Críticas Discos

Nada más lejos que entregarnos un disco segunda parte que ya hubiera sido de agradecer, han optado por enriquecer su propuesta sin perder su fuerza abrasiva, lo que algunos dirían un disco más ambicioso. Y la verdad es que lo bordan.

Shame fueron un grupo destacado en este exilio el año que debutaron gracias a un Songs Of Praise repleto de cañonazos, normal que estos británicos del sur londinense me despierten tal entusiasmo, y no de manera gratuita, pues hay pocos grupos jóvenes en la actualidad con tal energía vigorizante que además tengan las ideas tan claras a la hora de hacer un disco de lo que mejor han sabido hacer siempre en las islas británicas, entiéndase en estos términos de costumbrismo punkarra, descarados, guitarreros y con la juventud a flor de piel. Así da gusto.

Así que como suele rezar el tópico llega – el difícil segundo disco – con bastantes más focos alumbrándoles y la verdad es que no se arrugan ante las expectativas creadas. Al contrario, me han sorprendido. Nada más lejos que entregarnos un disco segunda parte que ya hubiera sido de agradecer, han optado por enriquecer su propuesta sin perder su fuerza abrasiva, lo que algunos dirían un disco más ambicioso. Y la verdad es que lo bordan.

…su primer disco es muy bueno y me continúa pareciendo un golpe de aire fresco, pero este Drunk Tank Pink es un gran paso adelante en cuanto a encontrar su propia identidad se refiere.

Quizás las circunstancias hayan ayudado a cambiar su perspectiva, pues tenemos una pandemia de por medias que ha impedido que Shame llegue a todas partes en directo y en los términos que posiblemente se hubiera dado, o sea, arrasando (vean cualquiera de los dos conciertos en KEPX, por ejemplo). Una circunstancia que seguramente ha ayudado a que su líder y compositor se encuentre con mucho más tiempo para darle vueltas al tarro, algo que no suele darse en este tipo de grupos acabados de salir del horno que salen de meta como un cohete y queman las naves a las primeras de turno. No ha sido el caso, continúan haciendo canciones abrasivas y punkarras a más no poder, pero al mismo tiempo han destapado una vena más reflexiva que para nada choca con lo que se esperaba de ellos, y ahí es donde ganan y crecen. Lo que suele decirse: no hay mal que por bien no venga.

Como decía, vais a encontrar los trallazos marca de la casa, desde la entrada de Alphabet, o más desbocadas como Great Dog o 6/1. Pero es Nigel Hitter la que mejor equilibra su esencia como grupo de jóvenes encendidos en relación con el paso adelante que han dado. En la misma línea Water in the Well me parece otra a remarcar en cuanto a que bajar los decibelios un pelín no significa prescindir de su inmediatez. Ganan en complejidad en Born in Luton o la final Station Wagon, y atentos a Snow Day por su estupenda progresión instrumental que combina recitado con cambios de ritmo y explosión guitarrera, vale sí, serán jóvenes y punquis, pero musicalmente son muy buenos. La canción novedosa, por lo reflexiva, es Human, for a minute porque con ella abren las puertas hacia otros caminos sin que ello nos lleve a temernos lo peor. En definitiva, encontraremos progresiones más complejas, un vocalista que no solo mantiene el gran nivel, además crece como intérprete y no menos destacable la inventiva a la hora de lanzar riffs pegadizos a diestro y siniestro. No me malinterpreten, su primer disco es muy bueno y me continúa pareciendo un golpe de aire fresco, pero este Drunk Tank Pink es un gran paso adelante en cuanto a encontrar su propia identidad se refiere.

Lo dicho, si te gustan los artistas que no tienen pelos en la lengua y que saben destilar las influencias circa el 77 en adelante, pasando por toda clase de estilos «post-«, por supuesto con sus queridos Eddy Current Supresion Ring y The Fall por bandera, y recogiendo lo mejor de los 90 más noisy, además de merendarse en un bocata de chope a toda la ristra de grupos que iban a salvarnos el rock a principios de milenio, nada, nada, que no se hable más, los británicos Shame son para ti. Además os pueden dar un idea a través de su letras de que significa ser un joven despierto en los tiempos que nos ha tocado vivir. Muy recomendable este Drunk Tank Pink.

Por


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Villagers Fever Dreams
Villagers – Fever Dreams (2021)

Reseña de "Fever Dreams" el nuevo y flamante disco de Villagers que reúne belleza, positiva melancolía y preciosas melodías ideales para la época otoñal.

Introducing The Fantastic Fellinis (2021): ultrasónico debut

Reseña sobre el álbum debut de The Fantastic Fellinis.

Nigel Hitter. La nueva canción de los irreverentes Shame.

Shame fueron favoritos hace un par de años con su debut Songs Of Praise (http://www.exileshmagazine.com/2018/10/shame-songs-of-praise-2018.html), así que es una alegría que en unos días editen ..

Shame – Songs of Praise (2018)

Poca broma con estos jovenzuelos que me han volado la cabeza con este disco. Si buscáis la esencia british de rock independiente de guitarras, dejaros ..