Discos Críticas

Reseña y crítica de ‘Spencer gets it lit’, álbum publicado en 2022 por Jon Spencer & The HITmakers.

…evolucionar en terrenos pantanosos, sin atascarse ni introducirse en callejones sin salida, con una estética muy freaky-monster y retorciéndose entre el punk, el garage, el noise, el blues, el hip-hop o el rock industrial y experimental…

La trayectoria de Jon Spencer es de aúpa, aunque no se le reconozca comercial o mayoritariamente. Es uno de esos casos que quedan reducidos a minorías selectas que saben apreciar productos que se agitan en las alcantarillas del underground y que no gozan del beneplácito generalizado debido a lo renovador o transgresor de su propuesta.

Desde el segundo lustro de los 80 con Pussy Galore, y mucho más durante los noventa con la Blues Explosion, el de Hanover ha sabido moverse y evolucionar en terrenos pantanosos, sin atascarse ni introducirse en callejones sin salida, con una estética muy freaky-monster y retorciéndose entre el punk, el garage, el noise, el blues, el hip-hop o el rock industrial y experimental. Por cierto, más de un fan de White Stripes o de Jack White debería agradecer esa enérgica fusión de estilos. 

Spencer gets it lit, álbum publicado en 2022 por Jon Spencer & The HITmakers.

En “Spencer gets it lit” —con The HITmakers, junto a Sam Coomes (teclados), Bob Bert y M Sord (batería)— sorprende su terrorífica visión chatarrera y trash de “Junk man”, el tema que sirvió de primera avanzadilla, con alucinante videoclip incluido.

Con los siguientes adelantos “Worm town” y “Death Ray” no habría que tener temor de su profunda vileza y de la adictiva suciedad que destilan. En cuanto al resto destacaría principalmente la tremenda “The worst facts”, la que seguramente sea mi favorita “My hit parade”, o esa orgía sónica en que deriva “Get up & do it” y que sirve de colofón.  

Entre zumbidos, entre densos y estremecedores efectos de fuzz, entre enseñanzas primarias del garage sixtie, de Birthday Party, Stooges, Cramps… sobresale una sensación liberadora, esa que no llegará a una masa social incapaz de entender este tipo de propuestas musicales porque está más pendiente de productos comerciales, a ser posible con muchas ventas, aunque algunos sean claramente de usar y de tirar. Indudablemente esto es un antídoto que contrarresta los efectos nocivos que nos rodean.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos que te pueden interesar

Nick Drake – Five Leaves Left (1969)

Llevamos luto , en forma de camisa de topos negros por Lou Reed, sin embargo no soy capaz de escucharle para pasar el duelo, me ..

The Past Has Begun
I’m Kingfisher – The Past Has Begun (2020)

Otoñal, clásido e íntimo. El Kingfisher se marca un disco precioso, bonico del to, para paladares selectos lleno de romanticismo, de positiva melancolía.

The Kinks – Lola vs Powerman and the moneygoround, Part One (1970)

Pocas fechas quedan para la III Konvención de fans de los Kinks en España y me hierve la sangre. Hoy hablo de un disco de ..

Del Amitri - Fatal Mistake (2021)
Del Amitri – Fatal Mistakes (2021)

La sociedad formada por guitarras, teclas y voces se rinde a los delicados dibujos melódicos y se extiende un sedoso manto sónico...Reseña: Del Amitri - ..