Críticas Discos

Con tan solo veintiseis años Ryley Walker ha resultado ser el más viejo del lugar. Proviene de Illinois y la verdad es que de allí pero hace cuarenta años también podríamos colocarlo musicalmente porque lo suyo es un ejercicio atemporal, fuera de modas y corrientes musicales. Walker es un auténtico prodigio a las cuerdas, un mago, alguién que disfruta transformándose en el imaginario hijo de Nick Drake y Bert Jansch, por ahora claro sin llegar a esos niveles pero sí con su esencia. «Primrose Green» no es su primer trabajo pues en 2014 debutó con «All kinds of you» pero ha sido con su disco del 2015 cuando ha obtenido una repercusión decente y por supuesto con el disco que yo le he conocido, pero no penséis que el éxito le ha permitido bañarse en champagne, viajar en jet privado ni nada de eso, simplemente ha sacado la cabeza y muchos nos hemos dado cuenta de su enorme talento. Vale, los detractores y críticos dirán que años a existían como él innumerables cantautores y puede que lleven razón pero tampoco pueden criticarle a Riley mucho más que eso pues su calidad está fuera de dudas. El caso que nos ocupa que no es otro que la decena de magníficas canciones que forman parte de «Primrose Green» se han ido incorporando a mi alma poca a poco, a fuego lento, al chup chup. No es un disco para darse un atracón y no volver a él, es un disco al que volver una y otra vez pero en determinados momentos, entonces es cuando con mimo y con pausa uno puede descubrir todos sus bellos recovecos, con guitarras a lo Drake y arreglos jazzísticos, es decir una maravilla cósmica que ya se nos muestra desde la lisérgica primera canción que da nombre al disco. Cuando suena «Summer dress» y perdónenme por la comparación que es claramente exagerada pero me vienen aires a lo «Astral Weeks», joder, vuelvo a pedir disculpas por la comparación, es más el sentir, el aroma, el olor….  el tiempo dirá donde colocamos a «Primrose Green». Desde luego esta «Summer dress» es deliciosa, como lo son sobretodo «Love can be cruel» y «Sweet satisfaction», probablemente las dos mejores canciones de todo el artefacto. Ya digo, un disco para descubrir sin prisa, con calma, en el momento idóneo. Con unas canciones que nos traen a la memoria a grandes del folk, a Drake, a Jansch o al mismísimo Tim Buckley. Un disco, en definitiva, demasiado bello para lo que nos merecemos.

Riley Walker – «Primrose Green» (2015)
8,5/10
01.- Primrose Green/ 02.- Summer Dress/ 03.- Same Minds/ 04.- Griffiths Bucks Blues/ 05.- Love Can Be Cruel/ 06.- On The Banks Of The Old Kishwaukee/ 07.- Sweet Satisfaction/ 08.- The High Road/ 09.- All Kinds Of You/10.- Hide In The Roses.

*post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

Por


2 respuestas

  1. Este disco lleva ahora mismo un peso encima por parecerse tanto a sus influencias, aunque creo y estoy convencido que con el paso del tiempo y a medida que nos alejemos de 2015 irá adquiriendo un halo clásico (joer, esto lo voy a gastar en mi reseña) gran reseña my King

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

WHO'S NEXT
The Who – Who’s Next (1971)

El proyecto fallido del visionario Townshend acabó formando la obra maestra Who's Next que hoy cumple 50 años. Disco esencial. The WHO en su mejor ..

Vincent Neil Emerson
Vincent Neil Emerson – Vincent Neil Emerson (2021)

Vincent Neil Emerson firma diez canciones sobresalientes de pura americana, sinceras, autobiográficas y emocionantes

Yola Stand For Myself
Yola – Stand For Myself (2021)

Yola oposita a nueva reina del soul con su segundo disco acompañada por Auerbach, Frazer, Carlile.. entregando una colección de canciones maravillosas de soul vintage ..

Riley Walker está de vuelta

Siguen llegándonos buenas noticias, esta vez noticias sobre el grandioso Riley Walker. Su disco del año pasado “Primrose Green” es una de esas joyas atemporales ..