Sotomonte - From prayer to the Battlefield

Críticas Discos

Sotomonte presenta en directo hoy en Bilbao este hermoso sueño musical y poético de otro tiempo.

...sí destacaré la ternura y fe que transmite la voz de Jokin Salaverria, que hace que muchos momentos musicales de la envergadura referida sean únicos y ciertamente reconfortantes.

Reconozco que no me di por enterado del verkami que Jokin Salaverria habilitó para financiar la grabación de su debut discográfico al mando de su nuevo proyecto, Sotomonte, hasta que éste había terminado.

Lo cierto es que con la cantidad de información de que hoy disponemos puede parecer extraño este despiste, pero entiendo que precisamente debida a esa sobredosis informativa, es que algunas cosas (a veces las realmente importantes) se mimetizan entre la maraña de desnoticias, propaganda, basura informativa y paja en general con que nos bombardean a diario.

Jokin Salaverria
Jokin Salaverria

No voy a dejar una biografía pormenorizada de los méritos de Jokin Salaverria, basta con apuntar que es un excelente y sensible artista, un bajista de auténtico tronío, al que no le tiembla el pulso a la hora de colaborar con interesantes artistas y bandas de aquí y de allá: Rubia, Salto, Landslide, Mountain Men o Jonny Kaplan & The Lazy Stars son algunos ejemplos clarificadores de su actividad a lo largo de los años.

Además de tener la buena estrella para conseguir agrupar a artistas y amigos con quienes sacar adelante proyectos de carácter benéfico y acaparadora belleza artística como son los conciertos homenaje a citas históricas de la talla de los memorables conciertos de Bangladesh o Woodstock, a los que un servidor ha tenido la fortuna de asistir.

Es por todo ello que debo admitir que me dolió no haber participado en la realización del primer disco de su proyecto Sotomonte, titulado «From prayer to the Battlefield», que finalmente vio la luz el pasado mes de septiembre.

También es cierto que esta reseña llega tarde, parece que en estos meses he estado corriendo por un laberinto en el que tanto este disco como yo parecíamos hacernos los encontradizos, pero no conseguíamos coincidir en la debida coordenada espacio-temporal.

Ese punto en el espacio y el tiempo llegará hoy con el concierto de Sotomonte en el Kafe Antzokia, allí podremos degustar el resultado de «From prayer to the Battlefield» en vivo y en directo.

Sotomonte
Sotomonte

La pelea por alumbrar este disco, como si fuera parte viva de la naturaleza, hizo real aquella constante de que la vida se abre camino, pues su llegada al mundo fue ciertamente accidentada y llena de obstáculos finalmente vencidos.

Iñigo Bregel se encarga de la producción y toca guitarras, teclas y baterías. Ambos consiguen, con la venturosa colaboración de amigos como Germán Salto, Gonzalo Portugal, Iñaki ‘Uoho’ Antón, Dani Merino o Adrián Bárcena entre otros, que esta semblanza, al mismo tiempo que viaje temporal al San Francisco del verano del amor, a los atardeceres desde la bahía de Oakland o a los sueños de paz, amor y libertad, que si bien hoy parecen quiméricos, lo cierto es que durante un breve espacio de tiempo parecían certezas al alcance de la mano, sea una realidad.

Sensibilidad, espiritualidad, psicodelia, magia, amor, simbología, armonías vocales, rock, esperanza… son algunos de los ingredientes vertidos en el caldero burbujeante y plácidamente bello, cuyo caldo quimérico y sabroso, es este hermoso disco titulado «From prayer to the Battlefield».

No voy a hacer repaso de los ocho instantes que nutren este trabajo único y especial, creo que despejar la incógnita que es el germen de este disco será mucho más interesante si se hace en soledad, sin spoilers ajenos; sí destacaré la ternura y fe que transmite la voz de Jokin Salaverria, que hace que muchos momentos musicales de la envergadura referida sean únicos y ciertamente reconfortantes.

Podríamos citar referentes perfectamente conocidos por todos como influencias que han dejado su poso en el disco, bandas que hicieron del año sesenta y siete y de la costa oeste americana un capítulo único de la música y la verdad perseguida por la juventud desde los pozos de tiempo más profundos de la historia del hombre, pero Sotomonte sabe tener su propia voz y no testaré su trabajo con ninguna evidencia histórica, pues posee suficiente peso específico para que su nombre sea el único que aparezca aquí.

Finalmente, y lamentando el retraso que desde siempre he mantenido con respecto a este álbum, hoy tendré la oportunidad de firmar la paz con el destino y también con sonidos y sueños que Sotomonte nos trae desde un pasado sensorial que ojalá no se hubiese quedado en un sueño de locos maravillosos.

Latest posts by Jorge García (see all)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Introducing The Fantastic Fellinis (2021): ultrasónico debut

Reseña sobre el álbum debut de The Fantastic Fellinis.

Herman Düne Petaouchnok
Herman Düne – Petaouchnok (2022)

Herman Düne ponen música y color a, Petaouchnok, la comedia francesa del año. Maravilloso artefacto, como viene siendo habitual, de David-Ivar.

Fernando Garcín – Days of the fall (sin detenerse) (2019)

...influencias del jazz, de la chanson francesa, del folk, del blues e incluso del hip hop o de la música ambient, y a la hora ..

El gran regreso de Hoodoo Gurus con ‘Chariot of the gods’ (2022)

Reseña y crítica de ‘Chariot of the gods’, álbum publicado en el 2022 por los australianos Hoodoo Gurus.