kiwanuka razz

Conciertos

Michael Kiwanuka nos regala un concierto emocionante, emotivo y de una calidad sonora incuestionable. Kiwa tiene el mojo.

Al fin pudimos volver a ver al cantautor de Muswell Hill por nuestras tierras. Varias anulaciones debido al Covid retrasaron su visita más de dos años pero Kiwa volvió y salió victorioso de la puesta en directo de su magnífico y último disco «Kiwanuka» (2019).

Lo hizo Kiwanuka con una banda de postín y un sonido excelente. Una sección rítmica sobresaliente, un guitarrista excelso y unas coristas que ponían la piel de gallina. Lo de Kiwa es la emoción, es la delicadeza, la belleza y el llegarnos al corazón. Cuando se pone mimosín nos viene a la cabeza Withers, cuando mezcla.. Otis está en nuestros pensamientos pero si le diese por darle sin complejos a las seis cuerdas seguro que otro de sus ídolos, Hendrix, aparecería fantasmalmente.

Michael Kiwanuka nos regala un concierto emocionante, emotivo y de una calidad sonora incuestionable. Kiwa tiene el mojo

No traía una puesta en escena apabullante. Más bien simple y bonita, con efectos de luces y flores por doquier. Lo suyo era el contenido y no el continente, y a pesar que se centró, como ya hemos comentado, en las canciones de sus último y homónimo disco, no faltaron joyas de «Home Again» (2012) y «Love & Hate» (2016). No hubo sorpresas, la verdad. Todo funcionó a la perfección y no faltó el «encore» para contentar al populacho.

Setlist:

Piano Joint (This Kind of Love) (Intro)
Piano Joint (This Kind of Love)
One More Night
You Ain’t The Problem
Rolling
I’ve Been Dazed
Black Man in a White World
Rule the World
Hero (intro)
Hero
Hard to Say Goodbye
Light
Final Days
Solid Ground

Encore:

Falling
Home Again
Cold Little Heart
Love & Hate

Esta vez la sala le vino como anillo al dedo. Su visita en 2016 a Barcelona en sala Bikini se le quedó pequeña, y Razzmatazz sí fue lo que necesitaba aunque verle en un teatro podría llegar a ser lo más deseable. El inicio con «Piano Joint» abrió un encadenamiento de temas indiscutibles hasta el éxtasi con «Hero». Todo más que sobresaliente para luego entregarse a la parte final de su último disco mucho más calmada y delicada para desvanecerse en el escenario y volver para dejarnos un gran sabor de boca.

El «encore» fue un regalo: Falling, Home Again, Cold little heart, y Love & Hate… y a dormir con una sonrisa de oreja a oreja y la impresión que Kiwanuka tiene mucho más que darnos y seguramente mejor. No tiene techo. Posee el mojo, tiene ese intangible que le hace diferente. Esperamos ya su próximo disco y deseamos que su visita no se alargue tanto en el tiempo.

Michael Kiwanuka Official Site

Latest posts by David H. Molina 'Nikochan' (see all)


Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos que te pueden interesar

Micah P. Hinson – And the Opera Circuit (2006)

Dicen que los tontos hablan del pasado, los sabios del presente y los locos del futuro. Resulta casi imposible extrapolar este dicho a la música, ..

Dylan LeBlanc – Cautionary Tale (2016)

Allá por 2010 mi alma fue sorprendida por otro Dylan, un joven Dylan de voz de seda, dulce y melancólica, que tanto bebía de Drake, ..

«When you’re strange» (2009)/ The Doors

Hace ya unos años mientras esperaba la llegada de mi primera hija llegó a mis manos el maravilloso rockumental “When you’re strange” de una de ..

Pilgrim - No Offense, Nevermind, Sorry
Pilgrim – No Offense, Nevermind, Sorry (2021)

No Offense, Nevermind, Sorry" el discazo de la banda de Tulsa, Pilgrim, comandada por un inspiradísimo Beau Roberson