White Blood Cells

Discos Críticas Especiales

Jack White firmó con «White Blood Cells» su disco más certero y auténtico. Hace veinte años de aquello pero sigue sonando fresco y excitante. Una pequeña obra maestra repleta de genialidad y locura.

Ha pasado ya bastante tiempo desde que el bueno de Jack White saltó a la fama dejando a muchos descolocados, rendidos a su música y a otros tantos acusándole de hype y revivalista. Ha pasado tanto tiempo, han habido tantos discos, canciones y proyectos que parece el momento adecuado para colocar su figura en el lugar que le pertenece que no es otro que el Olimpo musical pues a mi entender, estamos ante uno de los geniecillos musicales de los últimos tiempos.

El minimalista dúo de Detroit capitaneado por el geniecillo Jack White y secundado por su ex-esposa Meg White (algunos decían que son hermanos pero de eso nada monada) se convirtió rápidamente en uno de mis grupos predilectos de los últimos tiempos a base de riffs bluseros llenos de garra y dolor, una voz inclasificable, un look irresistible y claro, seis discos de estudio acojonantes.

The White Stripes fue un proyecto singular, una vuelta a la esencia de la música, del blues/rock que fue derivando en otros tantos estilos a medida que White maduraba y se veía fortalecido en su discurso y su propuesta. Jack se bastaba y sobraba para hacernos enloquecer con sus riffs de guitarra, su voz rota y singular y sus increíbles letras a pesar de contar con una señora a los tambores más bien justita aunque de un carisma sobrecogedor y una sensualidad fuera de dudas.

Jack White firmó con "White Blood Cells" su disco más certero y auténtico. Hace veinte años de aquello pero sigue sonando fresco y excitante. Una pequeña obra maestra repleta de genialidad y locura.
Jack & Meg

Meg, la reina del bombo, no es gran cosa como batería, realmente no aportaba nada a nivel creativo pero sí a la imagen, y a partir de esa imagen Jack supo saltar al estrellato, claro que sin canciones por mucha imagen que tengas no hay nada de nada. Sus dos primeros trabajos pasaron inadvertidos para muchos, no para mí que les sigo desde sus inicios. Adoro «De Stijl» (2000), con «Elephant»  (2003) tocaron el cielo, se llevaron la gloria, el reconocimiento, el dinerito… todo.

Luego «Get Behind me Satan» (2005) rubricó aquello que habían apuntado aunque la sensación de ir con el piloto automático era grandiosa, y eso nos lo confirmó «Icky Thump» en el 2007 que acabó siendo el disco de la disolución final. Me he dejado un disco, «el disco», esa genialidad absoluta que creó Jack White en el 2001, uno de los mejores trabajos de esa década y de lo que va de milenio. «White Blood Cells» es el gran disco de Jack White hasta el momento, y de él hoy os quería hablar.

Jack White firmó con "White Blood Cells" su disco más certero y auténtico. Hace veinte años de aquello pero sigue sonando fresco y excitante. Una pequeña obra maestra repleta de genialidad y locura.
20 años de White Blood Cells

Antes de meternos manos a la obra con «White Blood Cells» quería reivindicar la figura de White hablando un algo de su desmesurada creatividad que acabó por canalizar en innumerables proyectos fuera de la banda madre. Sobretodo me gustaría destacar el proyecto The Raconteurs donde daba rienda suelta al concepto de superbanda de los setenta cercana a Led Zeppelin junto a su amiguísimo Brendan Benson, al que adoro, y a la base rítmica de los Greenhornes (otro grupo de esos a los que se les debería prestar más atención), es decir, Jack Lawrence y Patrick Keeler.

De esa magnífica unión salieron tres grandísimos discos. «Broken Boy Soldiers» (2004), «Consolers of the Lonely» (2008) y «Help Us Stranger» (2019). Tres cañonazos con esencia setentera de incalculable valor. También ha destacado Jack con el proyecto de The Dead Weather junto a Lawrence, one more time, Alisson Mosshart y Dean Fertitia, entregando dos discos notables, los cuales nunca me han engatusado del todo.

En cambio, su carrera en solitario si es digna de mención. Tres disco estupendos: «Bluderbuss» (2012) que es una pequeña joya a descubrir y reivindicar, «Lazaretto» (2014) y en menor medida «Boarding House Reach» (2018). De todas maneras, yo siempre vuelvo a «White Blood Cells», vamos pues con él…

Jack White firmó con "White Blood Cells" su disco más certero y auténtico. Hace veinte años de aquello pero sigue sonando fresco y excitante. Una pequeña obra maestra repleta de genialidad y locura.
White Blood Cells

Unos ruiditos de las baquetas de una batería, una distorsión guitarrera y un riff endiablado marca de la casa dan paso a la obertura del disco con la estupenda “Dead leaves in a dirty ground”, la voz de Jack White te atraviesa el cerebelo y te quema la piel, te enamora, y te lleva al huerto para volver de nuevo al riff inicial haciéndonos dar vueltas y vueltas en el mundo de los Stripes: «Dead leaves and the dirty ground when I know you’re not around…«.

Luego nos sorprenden con una canción country muy moderna y sencilla que contiene una letra divertida, muy Kink, una de las mejores del disco y gracias a la cual llegué a enamorarme del dúo de Detroit… “1, 2, 3, 4 take the elevator at the Hotel Yorba i’ll be glad to see you later, all they got inside is a vacancy..”. Madre mía! Cuantas veces he cantado esto en la ducha y eso es una clara demostración que la canción es tremendamente buena.

“I’m finding it harder to be a gentleman” es la tercera de lote, una maravilla que define perfectamente el estilo del grupo, la esencia compositiva de Jack, y esa frase inicial que me encanta: «Well I’m finding it harder to be a gentleman every day», maravillosa de principio a fin, con la guitarra haciendo diabluras y ese piano juguetón.

Llega el single. La garagera y descomunal “Fell in love with a girl”. Una joya que no tiene precio, dos maravillosos minutos de duración que valdrían la carrera de más de un grupo encumbrado incomprensiblemente de esos que no transmiten nada de nada, además recuerdo que tenía un vídeo acojonante de Michael Gondry. Sí, era el del lego, sí. Aahhhhhh!!!! qué riff!!! qué guitarra!!! uaahhh!!!

“Expecting”, qué grande!!! me encanta cuando grita desesperadamente: “you sent me to Toledo, to Toledo, to Toleeeedo…!!!”. Y entonces nos deleitan con la locura extravagante e infantil de “Little room”: un bombo de juguete, una letra absurda y un ritmo diabólico, indiscutiblemente sencilla y genial.

Jack White firmó con "White Blood Cells" su disco más certero y auténtico. Hace veinte años de aquello pero sigue sonando fresco y excitante. Una pequeña obra maestra repleta de genialidad y locura.
fell in love….

“The Union forever” nos devuelve a la circularidad de los riffs de “Dead leaves…” con un deje Pixie obvio, tanto en la música, como en las inflexiones de la voz aunque nos guardan una frikada típica de Jack White y es que su cántico a lo «cañita brava»: “there is a man, a certain man and for the poor you may be sure….” no tiene precio, “it can’t be love for there is not true love!!!”.

Jack White decide entonces bajar el pistón y nos entrega una composición muy al estilo Townshend, “The same boy you’ve always known” es una de mis favoritas, me encanta y muchas veces me sorprendo a mi mismo tarareando esta canción por la calle, esperando el autobús o mientras trabajo, no sé que tiene pero es de esas canciones que podrían definirme como persona para bien o para mal, otras podrían ser “Behind blue eyes” o “I’m one” de The Who, y es que esa manera de componer y tocar la guitarra es muy nikochana.

Parece que el disco toma una dirección diferente, parece que se calma y esto nos lo confirma la siguiente canción, “We’re going to be friend”, una canción McCartniana, descomunal, bella, una puta delicia que nos hacía intuir, como luego comprobamos, que Jack era/es un monstruo y puede hacer lo que le salga del badajo. Y otro típico riff circular, one more time, con “Offend in every way”, cómo canta el gañán!, qué clase, qué voz, qué savoir fair…

Oh! I think I mell a rat!!! Oh! I think I mell a rat!!! All you little kids, seem to think you know just where it’s at.. I think I smell a rat! Walking down the street carrying a baseball bat… I think I smell a rat, ooohhhh I think I smell a raaaattt!

.. Qué grande “I think I smell a rat”!!, qué riff, qué locura, qué frikada. Me encanta!!! Y entonces “Aluminum” llega para aportar psicodélia y experimentación antes de que acabe el disco, pero la traca final empieza con “I can’t wait” otra canción que bebe descaradamente de Black Francis y eso creo yo que muy malo no es, porque Francis es un genio, un genio gordo pero un genio al fin y al cabo (oouuhh yeaaa, yeaaahh, yea-aaahh!).

Jack White firmó con "White Blood Cells" su disco más certero y auténtico. Hace veinte años de aquello pero sigue sonando fresco y excitante. Una pequeña obra maestra repleta de genialidad y locura.
Jack White

“Now Mary” juguetea con el sonido country y el del rock-alternativo con un resultado excelente y un sonido característico que perseguirá el resto de los días al bueno de Jack. Para finalizar el discazo tenemos “I can learn” que se acerca un poco y sin tapujos al dolor nirvanil pero sin tanto grito adolescente ni granos de pus, tal vez la más floja del disco, y acaban con “This protector” donde Meg se deja escuchar, y hacen uno de esos finales a dúo característicos de todos sus discos.

“White Blood Cells” del 2001 supuso un antes y un después en la escena americana, supuso el destape de un genio que no ha parado de sorprender y nunca ha defraudado, enterrando a muchos de sus competidores, humillándolos en algún caso como a los pobrecicos Strokes que eran lo mejor de la camada según la prensa y mirad ahora donde están. “White Blood Cells” es un discazo, un tremendo y cojonudo disco, un puto clásico, un clásico nikochiano.

En «White Blood Cells» hay mucha miga que mojar, claro que hay riffs zeppelianos y pixeros sin disimulo alguno pero también hay Kinks, hay melodías McCartnianas, hay guitarras a lo Townshend, hay respeto por el country y el blues, hay melodías y letras descomunales, hay genialidad y bendita locura, y sobretodo hay canciones demoledoras…  «White Blood Cells» lo tiene todo todito, sin duda alguna estamos ante la POM del señor White hasta el momento. Brindemos por ello y celebremos su vigésimo aniversario.

The White Stripes – «White Blood Cells» (2001)

The White Stripes – White Blood Cells

01.- Dead Leaves and the Dirty Ground/ 02.- Hotel Yorba/ 03.- I’m Finding It Harder To Be a Gentleman/ 04.- Fell In Love With a Girl/ 05.- Expecting/ 06.- Little Room/ 07.- The Union Forever/ 08.- The Same Boy You’ve Always Known/ 09.- We’re Going to Be Friends/ 10.- Offend In Every Way/ 11.- I Think I Smell a Rat/ 12.- Aluminum/ 13.- I Can’t Wait/ 14.- Now Mary/ 15.- I Can Learn/ 16.- This Protector

Por


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Jack White anuncia disco acústico

Jack White anuncia disco acústico para el 9 de Septiembre, disco que llevará por título "Acoustic Recordings 1998-2016", y como indica el título se recogen ..

Hiss Golden Messenger - Quietly Blowing It (2021)
Hiss Golden Messenger – Quietly Blowing It (2021)

Mc Taylor como Hiss Golden messenger nos regala melodías curativas y llenas de luz, de patrones sonoros conocidos que rozan la excelencia.

Christone "Kingfish" Ingram - 662 (2021)
Christone «Kingfish» Ingram – 662 (2021)

Mr.Kingfish reafirma lo escuchado en su excelente debut, "Kingfish" del 2019. Christone Ingram con "662" es el presente y el futuro del blues.

Live from Fort Adams (2021)
Deer Tick – Live from Fort Adams (2021)

Directo post-pandémico de Deer Tick para liberar tensiones y disfrutar, repleto de alegría y dolor.