river dreams small paintings

Críticas Discos

River Dreams firman desde las antípodas, «Small Paintings», un soberbio disco debut. Místico y atmosférico.

Flechazo: descripción metafórica del amor que repentinamente se siente o se inspira, normalmente por una persona, y excepcionalmente por un animal o cosa. Esa cosa, en este caso que nos ocupa, comienza por una portada magnética y un contenido que aporta al oyente una experiencia extraordinariamente placentera, a la par que intrigante y estimulante, desatando una inmensa felicidad o, como en mi caso, un torbellino de emociones.

Sí. River Dreams, la banda rocanrolera de Sydney (Australia), provocó en mi ser ese subidón de endorfinas que parecía ya obsoleto. Una renovada ilusión por seguir investigando, por ir cavando a pico y pala en el incontable y desesperante mundo de las novedades. En esas, me topo con una portada de las que dan trempera. Algo «neilyounguera». Sucia, decadente, artística… Ese piano viejuno, esas greñas asilvestradas, esa cortina aterciopelada y la moqueta necesitada de un buen lavado….

… Y la mano levantada de Carl Manwarring, como diciendo «aquí estoy yo, ojito», líder indiscutible, cabeza parlante y pensante de una banda, River Dreams, que es él aunque se acompañe de buenos amigos y músicos como del omnipresente Joseph Ireland (Bajo,Guitarra y Percusión), Josh Piltz (Batería), Billy War (Saxofón), Andy Campbell (Guitarra), y Caitlin Harnett junto a Imogen Gest en las armonías vocales. Manwarring compone, canta, y toca el piano y la guitarra de fábula, todo con esencia setentera.

River Dreams firman desde las antípodas, "Small Paintings", un soberbio disco debut. Místico y atmosférico.
Carl Manwarring / River Dreams

Estamos ante un disco debut. Un tremebundo artefacto sonoro de los que dejan huella. Avisados están, luego no me vengan con excusas baratas. Tiene «Small Paintings» esa atmósfera a la antigua usanza. Parece haberse creado para escuchar junto al crepitar del vinilo, junto a la liturgia de escuchar sus canciones mientras se escudriña cada ilustración o anotación de su interior. Tiene el disco ese regusto a clásico, ese ritmo narrativo de la Velvet de Lou modernizado por la esencia de artistas actuales como Kevin Morby, y ese toque místico que tienen siempre las buenas bandas australianas.

River Dreams firman desde las antípodas, "Small Paintings", un soberbio disco debut. Místico y atmosférico.

Suenan las primeras notas de «Landscape» y ya me tiene a sus pies. Soy facilón? puede ser, pero eso es lo que me gusta. Para qué más?. Muy rica a nivel instrumental con un bajo demoledor, tintineos por aquí y por allá y unos irresistibles coros. Esa guitarra atmosférica descendiente de Tito Neil y esa voz trasnochada. Una maravilla para abrir un discarral.

Lo de «Saxophone» es para darle de comer aparte. Narrativamente fantástica con ese, lógico, saxofón, que desarma, que enamora, que deleita… esa frasecita… ese «I used to play saxophone… in a band» tan super sonido de los setenta que nos deja con la boca abierta y el culo prieto para de seguidillas entregar una velvetiana y lisérgica «Handwritten Heart», que es de mis favoritas del disco. Sencillamente un temón de tomo y lomo, con ese final in crescendo para cantar a pecho palomo en la taberna con nocturnidad y alevosía.

«Canvas Town» es de nota. Otra vez el espíritu de Lou se nos aparece. Otra vez ese tono velvetiano, más claro esta vez por lo pausado, por su ambiente claustrofóbico rico en matices musicales. Esa guitarra en segundo plano tan «Coney Island»… y ese final que se viene arriba. Qué delicia querido Carl!! Gracias! Llegamos al ecuador del disco con una velocidad más, la de «How could you let me let go of you» que posee un estribillo precioso, demoledor, algo glam por qué no decirlo.

La canción que da nombre al disco es un tesoro. «Small Paintings» es maravillosa, contiene todo lo que me gusta, incluso ese mojo indescriptible donde la sencillez deslumbra y se convierte en magia. «Airport» aporta una marcha más, más sucia, más estilo McCuley (Deer Tick), canallesca y chulapona. «I used to be okay with loneliness» tiene ese regusto al «You can’t always get what you want» stoniano y, finalmente, nos regala esa «I woke up like a real thing» con esas campanillas de juguete que derriten almas para cerrar un disco debut soberbio y mágico.

River Dreams – Small Paintings (2022)

River Dreams firman desde las antípodas, "Small Paintings", un soberbio disco debut. Místico y atmosférico.

01.- Landscape/ 02.- Saxophone/ 03.- Handwritten Heart/ 04.- Canvas Town/ 05.- How Could You Let Me Let Go of You/ 06.- Small Paintings/ 07.- Airport/ 08.- I Used to Be Okay with Loneliness/ 09.- I Woke up Like a Real Thing

Latest posts by David H. Molina 'Nikochan' (see all)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Mike Farris – Shine for all the people (2014)

Cielo gris y nublado, días lluviosos. Otoño ha llegado y con él mi melancolía anual. Mi tristeza supina sin razón alguna, mi alma apaleada y ..

Every Picture Tells a Story
Rod Stewart – Every Picture Tells a Story (1971)

Crítica especial del clásico, Every Picture Tells a Story, de Rod Stewart que cumple 50 años consiguiendo una mezcla de folk, blues y hard-rock que ..

Howe Gelb – The Coincidentalist (2013)

La carrera de Howe Gelb es para enmarcar. Una carrera repleta de grandísimos discos que durante ya tres décadas nos han ido regalando los oídos. ..

Reseña de Anybody Out There? (2020) de Sadler Vaden
Sadler Vaden – Anybody Out There? (2020): también corriendo detrás de un sueño.

Reseña del segundo disco de Sadler Vaden ...resulta adictivo y se escucha del tirón, ayuda su interpretación apasionada, unas guitarras eléctricas de ensueño (que guitarras!) ..