le recriminó, pero ¿Qué más da?. Supongo que por respeto a su hermana que aunque estuvo a punto de entrar en el proyecto en aquellos tiempos estaba indispuesta (cosas de las sustancias fungibles). En todo caso ella es la primera que nunca se tomó demasiado en serio y lo digo por el nombre que adoptó en ese periodo de Tammy Ampersand.

En cuanto a producción es más orgánico y básico, de nuevo aparece Steve Albini con su característico sonido rasposo y descacharrado que tanto me gusta. Más importante es que contiene canciones tan enormes como la que da título al disco, Tipp City o I Am Decided. Además llama la atención la vinculación con Guided by Voices, otra de las grandes bandas a reivindicar de esos otros 90 menos conocidos. Deal junto a Steve Albini ayudó a Pollard en la producción de Under the Bushes Under the Stars, y este le prestó algunas tonadas. Había buen rollo entre ellos.

Portada del single Are You Mine? firmada como Kim Deal

Nueve años tardó Kim Deal en recuperar el nombre The Breeders aunque en realidad aquella formación no tenía nada que ver con la banda original, y no es que Title TK y Mountain Battles sean malos, ni mucho menos, pero no me cabían todas las portadas en un mismo texto y claramente estos dos me sobraban. Así que doy un salto hasta 2013 después de la última gira de reunión de los Pixies originales y casi con un disco en la calle, momento en el que Deal se marcha para dedicarse a sus Breeders en la celebración aniversario de Last Splash con su gira correspondiente.

Aunque más prometedores me resultaron los singles que sacó aquel mismo año esta vez bajo su nombre, un total de 10 canciones que nunca llegó a recopilar en un LP y que tal vez por ese motivo hayan quedado ciertamente olvidadas. Un error ya que me parecen canciones realmente muy buenas.

Las corrosivas Biker Gone y Walking With A Killer con momentos de guitarra eléctrica disonante marca de la casa, la maravillosa y acústica Beautilful Moon que abre un abanico de nuevas posibilidades, y Are You Mine? La que destaco y tengo como favorita de la artista. En un tono relajado. Según contó Deal es un sentido homenaje a su madre con Alzheimer. Aún hoy pongo la mano en el fuego por estas canciones muy superiores a todo lo que estaban a punto de sacar sus excompañeros, incluso a considerar en su propia discografía.

Kim Deal y compañía aún están en forma. All Nerve es fantástico.

Que alegría fue la llegada de All Nerve. Una puesta a cero, una renovación sin renunciar a su pasado, y una acierto en cuanto a la producción con su fiel Steve Albini, de nuevo un triunfo fulgurante frente a los últimos Pixies a base de una colección de canciones a la altura de su legado. Además me hizo mucha ilusión que Kim Deal recuperara no solo al productor, también a la formación de los tiempos de Last Splash, hasta Courtney Barnett se unió a la fiesta.

Su poker inicial es imbatible: Nervous Mary, Wait in the Car, All Nerve y la catártica MetaGoth te dejan las piernas temblando. Ojo, el disco en conjunto es intachable de principio hasta la última tonada, la caústica Blues at the Acropolis. Fue un gusto verlas de nuevo en esos magníficos shows televisivos yanquis presentando sus nuevas canciones, un gusto verlas actuar en por ejemplo los populares (no en este país) conciertos Tiny Desk porque dan la impresión de que aún disfrutan tocando juntas después de tantos años. Y Kim Deal no ha perdido esa expresión entre sonrisa de disfrute y mueca burlona.

Mucho tendrá que ver la actitud tan de andar por casa con la que afrontan su popularidad. En todo caso aquel año estas señoras respetables sacaron algunas de las canciones más abrasivas de la temporada y pasados ya los cincuenta años de edad. Muy grandes.

Lo mejor de esta historia es que aún está abierta y sin final, además aún estamos a tiempo de situar a Kim Deal entre los grandes nombres de su generación. Da igual como se presente, si con los Pixies con los que seguramente nunca volverá aunque le pagara una millonada el Primavera Sound (#principios), con The Breeders en esta nueva junventud o con los anecdóticos The Amps.

The Breeders, su última formación.

Y para prueba de que esto aún no ha terminado os dejo una bola extra. Una canción no muy relevante, pero que servirá a quienes adoramos al grupo de las hermanas Deal para continuar pendientes de sus pasos. Se trata de la última canción de la banda publicada el pasado mes de marzo. Una versión de la canción The Dirt Eaters del grupo no muy conocido y siempre reivindicable His Name Is Alive que está en el disco homenaje a 4AD que el año pasado cumplió 40 años de existencia, casi nada.

Nada más que añadir a este artículo homenaje que no pretende más que poder colgar unas cuantas fotos chulas de Deal en sus diferentes etapas a modo de homenaje además de hacer un post guapete y aseado como una estampita en este relicario que es el exile. Además no se puede ser más fan de Kim Deal hasta en el hecho de que el sr.Francis me cae mal.

Y si a alguien le sirve para descubrir música y pasar un buen rato, pues mejor, y encima aún llegáis a tiempo para disfrutar de su historia mientras aún está en activo. Y recordad que el streaming está muy bien, y mola mucho estar con el despotrify y tu altavoz bluetooth con una cervecita y unos cacahutes, pero siempre será mejor tener el formato físico de los discos de tus músicos favoritos. Y si habemus concierto pues mejor.

Adoro a Kim Deal ¿Ya os lo había dicho?

+info: http://thebreedersmusic.com/

Por


2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Indie Cindy, los Pixies vuelven

"Trompe le Monde" del 1991 cerró la etapa mágica de los Pixies. Grandes, muy grandes ellos. Durante todo este tiempo ha llovido mucho. Discos en ..

Link Wray en 1971
El disco maldito de Link Wray (1971)

Se dice, se comenta, lo confirman las estadísticas. Por cada seguidor de los Rolling Stones que no ha escuchado este disco de Link Wray, hay ..

Pixies – Doolittle (1989)

Desde luego no soy el más docto para enarbolar la bandera del rock independiente, es más, conozco a un par de tipejos amigos de esta ..

Los Pixies en el Bilbao BBK Live del 2016

Según se ha podido saber hoy por parte de la organización del festival BBK Live, en la undécima edición de este Festival en Kobetamendi durante ..