Damon Albarn - The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows (2021)

Críticas Discos

El segundo disco del genio de Whitechapel, Damon Albarn, es crudo y bello a partes iguales, es rocoso y gris pero cuando un haz de luz lo alumbra, no hay nada más hermoso.

Poner ahora en duda el enorme talento, creatividad, capacidad de reinvención y productividad del londinense Damon Albarn, seguramente el mejor compositor de su generación, perdóneme ustedes pero es bastante estúpido. Las únicas razones que a uno le encajan para discutirle son una desmesurada manía a su persona y una estrechez de miras de dimensiones siderales. Su segundo disco ha provocado el debate infinito como sucede cada año con algún disco. Ni Dylan fue intocable con “Rough & Rowdy Days“!!!!

Cada año existe ese disco que incomoda al personal. Este 2021 ese disco es “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”. Disco crudo, rocoso y gris grabado en la fría Islandia durante el invierno, en período de confinamiento pandémico pero con mucha belleza en sus surcos, poético y optimista a su manera.

Albarn se convierte en un atormentado cantautor, más cercano a sus trabajos con “The Good, The Bad and The Queen” que al BritPop de Blur o a la festividad comercial de Gorillaz. Un disco que enamora a fuego lento, que seduce con las escuchas atentas y pausadas. Un sonido cercano a un sosegado Nick Cave, a Lambchop, incluso con cierto parentesco con el disco homónimo de Bon Iver.

El segundo disco del genio de Whitechapel, Damon Albarn, es crudo y bello a partes iguales, es rocoso y gris pero cuando un haz de luz lo alumbra, no hay nada más hermoso.
Damon Albarn

Las comparaciones son odiosas, siempre, pero todos las hacemos. Se puede emparentar este nuevo disco de Albarn con los artistas antes mencionados, se puede aproximar la idea o el sentido de este nuevo disco, creo que de manera equivocada, al “Black Star” de Bowie, disco por cierto con el que un servidor nunca llegó a conectar, como también se puede enlazar con el aburridísimo y cansinoTranquility Base Hotel & Casino” del mono ártico Alex Turner al que sí se le ríen todas las gracias, pero no hace falta porque el disco de Albarn es ciertamente singular y poderoso.

Dicho esto, y respetando, o no, todos los gustos con el clásico “it’s not my cup of tea“, también podemos decir en referencia al maravilloso artefacto sonoro que nos ocupa, o cualquier LP de los antes citados (incluyéndome a mi) eso de “no está hecha la miel para la boca del asno”, como digo ya sea en referencia al segundo disco en solitario de Albarn como de cualquiera de los otros mencionados. Y sí, puede que la primera impresión de este disco sea de bajón puesto que “Everyday Robots” (2014), es para quién suscribe estas líneas un clásico moderno que roza la perfección pero sin duda estamos ante un delicioso manjar sonoro.

El segundo disco del genio de Whitechapel, Damon Albarn, es crudo y bello a partes iguales, es rocoso y gris pero cuando un haz de luz lo alumbra, no hay nada más hermoso.
…More Pure The Stream Flows

Las canciones de “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows” me trasladan directamente a mis recuerdos de 2011, año donde el disco homónimo de Bon Iver fue la banda sonora del nacimiento de mi primera hija, servía para hacerla dormir y para crear una atmósfera mágica. Damon Albarn consigue llevarme a ese terreno e irremediablemente también al de la magia sonora de la Quadrophenia de Townshend, no al disco sino al momento de creación con la melancolía por montera y las grabaciones en casete de ruidos familiares como el oleaje golpeando con fuerza las rocas.

Esa positiva melancolía del que se ha hundido y necesita rehacerse, recomponerse, para salir a flote, a eso suena este mágico disco en el que también participan Simon Tong y Mike Smith. La canción que le da nombre es la encargada de abrirlo. Suena una intro a lo Townshend que podría durar horas pero que rompe de manera brillante con la voz de Albarn, grave y exquisita, y entonces nos traslada a otra dimensión.

… You have gone. The dark journey that leaves no returning. It’s fruitless for me to mourn you. But, who can help mourning?…

Albarn da un pasito más en su imaginario y compone una obra con tintes jazzeros que recuerda en sus hechuras compositivas, musicales y sonoras a Bowie, cercanas al “Wild is the Wind” o incluso a la propia “This is a low” de Blur. “The Cormorant” es espectacular. Masterpiece. “Cuando llega la modernidad de “Royal Morning Blue” ya nos tiene embrujados. Esta canción es de las pocas que hubiese podido entrar en su anterior trabajo. Tiene gancho y tiene mojo… luego la loca e instrumental “Combustion” nos descoloca y “pinkflonea” un poco. Encaja. Gusta. Sobretodo cuando parece que los elefantes entran a una cacharrería. Puro Waits del siglo XXI.

El segundo disco del genio de Whitechapel, Damon Albarn, es crudo y bello a partes iguales, es rocoso y gris pero cuando un haz de luz lo alumbra, no hay nada más hermoso
The Nearer The Fountain….

El ecuador del disco llega con dos joyas. Primero “Daft Wader” con esos pasajes tenebrosos y cinematográficos que nos dejan el alma a flor de piel. Ese piano circular, esa belleza absoluta. Esa genialidad, esa manera de cantar. Te mata de lo bonita que es. Y segundo, ese diamante que resulta ser “Darkness to the light” con las entrañas de estándar americano, a ritmo de vals….. Albarn está exquisito vocalmente, creo que nunca ha cantado mejor. Este bloque lo cierra la instrumental “Esja” que nos devuelve al frío de Reikiavik y a la fuerza del mar chocando con las rocas.

Las cuatro canciones que restan para cerrar el disco son cuatro obras maestras. La clase superlativa de “The Tower of Montevideo” nos deja ojipláticos. Casi un spoken word, dulce y melancólico, donde el saxo toma protagonismo y nos lleva de la mano a otra joya instrumental como es “Giraffe Trumpet Sea”. “Polaris” es POM (Puta Obra Maestra). Albarn en estado puro. Con poco lo hace todo. Caja de ritmo, sintetizador, una melodía básica y a soñar. Solo un genio puede darnos tanto con tan poco. El cierre, espectacular, le corresponde a “Particles” que bien define el disco, que lo enlaza con el inicio, que lo cierra magistralmente.

Estamos ante una obra superior que el tiempo pondrá en el lugar adecuado, que no es otro que la inmensidad de la galaxia. Un disco precioso, crudo en ocasiones, melancólico y también rocoso y poético. Musicalmente despampanante con violas, chelos, saxofones y trombones, campanillas, violines y órganos, marimbas y wurlitzers…. y la voz de Damon, y canciones… hay muchas canciones delicadas y bellas. “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows” es, tal vez, el disco del año. Puede que todavía no lo vean, pero aún pueden enamorase de él, o decidir si son de los de la taza de té o de los de la miel del asno.

… For the particles enjoy us, as they aligned on your skin. The particles enjoy us, as they aligned on your skin…

Damon Albarn – The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows (2021)

Damon Albarn - The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows (2021)
Damon Albarn – The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows (2021)

01.- The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows/ 02.- The Cormorant/ 03.- Royal Morning Blue/ 04.- Combustion/ 05.- Daft Wader/ 06.- Darkness To Light/ 07.- Esja/ 08.- The Tower Of Montevideo/ 09.- Giraffe Trumpet Sea/ 10.- Polaris/ 11.- Particles

Últimos artículos de David H. Molina 'Nikochan' (ver todos)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Pokey LaFarge - In The Blossom Of Their Shade
Pokey LaFarge – In The Blossom Of Their Shade (2021)

Pokey LaFarge entrega un disco ligero y despreocupado, simpático, carismático y soleado que va calando con las escuchas.

Tk & The Holy Know-Nothings – The Incredible Heat Machine
TK & The Holy Know-Nothings – The Incredible Heat Machine (2021)

TK entrega sonidos americanos repletos de clase, letras de carretera y manta, y un poso musical de verdadero lujo.

Nathaniel Rateliff The Future
Nathaniel Rateliff & The Night Sweats – The Future (2021)

"The Future", el nuevo y flamante disco de Nathaniel Rateliff y sus Night Sweats. Cuarta joya consecutiva repleta de alma, garra y verdad.

Capsula - Phantasmaville
Capsula – ‘Phantasmaville’ (2021)

Crítica del disco de Capsula, 'Phantasmaville'