Discos Críticas

Reseña y crítica de ‘Spencer gets it lit’, álbum publicado en 2022 por Jon Spencer & The HITmakers.

…evolucionar en terrenos pantanosos, sin atascarse ni introducirse en callejones sin salida, con una estética muy freaky-monster y retorciéndose entre el punk, el garage, el noise, el blues, el hip-hop o el rock industrial y experimental…

La trayectoria de Jon Spencer es de aúpa, aunque no se le reconozca comercial o mayoritariamente. Es uno de esos casos que quedan reducidos a minorías selectas que saben apreciar productos que se agitan en las alcantarillas del underground y que no gozan del beneplácito generalizado debido a lo renovador o transgresor de su propuesta.

Desde el segundo lustro de los 80 con Pussy Galore, y mucho más durante los noventa con la Blues Explosion, el de Hanover ha sabido moverse y evolucionar en terrenos pantanosos, sin atascarse ni introducirse en callejones sin salida, con una estética muy freaky-monster y retorciéndose entre el punk, el garage, el noise, el blues, el hip-hop o el rock industrial y experimental. Por cierto, más de un fan de White Stripes o de Jack White debería agradecer esa enérgica fusión de estilos. 

Spencer gets it lit, álbum publicado en 2022 por Jon Spencer & The HITmakers.

En «Spencer gets it lit» —con The HITmakers, junto a Sam Coomes (teclados), Bob Bert y M Sord (batería)— sorprende su terrorífica visión chatarrera y trash de «Junk man», el tema que sirvió de primera avanzadilla, con alucinante videoclip incluido.

Con los siguientes adelantos «Worm town» y «Death Ray» no habría que tener temor de su profunda vileza y de la adictiva suciedad que destilan. En cuanto al resto destacaría principalmente la tremenda «The worst facts», la que seguramente sea mi favorita «My hit parade», o esa orgía sónica en que deriva «Get up & do it» y que sirve de colofón.  

Entre zumbidos, entre densos y estremecedores efectos de fuzz, entre enseñanzas primarias del garage sixtie, de Birthday Party, Stooges, Cramps… sobresale una sensación liberadora, esa que no llegará a una masa social incapaz de entender este tipo de propuestas musicales porque está más pendiente de productos comerciales, a ser posible con muchas ventas, aunque algunos sean claramente de usar y de tirar. Indudablemente esto es un antídoto que contrarresta los efectos nocivos que nos rodean.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Eels – The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett (2014)

No creo que sea casualidad, los dos prebostes de la renovación singer-songwriter post-grunge, nos han animado este 2014 con sendos discos de recuperación de sentimientos ..

Bantastic Fand – Strong Enough To Refuse (2014)

...quién me iba a decir, cuando compré el Rose of Cimarron de Poco hace treinta y cinco años, que llegado a los cincuenta, Cartagena-Getxo-Sevilla se ..

Cool Ghouls -At George's Zoo
Cool Ghouls – At George’s Zoo (2021)

Pop luminoso. Folk acústico. Baladas psicodélicas. Melodías surferas. Rock con esencia sesentera californiana. Cool Ghouls entrega una colección de canciones mágicas de otra época que ..

Iron Maiden – Seventh son of a seventh son (1988)

Este es un texto, a priori, claramente avezado a la controversia y/o a la rotunda indiferencia... que ojalá que no y esté equivocado, está claro ..