Eleventh Dream Day - Since Grazed

Críticas Discos

Con casi un año de retraso, exiliamos el último e interesante disco de Eleventh Dream Day.

un disco plácido, de sonido orgánico y vaporoso, algunas canciones llevan impregnadas leves notas nostálgicas que se comunican gracias a la voz de la pareja protagonista

Tal vez la memoria me la esté jugando, pero desde luego no miento si digo que no recuerdo ningún arranque de año tan desalentador desde el punto de vista musical, como me lo están resultando estas primeras semanas de 2022.

De momento solo tropiezo con discos de americana producidos por desinflados artistas aparentemente aburridos, que se limitan a golpear de manera impenitente sobre todos los clichés asociados al género, pero sin ninguna gracia y ni tan siquiera simulado entusiasmo.

También he probado con alguna santurrona vaca sagrada repitiendo por enésima vez el mismo disco, pero logrando únicamente una colección de redundancias tan fofas que ni parecen pretender recordar los viejos días de gloria.

He terminado preguntando a amigos y conocidos por algún disco reciente que les esté despertando algo dentro, pero la verdad es que me he encontrado, en casi todos los casos, con respuestas que vienen a corroborar lo apuntado por un servidor hasta ahora en esta entrada.

Así que me he lanzado a tumba abierta en busca de nuevas sensaciones, sin fijarme demasiado en la fecha de publicación, y afortunadamente he descubierto un disco ciertamente notable, publicado en la primavera del pasado 2021 y que había pasado desapercibido (al menos yo no sabía de su existencia), y que la verdad es que me está alegrando la vida estos últimos días.

Eleventh Dream Day

Me refiero al último álbum de una veterana formación de Chicago que nunca ha gozado del clamor general del público, aunque siempre ha contado con el apoyo y entusiasmo de un importante sector de la prensa especializada y que responden como Eleventh Dream Day, el disco en cuestión se titula «Since Grazed».

Con este trabajo, decimocuarto en su extensa carrera de más de treinta y cinco años, volvían tras seis años de silencio con el cantante y guitarrista Rick Rizzo y la también cantante y baterista Janet Beveridge Bean al frente de las operaciones, como vienen haciendo desde la fundación de la banda. Junto a ellos el bajista Shu Shubat y los multi-instrumentistas Mark Greenberg y Jim Ekilton completan el actual y muy solvente line-up de la formación.

«Since Grazed» es un disco plácido, de sonido orgánico y vaporoso, algunas canciones llevan impregnadas leves notas nostálgicas que se comunican gracias a la voz de la pareja protagonista, que alterna el papel primigenio con delicadas siluetas a modo de segundas voces y coros.

La acción de las guitarras eléctricas crea un frondoso manto sónico, que junto a los sintetizadores y una ténue base rítmica, confluyen en la creación de un hipnótico soporte ideal para unas íntimas melodías que ocasionalmente también se mecen en bucólicas guitarras acústicas.

En la hora de duración de «Since Grazed», la banda de Illinois se emparenta estilísticamente con los grupos iniciáticos del Paisley Underground, en especial con aquellos más experimentales y de sonido más hormigonado, como Green on Red, Thin White Rope y especialmente los Dream Syndicate, así como con algunos de los discos de Steve Wynn en cualquiera de sus múltiples proyectos anexos a su banda más rotunda.

También se pueden detectar ecos de The Bevis Frond o Luna, y por señalar algun refente más actual, podemos incluir en el lote a los canadienses Nap Eyes o a los neoyorquinos Woods.

El tracklist es extenso y de tono otoñal, pero aporta la suficiente variedad para que la docena de cortes que completan este doble disco (en vinilo) no sucumba al sopor ni a la planicie a la hora de disfrutar de su escucha. Aunque destacaré algunos cortes como la intensa y bella «Since Grazed», la pegadiza «Cracks in my smile», la hermosa, nostálgica y doliente «Just got home (In time to say godd-bye)» o la oxidada «A case to carry on» como alguno de los momentos más excelsos de este estupendo trabajo.

Reseñamos este excelente álbum con casi un año de retraso, dice el dicho que más vale tarde que nunca, y nos aferramos al mismo y al silencio que ha rodeado estos meses a «Since Grazed» mientras esperamos que el 2022 dejé lo antes posible en evidencia a este redactor a propósito de los primeros párrafos de este escrito.

Latest posts by Jorge García (see all)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Portada del nuevo diaco de Ryan Allen & His Extra Arms - What a Rip (2021)
Ryan Allen & His Extra Arms – What a Rip (2021): El valor de lo inédito.

Ryan Allen & His Extra Arms publican su cuarto disco, un trabajo que por su naturaleza no considero fácil de encontrar en estos tiempos.

El debut de Bert Jansch más de medio siglo después.
El debut de Bert Jansch (1965)

Reseña del primer disco de Bert Jansch más de medio siglo después. Bert Jansch infundó estima por el folk y consiguió influir en artistas populares ..

Ratboys – Printer’s Devil (2020)

...no puedo dejar de pensar en otra época en la que la música independiante de guitarras me resultaba desprovista de pretenciones, más distendida, sincera y ..

Ocean Colour Scene - Moseley Shoals
Ocean Colour Scene – Moseley Shoals (1996)

Ocean Colour Scene se desmarcaron en 1995 con un clásico moderno. Una obra maestra de los noventa. Una joya generacional con el Modfather en la ..